En las claves de ayer, advertíamos que el baño de realidad del mensaje de la FED podría acelerar una recogida de beneficios por parte de la Reserva Federal. Prácticamente vino a descartar una recuperación en “V” de la economía, algo que parte del mercado sí que podría estar descontando. Hablamos de un posible nuevo movimiento lateral para consolidar las fortísimas subidas desde mínimos de marzo, y también reflejamos que, operando con fondos de inversión, es muy complicado y es poco recomendable jugar al “timing”. Viendo el comportamiento de la sesión de ayer de las bolsas, queda demostrado, que aunque hubiésemos acertado a descubrir que podrían corregir las bolsas, si das una orden de venta o traspaso de fondos, en un solo día, el índice puede pasar de zona de resistencia al suelo, y terminas saliendo a niveles en los que es más probable un nuevo rebote que una continuidad de la caída.

En el siguiente gráfico del futuro del S&P500, vemos que efectivamente, el índice ha pasado en una sola sesión de la zona de 3200 puntos a 3000 puntos, un rango de precios que bien podría marcar la zona de suelo y de techo de los próximos meses. Y ha realizado el movimiento en una sola sesión. Hemos ampliado el rango probable para este índice a la zona de 2.900-3.200 puntos, puesto que en 2.900 tenemos el cruce de las medias de 50 y 500 sesiones.

El Eurostoxx 50, que ayer estimamos un rango probable entre 3.000 y 3.400 puntos, en solo una sesión ha recorrido prácticamente tres cuartas partes del rango.

Si algún índice está llenando titulares esta semana, este está siendo el Nasdaq 100. Es la primera vez que alcanza el nivel de 10.000 puntos en la historia y, evidentemente se habla de nuevo de la burbuja de las tecnológicas. Máxime cuando en el año 2.000, cuando se produjo el estallido de la burbuja.com, este índice se quedó a las puertas de los 5000 puntos. Desde marzo del 2000 hasta marzo del 2003 el índice pasó de 4.800 puntos a 800 puntos.

Está claro que, si analizamos una gráfica del comportamiento del Nasdaq 100 desde los mínimos de 2008, la subida da vértigo. La línea verde, que es la tendencia alcista principal, que une mínimos desde 2008 hasta 2016, pasa nada menos que por 6000 puntos. Ahí estaban los mínimos de 2018, y a buen seguro, habrá analistas técnicos o algún informe que apuesta por una bajada hasta esos niveles.

No decimos que no pueda ocurrir. Ya hemos visto lo que es capaz de hacer la bolsa en sólo una sesión o en un solo mes, con caídas entre máximos de febrero y mínimos de marzo de cuarentas por cientos en muchos índices o incluso el doble de esta cantidad en algunos sectores o valores bursátiles. Pero nos gustaría detenernos en la línea roja discontinua del gráfico, que entendemos que muestra la verdadera tendencia del Nasdaq 100. Es una línea curva, lo cual no es habitual, pero ya hemos debido aprender de la evolución de los contagios del Covid 19, la importancia de presentar datos que crecen de forma exponencial, en escala logarítmica. A largo plazo, los índices bursátiles, deben mostrarse siempre en escala logarítmica. Y es que no es lo mismo un crecimiento de 1000 puntos partiendo de una base 1.000 (un 100% de revalorización) que una subida de 1.000 puntos cuando la base es 10.000 (subida sólo del 10%). Si usamos la escala logarítmica, la subida en el dibujo del gráfico en ambos casos sería la misma. En este caso, la línea que une mínimos de 2008 y de 2016, pasa por 9.000 puntos.

Todos recordaremos las portadas de hace tres años (enero 2017), cuando el DOW Jones alcanzó por primera vez la cota de los 20.000 puntos. La mayoría de periódicos realizó informes sobre este hito, y tras subir más de 1000 puntos desde la elección de Donald Trump en noviembre del 2019, se hablaba de burbuja y necesidad de pinchazo. Uno de éstos artículos es el del periódico El País cuyo gráfico principal adjuntamos.

