Hoy finaliza el tercer trimestre del 2020. Lo más relevante de estos tres meses ha sido la clara divergencia entre bolsas y economía real. Los índices bursátiles más globales y diversificados (S&P500 y MSCI World) han alcanzado máximos históricos, recuperándose de forma vertical de la debacle de marzo, mientras que la situación macro económica presenta muchísimas dudas. La segunda oleada del Coronavirus, afectará a los datos de consumo y de confianza de los consumidores, y se va a dejar notar en los futuros datos y estimaciones de crecimiento del PIB de este y del próximo trimestre.

La recuperación en “V” de las bolsas, no se corresponde con una recuperación en “V” de la economía, en definitiva. Pero quizás esto se debe al segundo de los acontecimientos más relevantes en el mercado este año. Éste no es otro que la enorme divergencia en el comportamiento de los sectores bursátiles. Por un lado, están aquellos sectores que no se han visto perjudicados por la pandemia, o incluso se han visto beneficiados del hecho de que los ciudadanos nos quedemos en casa (compras online, videojuegos, TV en streaming, redes sociales, tecnología para teletrabajo, etc.).

Esto ha provocado, como suele ser habitual, que los inversores descuenten que la situación actual se va a prolongar en el futuro y, el dinero que fluye a las bolsas, parece que sólo tiene un destino, que son las compañías beneficiadas por la pandemia. Las compañías de sectores que claramente se ven perjudicadas (Aerolíneas, grandes almacenes, casinos y juegos de azar, distribución alimentos, hoteles, mobiliario para el hogar, automóviles, banca tradicional, REIT hoteles y complejos turísticos, energía, electrodomésticos, etc.) han caído con fuerza, pero no parecen encontrar soporte, y no se distancian de mínimos anuales. Al igual que en las primeras compañías, el precio está descontando que este tipo de compañías, seguirá inmerso en una pandemia de por vida, es decir, el precio parece estar prolongando los beneficios por acción actuales, a futuro.

En este sentido, de cara al trimestre final del 2020, vamos a realizar un análisis técnico de los principales índices bursátiles, de cara a analizar cuales pueden seguir teniendo recorrido, o cuales pueden estar empezando a realizar un suelo de mercado.

Sector Cuidados de la salud del S&P500.  Valor muy alcista a largo plazo. Las correcciones de marzo se frenaron en zona de máximos de 2015 y mínimos desde 2017, ahí ha rebotado con fuerza se vuelve a situarse en el canal alcista de largo plazo. La zona de 1.100 puntos se sitúa como zona clave de soporte.

Sector servicios de comunicación del S&P500.  Valores como Twitter, Netflix o Facebook se han visto muy beneficiados de la crisis. El sector, que llevaba años moviéndose en un lateral entre 135 y 180 puntos, en solo unas semanas pasó de resistencia a soporte y desde el soporte se ha disparado al alza, rompiendo en agosto la resistencia de máximos del índice desde el año 2007. Ahora entendemos que el nivel de 180 puntos, pasa a ser el soporte, y podría moverse a medio plazo entre 180 y 250 puntos (un lateral similar al previo de los últimos años).

Sector Tecnológico del S&P500.  Sin duda, vuelve a ser el sector más alcista del mercado. En la corrección de marzo se frenó justo en la base del canal alcista de largo plazo y de ahí ha rebotado con fuerza al techo del citado canal. Todo apunta a que este índice seguirá a largo plazo en este canal alcista puesto que este tipo de compañías son totalmente disruptivas y mantendrán una clara tendencia de crecimiento de sus beneficios. Esto no quita que a corto plazo pudiésemos ver una corrección hasta los niveles de 1.700 puntos, que eran los máximos previos a la pandemia y la media de 50 semanas.

Sector Consumo Básico del S&P500 Aunque en este sector hay compañías que se han visto perjudicadas, por la pandemia, en general ha sido un sector beneficiado. Las familias apuestan por el ahorro, pero el consumo básico no se resiente. En el gráfico vemos que en la pandemia, el sector pasó de resistencia a soporte, y en el rebote de nuevo la resistencia que une máximos desde 2016 ha vuelto a funcionar. Es un valor alcista a largo plazo, pero todo indica que es complicado que supere al alza esta línea que une máximos de los últimos años. El índice seguirá inmerso en esa especie de cuña alcista que marcamos en las líneas azules.

Sector Utilities (servicios públicos) del S&P500 El técnico también ha funcionado muy bien en este sector. En la crisis de marzo, el índice pasó en un par de semanas del techo a la base del canal alcista de largo plazo. Este canal no peligra debido a la recurrencia de los ingresos de este tipo de compañías, pero vemos que en las últimas semanas, se ha situado justo en mitad del canal. El precio se encuadra entre la media de 50 y 200 semanas. En tanto no rompa esas medias, será complicado determinar cuál será el siguiente movimiento. Mejor esperar.

