El distinto ritmo de crecimiento de la economía de China frente a la de Estados Unidos, va a provocar que tarde o temprano el gigante asiático, se sitúe como la primera economía del mundo. El covid-19, incluso está acelerando esta tendencia. A falta de publicar mañana el dato de crecimiento del PIB del tercer trimestre, está claro que las economías de Estados Unidos y de Europa van a sufrir un fuerte varapalo en este 2020, mientras que las previsiones apuntan a que el PIB de China, será quizás el único que crezca este ejercicio. En la siguiente tabla de Bloomberg vemos cómo la única zona en la que se espera crecimiento del PIB para este 2020, es Asia ex Japón. Zona geográfica que también lidera las expectativas de crecimiento para 2021 y 2022.

El consenso de contribuidores de estas estimaciones, espera que Norteamérica decrezca este año un 4,4% y no recupere esta caída hasta 2022. Para la Eurozona la situación es peor. Caída prevista del 7.9%, y ni siquiera en 2022 se recuperaría todo el terreno perdido.

Los inversores quizás ya ese estén posicionando invirtiendo en esta nueva zona geográfica que liderará el crecimiento económico mundial. A corto plazo no se pueden obtener conclusiones, pero en las últimas jornadas estamos viendo un excelente comportamiento de las bolsas asiáticas, a pesar del desplome de las de Estados Unidos y de Europa. Vimos en el post de ayer de nuestro blog, que Asia es la zona que mejor está capeando la crisis sanitaria, y los emergentes parecen romper al alza el gráfico de comportamiento relativo que analizábamos en el informe. Lo actualizo, ya que el comportamiento de ayer de las bolsas, incluso favoreció a esta tesis.

Incluso, todo apunta a que la visión que teníamos de Asia en general y de China en particular, ha mejorada tras la guerra comercial que se inició hace un par de años. Hace tiempo que el gobierno chino apuesta por dejar de ser la fábrica del mundo, y quiere copiar los cánones del mundo occidental. Es decir, quiere basar el crecimiento en el consumo y la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos. Quiere que crezca la clase media, que es la que tiene capacidad de ahorro y consumo. Tras la guerra comercial, incluso se está dando el caso de que se fomenta el consumo de producto propio, o de los países vecinos en vez del producto “made in USA” o “made in Europe”.

Donald Trump nos ha querido trasladar la idea equivocada sobre una industria china que roba la propiedad intelectual de las grandes compañías estadounidenses. Y no es cierto. Los asiáticos ya no se dedican a copiar, sino que ya son líderes en innovación. En las siguientes tablas podemos ver la evolución en los treinta últimos años del número de patentes registradas por países, ordenadas de mayor a menor. En el año 1990 y 2000, Japón era el único país asiático entre los cinco primeros. EEUU, Reino Unido y EEUU lideraban el ranking. Hace 10 años, las patentes ya estaba China y Corea del Sur en el Top5. No obstante, las patentes chinas representaban menos de un tercio de las de Estados Unidos, y las de Corea del Sur eran la mitad de las de Alemania. El año pasado las cifras de Corea de Sur casi desbancan a Alemania y China ha adelantado a Estados Unidos y a Japón.

Fuente: WIPO. World Intellectual Property Organization.

Así pues, tenemos que mirar a Asia de otra forma. Un ejemplo es el comportamiento del sector tecnológico de China frente al de Estados Unidos. Hasta en esto es China una gran desconocida. Todo el mundo lleva maravillándose años del buen comportamiento de las compañías tecnológicas norteamericanas en bolsa, y la escalada de índices como el Nasdaq 100, y muy pocos saben que las compañías chinas del mismo sector incluso superan el comortamiento de éstas. En el siguiente gráfico comparamos la evolución del MSCI China Technology, frente al MSCI USA Technology, el Nasdaq 100 y el MSCI World. No ponemos el Eurostoxx 50 por no herir susceptibilidades (plano en los 10 últimos años).

