El comportamiento del Nasdaq está acaparando portadas en las últimas semanas. No en vano, a cierre de agosto, el índice acumulaba una revalorización en el año del 38,68%, en un ejercicio, en el que la mayoría de índices bursátiles están en negativo. Sin embargo, a la vuelta de las vacaciones del verano, desde máximos, este mes del índice Nasdaq 100 ya corrige más de un 10% y es normal que empecemos a oír voces discordantes que opinan que la caída es una oportunidad de compra, y otras que opinan que la caída es el inicio del estallido de una nueva burbuja en el sector tecnológico.

En el siguiente gráfico vemos los movimientos del Nasdaq 100 en los últimos meses. No nos explicamos cómo un índice que ha sido capaz de caer un 32% en menos de un mes, y subir un 88%, es capaz ahora de poner a los inversores tan nerviosos por caer un 11,4% desde máximos.

Tal y como se aprecia en el gráfico, el índice ha corregido a la primera zona de soporte técnico que se ha encontrado en la corrección. Entre 10.900 y 11.000 puntos, está la zona de máximos y mínimos relevantes de julio y agosto, así como la media de 50 sesiones. Este nivel es clave a corto plazo. Si no lo pierde en las próximas sesiones, lo más probable es un rebote de nuevo a máximos históricos. Pero si lo pierde, muy probablemente haya un nuevo tramo bajista hacia la zona de 9.500-9.750 puntos, es decir, otro “desplome” superior al 10%.

Es imposible pronosticar hacia dónde irá el próximo movimiento de corto plazo ni la profundidad del mismo. El pasado 12 de junio, cuando el Nasdaq se giró a la baja en 10.000 puntos, hicimos una clave del día especial sobre este índice. Argumentábamos que estábamos seguros que el Nasdaq sobrepasaría los 10.000 puntos y mucho más arriba. Eso sí, no nos atrevíamos a decir que lo iba a hacer este mismo verano. La clave para que el Nasdaq siga subiendo a largo plazo, es que las compañías que pertenecen al índice son compañías con un elevado potencial de crecimiento de beneficios. Pueden estar caras o muy caras con los beneficios por acción actuales, lo cual puede provocar correcciones mayores que las de cualquier índices bursátil mundial. Pero mientras estas compañías y otras nuevas que entren a formar parte de éste índice, sustituyendo a las peores del mismo, continúen generando beneficios por acción que crecen por encima de las tasas de crecimiento de la economía mundial, el índice seguirá subiendo.

Entonces, la corrección actual es suficiente como para invertir en este índice, o es mejor esperar a correcciones adicionales. Pues depende del horizonte temporal y del porcentaje de patrimonio financiero que estamos dispuestos a invertir en el mismo. Cómo hemos comentado en párrafos superiores, no sabemos si al perder el 10.800, el índice corrige un 10% o 20% adicional en unas cuantas jornadas. Si esta hipotética corrección le afecta a su capacidad para conciliar el sueño, o puede provocar que que deshaga la posición rápidamente para no asumir más pérdidas, entonces no está preparado para invertir en un índice o sector como el que estamos analizado.

Ningún recorte lo podrá ver como una oportunidad, ya que es uno de los índices más volátiles del mercado. En el siguiente gráfico mostramos en azul la línea de evolución del Nasdaq desde el 1985 (comenzó en base 100). Hoy 1.000.000$ invertidos en el índice, serían 111.500.000€. Un ahorrador español que hubiese invertido 1.000.000€ en el Eurostoxx 50, tendría hoy (incluso reinvirtiendo dividendos), un patrimonio acumulado de 8.940.000€. La diferencia es abismal. Pero lo duro ha sido los vaivenes que ha sufrido ese ahorrador en el periodo de tiempo comentado. La línea gris del gráfico muestra los porcentajes de correcciones del índices desde cada máximo histórico (conocido como Drawdown). Correcciones entre el 10% y 15% son de lo más habitual en este índice. Incluso cada cierto tiempo se producen correcciones en torno al 30%. Lo más destacado fue la corrección superior al 80% que sufrió en el periodo 2000-2003. Ahí, el patrimonio del ahorrador inicial pasó de 48 millones dólare a sólo 8 millones. Sin duda, son correcciones que no todo estómago puede soportar.

Por eso, lo importante a la hora de invertir en activos como éste, no es hacia dónde va a ir el próximo 10% o 20% de recorrido, sino hacia dónde irá el próximo 100% del mismo. Con el comportamiento tan binario de las bolsas en el momento actual, ese movimiento a corto plazo es puro azar. Pero a largo, la tendencia de este índice seguirá siendo alcista (así lo justificamos en nuestro artículo del Blog el pasado mes de junio), como la de cualquier índice bursátil diversificado con compañías líderes mundiales (S&P500, MSCI World, etc.). Como quiera que el índice no puede llegar a cero (algo que sí puede ocurrir invirtiendo en una sola acción), está claro que el próximo 100% de recorrido será al alza y no a la baja.

Así pues, los sectores tan alcistas y volátiles, hay que tomarlos con precaución a corto plazo, y ver correcciones como oportunidades. Lo más sensato es incorporarlos dentro de una cartera muy diversificada. Si representa una gran parte de nuestra cartera, aumentará muchísimo la volatilidad de la misma, y podría provocar decisiones erróneas de desinversión en épocas de corrección bursátil.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar. Ni el presente documento ni la información en él contenida forman parte de una campaña publicitaria de suscripción o adquisición de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva ni constituye actividad publicitaria o promocional.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no es una recomendación, ni presta asesoramiento financiero personalizado.

Tampoco puede considerarse como sustitutivo de los Datos Fundamentales del Inversor (DFI) o de cualquier otra información legal preceptiva que deberá ser consultada con carácter previo a cualquier decisión de inversión. En caso de discrepancia, la información legal prevalece. Toda esa información legal estará a su disposición en la sede de Unicorp Patrimonio, S.V. y a través de la página web: www.unicorppatrimonio.es.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión. El inversor debe tener en cuenta que el mercado financiero es fluctuante y que, como tal está sujeto a variaciones. El precio de las inversiones (las cuales podrían cotizar en mercados ilíquidos) podría variar y el inversor podría no recuperar la cantidad inicialmente invertida.

Los destinatarios tomarán la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. es una empresa de servicios de inversión que se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+