Sector Industrial del S&P500. Con este sector, empezamos ya a analizar sectores que se verán perjudicados de forma más evidente, si la pandemia continúa, o si la recuperación económica iniciada este trimestre, finalmente no tiene continuidad los próximos trimestres. En el gráfico vemos, que el índice se ha frenado en la recuperación justo en la resistencia de máximos previos a la crisis del Covid. Entendemos que apostar por este sector tendría más sentido si hay nueva corrección, o si es capaz de superar la resistencia comentada (nivel próximo a 700 puntos). Así pues, las próximas semanas serán claves para las compañías de este índice. Si se reducen las dudas sobre la recuperación económica, muy probablemente romperá al alza y entre en un movimiento entre 700 y 900 puntos a medio plazo.

Sector Bancario del S&P500. Es uno de los más afectados, no tanto por la pandemia sino por la actuación de los bancos centrales para frenarla. Aumentos de tasa de morosidad y tipos bajos son un flaco favor para los beneficios futuros estimados. Pero si se vislumbra el final de la pandemia y hay confianza en la recuperación económica, podría ganar atractivo. Desde el punto de vista técnico, el índice perdió en marzo la directriz alcista principal y frenó su caída en los mínimos del Brexit (2016). Desde entonces, el rebote no ha podido superar el soporte de mínimos de 2017-2019 que ha perdido en el primer trimestre. Entendemos que este sector a medio plazo, se seguirá moviendo en un amplio lateral entre 200 y 300 puntos. En mitad de este rango habrá mucha volatilidad pero sin tendencia. Alternará semanas de fuertes subidas y bajadas en función de las expectativas macros más o menos optimistas.

Sector Energía del S&P500. Es quizás el sector más cíclico del S&P500. Las bajas expectativas de crecimiento global son un lastre para estas compañías. En la crisis de este año ha perdido con claridad todos los soportes relevantes (mínimos de  2012 a 2019), e incluso los mínimos de 2009. Estos últimos mínimos los ha intentado recuperar sin éxito. Así que este índice también entendemos que se moverá a medio plazo entre 200 y 300 puntos, sin una tendencia clara, y con alta volatilidad en el precio de sus acciones. Mejor mantenerse al margen del mismo.

SubSector Transporte aéreo del S&P500. Uno de los más afectados por la pandemia. Se desplomó de 350  a 100 puntos. En el verano ha intentando sin éxito recuperar el nivel de 200 puntos, que se convierte en una clara resistencia para el índice (mínimos del Brexit y zona de medias de largo plazo). Mientras no supere el nivel de 200 puntos, no se puede esperar que este índice retome la tendencia alcista de largo plazo perdida este año.

A la vista del comportamiento de los principales sectores, no hay una clara conclusión sobre la tendencia próxima del mercado. Los sectores más débiles y afectados por la crisis, están lejos de máximos del año, pero no se identifican claros niveles de suelo o puntos de entrada. A lo sumo, identificamos movimientos muy amplios en una especie de lateral, desde donde irán formando un suelo. Un suelo que marcará posiblemente un rebote, pero todo apunta a que es mejor tener paciencia con este tipo de compañías y esperar a tener una visión más clara sobre la forma y robustez de la recuperación económica.

Sin embargo, los sectores más defensivos, y aquellos beneficiados por la crisis sanitaria, están en clara tendencia alcista. En algunos casos, la subida ha sido muy fuerte y cotizan en zona de resistencias, por lo que podría haber movimientos correctivos a corto plazo, pero en ninguno, parece justificado que se pierda la tendencia alcista. En definitiva, a pesar de que éstos estén más cerca de máximos históricos, entendemos que el binomio rentabilidad riesgo, dada la situación actual de la pandemia y datos macro, es más favorable para estos sectores que para los sectores más cíclicos.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar. Ni el presente documento ni la información en él contenida forman parte de una campaña publicitaria de suscripción o adquisición de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva ni constituye actividad publicitaria o promocional.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no es una recomendación, ni presta asesoramiento financiero personalizado.

Tampoco puede considerarse como sustitutivo de los Datos Fundamentales del Inversor (DFI) o de cualquier otra información legal preceptiva que deberá ser consultada con carácter previo a cualquier decisión de inversión. En caso de discrepancia, la información legal prevalece. Toda esa información legal estará a su disposición en la sede de Unicorp Patrimonio, S.V. y a través de la página web: www.unicorppatrimonio.es.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión. El inversor debe tener en cuenta que el mercado financiero es fluctuante y que, como tal está sujeto a variaciones. El precio de las inversiones (las cuales podrían cotizar en mercados ilíquidos) podría variar y el inversor podría no recuperar la cantidad inicialmente invertida.

Los destinatarios tomarán la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. es una empresa de servicios de inversión que se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+