En las últimas semanas estamos asistiendo a un tremendo lateral en la mayoría de índices bursátiles. En nuestro blog lo identificamos hace unas jornadas en un rango del S&P500 entre 2.700 y 3.000 puntos. Nada menos que un rango de precios de un 10%, en el que cualquier cosa puede ir sucediendo dentro del mismo sin que signifique nada desde el punto de vista de una tendencia de medio o largo plazo.

En tanto no se rompa al alza o a la baja, no podemos tener pistas desde el punto de vista técnico, sobre hacia dónde irán los mercados los próximos meses. Tan pronto asistimos a varias sesiones de fuertes bajadas como las de la semana pasada, que trasladan la sensación de un nuevo hundimiento del mercado, como asistimos a fuertes rebotes como el de las últimas sesiones, que nos hace pensar que todo está solucionado y esto se dispara hasta máximos.

En el día de hoy, vamos a analizar las tendencias desde un punto de vista de más largo plazo, así como el comportamiento de los principales sectores del S&P500, para tratar de predecir si este lateral se puede romper al alza o a la baja y, sobre todo, qué sectores podrían protagonizar la subida.

Comencemos por la tendencia de largo plazo del S&P500. En velas semanales, también la zona de 2.700 y 3.000 puntos son niveles claves puesto que son las medias de 200 y 50 semanas respectivamente. En el gráfico, se aprecia cómo desde 2009, el índice se ha movido perfectamente en un canal alcista, cuya base ha coincidido con mínimos de 2018, 2016, 2011 y mediados de 2009. Además, la media de 200 semanas (línea verde) ha coincidido casi de forma perfecta con esta base del canal desde el 2011. En marzo, se ha perdido tanto el canal como la media y, el índice se desplomó hacia la zona de la media de 500 sesiones y ese mismo canal prolongado a los mínimos de 2009.

A la vista del gráfico anterior, será clave por dónde rompe el S&P500. Pero creemos que no tanto para marcar una tendencia próxima alcista o bajista, sino para determinar si la bolsa de Estados Unidos se moverá los próximos años en el canal verde inferior o rojo superior. Es importante esta distinción y, con el análisis de los distintos sectores, podremos determinar si es factible.

Evolución del sector de tecnología de la información. Sin duda, está siendo el sector directriz de los mercados en la última década. Cuando hay duda sobre los beneficios de las tecnológicas, todo el mercado se resiente, como pudimos comprobar a principios de 2018. Sin embargo, en las últimas semanas vemos como es el resultado y perspectivas de beneficios futuros de estas compañías, está convirtiéndolo en un fondo refugio para inversores en bolsa. El mínimo, a diferencia del S&P500, ha respetado el canal alcista de 2009 y la media móvil de 200 semanas. Todo apunta a que este canal alcista podría mantenerlo sin problemas los próximos años.

Sector Salud. En marzo han peligrado tanto el canal alcista como la media de 200 semanas. Pero observamos el fuerte rebote en la zona de soporte de máximos y mínimos relevantes de los últimos años, que ha llevado al  índice de nuevo por encima de los soportes perdidos. Dada las características de la actual crisis, es complicado que este sector, al que irá cada vez más inversión pública y privada, pierda la tendencia alcista los próximos años.

Sector consumo Básico. Para un sector como este, quizás las subidas desde 2009 a 2016 fueron demasiado verticales. Desde entonces parece desplegar una especie de cuña (en azul) para consolidar las subidas previas. Ha rebotado con fuerza en marzo en la zona de mínimos de los últimos años, cerca de la media de 500 semanas. Al igual que ocurre con el sector salud, la configuración actual de la crisis, nos hace pensar que es complicado que este sector pierda mínimos de los últimos años y base del canal alcista de largo plazo.

Sector Telecomunicaciones. Este sector parecía defenestrado por los inversores. Sin embargo esta crisis ha venido a demostrar que puede tener potencial, o al menos aún sigue aportando valor a la sociedad. El Teletrabajo y conexiones online ha puesto en el mapa financiero de nuevo a las compañías de telecos. Creemos que son empresas con márgenes de explotación cada vez más reducido, pero viendo el gráfico, a priori todo indica que debería seguir moviéndose en el amplio lateral de los últimos años.

Sector Servicios públicos o Utilities. Los ingresos recurrentes y estables de este tipo de compañías, le da a este sector un carácter refugio imprescindible en situaciones de crisis como la actual. Además, si los estados van a incrementar el gasto público, todo apunta a que estas compañías, aunque no sean las que debieran liderar los índices, tampoco deberían ir a la baja. El canal alcista previo (en azul) quizás sea complicado de mantener, pero podría moverse a medio plazo en un nuevo canal alcista más bajo entre niveles actuales y la media de 500 semanas (roja).