Mientras el MSCI World ha subido una cuantía bastante interesante de un 87,7% (6.54% anualizado), el Nasdaq ha multiplicado casi por cinco esta cifra, y el índice de las principales tecnológicas chinas ha multiplicado casi por 9 la cifra.

Quizás, tras las fuertes subidas de estos índices, haya cierto recelo en entrar en estos mercados. Pero China en particular y Asia en general está lleno de oportunidades. Hemos comentado que su gobierno tiene claro que debe fomentar el crecimiento de la clase media, que será el principal motor del crecimiento de su economía vía consumo. Pues si analizamos el comportamiento del sector consumo discrecional (el más beneficiado por la mejoría de calidad de vida), está claro que desde hace unos años, es una clara apuesta que gana terreno respecto al mismo sector de Estados Unidos o global. Desde inicio del 2017, casi dobla en rentabilidad a su sector homólogo en Estados Unidos.

Por tanto, tal y como hemos reflejado en nuestra visión estratégica de este mes, el mundo está cambiando y debemos cambiar la forma de invertir. El universo de fondos de inversión nos brinda la posibilidad de invertir en países y sectores que van a liderar el crecimiento económico de las próximas décadas. Sin embargo, muchos inversores prefieren mantener su inversión en un pequeño número de compañías españolas cotizadas. Y las mantienen bien porque están atrapados con pérdidas muy abultadas que nunca se atreven a materializar esperanzados en que algún día los valores van a rebotar y no se lo quieren perder. Es lo que se denomina sesgo de aversión a las pérdidas. Otro sesgo que perjudica claramente a los inversores es el de “perseverancias en la creencias”. Este sesgo consiste en la tendencia de un individuo a aferrarse a una creencia pese a recibir nueva información que la contradiga o refute de forma concluyente. A pesar de las conclusiones de este artículo, muchos inversores seguirán aferrados a su idea de que su inversión en la acción “X”, terminará rebotando, porque es una compañía que la ve todos los días en el periódico, o porque cotiza en el Ibex 35, o Eurostoxx 50, y muchos analistas la cubren.

El universo de activos en los que invertir es mucho más que las acciones que conocemos, o las noticias que irremediablemente afectan a corto plazo a la cotización de las acciones, y que nos empuja bien a mantener pérdidas, o bien a deshacer posiciones en momento de pánico. La volatilidad es algo innato al comportamiento de los mercados. Hay que analizar qué sectores o zonas geográficas liderarán el crecimiento económico e invertir en ellas.

A cambio de una comisión de gestión, hay gestoras de fondos especializadas en detectar y conocer compañías de China, Corea del Sur, Alemania, Suiza o Estados Unidos cuyos beneficios crecerán por encima del crecimiento de la economía mundial. Creemos que nunca es tarde para que los inversores cambian su forma de pensar, y abran su abanico de inversión hacia los mercados emergentes, sobre todo hacia la zona asiática. Si se selecciona bien los fondos, la inversión es menos volátil que la inversión en cualquier acción directa española o europea, y los datos de volatilidad así lo atestiguan.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar. Ni el presente documento ni la información en él contenida forman parte de una campaña publicitaria de suscripción o adquisición de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva ni constituye actividad publicitaria o promocional.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no es una recomendación, ni presta asesoramiento financiero personalizado.

Tampoco puede considerarse como sustitutivo de los Datos Fundamentales del Inversor (DFI) o de cualquier otra información legal preceptiva que deberá ser consultada con carácter previo a cualquier decisión de inversión. En caso de discrepancia, la información legal prevalece. Toda esa información legal estará a su disposición en la sede de Unicorp Patrimonio, S.V. y a través de la página web: www.unicorppatrimonio.es.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión. El inversor debe tener en cuenta que el mercado financiero es fluctuante y que, como tal está sujeto a variaciones. El precio de las inversiones (las cuales podrían cotizar en mercados ilíquidos) podría variar y el inversor podría no recuperar la cantidad inicialmente invertida.

Los destinatarios tomarán la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. es una empresa de servicios de inversión que se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+