Incluso un conocido bróker norteamericano se hizo famoso por estrenar una gorra cada vez que el Dow Jones alcanzaba una cifra redonda múltiplo de 1000 puntos. Pues desde entonces este conocido bróker ha estrenado nueve gorras ya que el 15 de enero de este mismo año el DOW Jones superó los 29.000 puntos. Estamos seguros, que si la salud acompaña a este afamado Bróker, podrá seguir estrenando gorras. Y si no lo hace él, seguro que la moda continuará y veremos gorras adicionales en 30.000, 40.000 o incluso más allá. Hoy, obsesionados con el corto plazo y con artículos agoreros que vuelven a hablar de burbujas, y pinchazos de estas quizás suene a pretencioso hablar de 40.000 puntos del Dow Jones. Pero en 20 años, una subida desde 29.000 puntos hasta 40.000 puntos, es una tasa de rentabilidad anualizada de solo el 1,7%, una cota muy probable de superar al alza.

Identificada la magia del interés compuesto (revalorizaciones exponenciales) y de usar ejes en escala logarítmica y no en escala línea, estamos en condiciones de comparar la supuesta burbuja actual del Nasdaq 100, con la que se produjo en el año 2.000. Para ello, adjuntamos un gráfico con la evolución del Nasdaq desde principios de los años 90. En el gráfico se aprecia como el índice tecnológico Nasdaq amparado en el nacimiento de Internet, subió a una tasa anualizada del 43,29% durante 10 años. Esto supuso una revalorización del índice del 2.863%. Sin embargo, desde mínimos del 2008, el Nasdaq 100 ha subido en un periodo similar a una tasa de revalorización del 22% (prácticamente la mitad). Si prolongamos la tasa de revalorización de la década de los 90, desde mínimos de 2008, el Nasdaq 100 rozaría los 60.000 puntos. Nada tiene que ver con el nivel actual del índice.

¿Puede corregir el Nasdaq 100 hasta 9.000 puntos, o incluso más abajo? Indudablemente. Al final, las bolsas se mueven por oferta y demanda, y en las fases de pánico como hemos visto recientemente, los movimientos no siguen lógica alguna. Pero está claro que la tecnología hoy no es la tecnología de las Terras del año 2000. Hoy, el mundo es digital, y las empresas que no apuesten por la tecnología, o no ofrezcan sus productos por la red, quedan obsoletas de la noche a la mañana. Hace unos años, la tecnología se consideraba un sector cíclico y hoy ha pasado a ser un sector defensivo. No sabemos qué ocurrirá a corto plazo. Pero si este índice, que sí que estaba en una clara burbuja en el año 2.000 puntos, ha sido capaz de duplicar en 20 años, después de un brutal desplome como el sufrido hasta el 2003. No dudamos que los 10.000 puntos que se perdieron ayer, se van a volver a recuperar, y mucho más arriba.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar. Ni el presente documento ni la información en él contenida forman parte de una campaña publicitaria de suscripción o adquisición de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva ni constituye actividad publicitaria o promocional.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no es una recomendación, ni presta asesoramiento financiero personalizado.

Tampoco puede considerarse como sustitutivo de los Datos Fundamentales del Inversor (DFI) o de cualquier otra información legal preceptiva que deberá ser consultada con carácter previo a cualquier decisión de inversión. En caso de discrepancia, la información legal prevalece. Toda esa información legal estará a su disposición en la sede de Unicorp Patrimonio, S.V. y a través de la página web: www.unicorppatrimonio.es.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión. El inversor debe tener en cuenta que el mercado financiero es fluctuante y que, como tal está sujeto a variaciones. El precio de las inversiones (las cuales podrían cotizar en mercados ilíquidos) podría variar y el inversor podría no recuperar la cantidad inicialmente invertida.

Los destinatarios tomarán la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. es una empresa de servicios de inversión que se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+