Hasta ahora hemos analizado los sectores de carácter más defensivos. La conclusión es que estos, al ser menos cíclicos o dedicarse a un tipo de actividad menos afectada, o incluso beneficiada por la actual crisis del Covid-19, deberían mantener las tendencias alcistas proyectadas en los gráficos. A continuación analizaremos el comportamiento de sectores más cíclicos, para tratar de hacer igualmente una proyección a medio plazo de los mismos.

Sector Energía. Nada tiene que ver el comportamiento de este sector con los anteriores. El desplome del precio del petróleo ha provocado una caída superior al 60% del índice a mediados de marzo. El rebote del mismo hasta 30 dólares el barril ha permitido que este índice recupere al menos los niveles de mínimos de 2009. Si el petróleo se estabilizara en los niveles actuales o algo por encima, entendemos que este índice podría recupera el soporte perdido de 300 puntos y moverse en un lateral entre 300 y 400 o quizás en un canal bajista que señalamos en gris discontinuo. Sería canal bajista pero estaría en la base del mismo, por lo que no habría mucho a perder. Pero la premisa para este índice sería la evolución del precio del petróleo.

Sector Recursos Básicos. En solo un mes, el parón de la economía llevó al índice a mínimos de las últimas décadas. De la misma forma el rebote ha sido vertiginoso. Si la recuperación de la actividad tras el confinamiento es un éxito, la zona actual debería funcional como soporte los próximos años. De lo contrario, si hay recaída y hay que volver a confinar a la ciudadanía, estos niveles son una resistencia de largo plazo y este índice podría moverse entre los mínimos de marzo y los precios actuales durante mucho tiempo.

Sector industrial. Ha perdido claramente el canal alcista y media de 200 sesiones. Muy probablemente se pueda seguir moviendo en un canal alcista inferior (en rojo discontinuo) o lateral con soporte en niveles de 400 puntos (zona de mínimos y máximos relevantes de los últimos años).

Sector Bancario. Al igual que el anterior, ha perdido el canal alcista y media de 200 sesiones. Dada la característica de la crisis, es complicado que este sector recupere ese canal alcista perdido, pero se podría estimar un movimiento bien lateral entre 250 y 350 puntos (máximos y mínimos relevantes de los últimos años en línea discontinua) o en un canal alcista paralelo inferior que una mínimos de 2009 y mínimos de marzo.

A la vista de los sectores tanto más defensivos como cíclicos, podríamos sacar dos conclusiones.

 

  • La tendencia alcista de largo plazo no parece que peligre. Por un lado, los sectores defensivos, deberían seguir atrayendo a los inversores en bolsa y mantener la tendencia alcista. Por otro lado, los sectores más cíclicos, han corregido muchísimo en marzo, y parece que podrían estabilizarse a medio plazo en un rango de precios entre mínimos de marzo y los niveles actuales.
  • No creemos que deba haber una fuerte rotación de activos. Nos temíamos en nuestros análisis previos que tras las fuertes subidas, los inversores que se incorporen al mercado podrían decidirse a comprar sectores más cíclicos por cotizar a precios más baratos. Pero hemos visto que en los sectores más castigados como energía y recursos básicos, ya se ha producido un fuerte rebote desde mínimos, por lo que no hay tantas acciones cotizando en mínimos históricos.
  • No es descartable que el S&P500 rompa al alza el lateral actual. Porque haya avances en la vacuna, en un medicamento que frene efectos del virus en el cuerpo, o porque no haya una segunda oleada tras el desconfinamiento, vemos que la mayoría de índices tiene margen de seguir subiendo, dando sostén al índice general.

Por tanto, en las carteras, el sesgo a defensivas se puede seguir manteniendo a pesar de la ruptura. Sí que si el S&P500 rompe, se puede incrementar exposición a sectores cíclicos, pero no parece tener sentido rotar toda la cartera hacia sectores cíclicos por apostar a una recuperación de la economía no descontada por el mercado.

Estos datos y análisis son del S&P500 (principal índice de Estados Unidos) y no tiene por qué ser igual en Europa u otras zonas geográficas.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar. Ni el presente documento ni la información en él contenida forman parte de una campaña publicitaria de suscripción o adquisición de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva ni constituye actividad publicitaria o promocional.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no es una recomendación, ni presta asesoramiento financiero personalizado.

Tampoco puede considerarse como sustitutivo de los Datos Fundamentales del Inversor (DFI) o de cualquier otra información legal preceptiva que deberá ser consultada con carácter previo a cualquier decisión de inversión. En caso de discrepancia, la información legal prevalece. Toda esa información legal estará a su disposición en la sede de Unicorp Patrimonio, S.V. y a través de la página web: www.unicorppatrimonio.es.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión. El inversor debe tener en cuenta que el mercado financiero es fluctuante y que, como tal está sujeto a variaciones. El precio de las inversiones (las cuales podrían cotizar en mercados ilíquidos) podría variar y el inversor podría no recuperar la cantidad inicialmente invertida.

Los destinatarios tomarán la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. es una empresa de servicios de inversión que se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+