El martes, en nuestro blog publicamos un artículo analizando qué factores estaban moviendo a las bolsas en las últimas semanas. Está claro que las bolsas no se están fijando en los resultados empresariales o datos macro, que están siendo los más negativos de las últimas décadas. La curva de fallecidos por el Covid-19, la esperanza de una recuperación económica a partir del tercer trimestre, y las medidas que están tomando los estados y bancos centrales, está provocando el alza de los mercados bursátiles.

Prueba de ello es la ruptura alcista ayer del S&P500, y de la mayoría de índices, de las resistencias técnicas de las últimas semanas. Si hablábamos la semana pasada de un lateral de las bolsas en el rango de las tres últimas semanas, vemos en el gráfico del futuro del S&P500, que ha roto al alza. Ahora el movimiento probable se situaría entre 2.850 y 3.000 puntos. El motivo de la ruptura, entre otros, fue la noticia de que el medicamento antiviral experimental remdesivir, de Gilead, se convertirá en el estándar de atención de COVID-19. Esto demuestra que los inversores están mucho más pendiente de la evolución de la enfermedad que de la situación macro o micro económica.

Pero, a largo plazo, ¿Qué mueve a las bolsas?

En nuestro blog siempre hemos defendido que las bolsas se mueven en función de los beneficios empresariales. Pero tal y como apuntamos en nuestro último informe, hay ejemplos de compañías que han tenido beneficios positivos todos los últimos ejercicios, y sin embargo, sus accionistas sufren pérdidas año tras año. Así pues, la clave no es saber si la empresa tiene resultados positivos o no, la clave para saber la evolución futura del precio de una acción o de un índice es saber si los beneficios por acción crecerán y a qué ritmo lo harán en el futuro.

Sin entrar en valoraciones o recomendaciones, vamos a poner el ejemplo de la evolución de las dos mayores compañías del IBEX 35 en los 20 últimos años (Santander y Telefónica), ya que entendemos que se comprende mejor que analizando el Ibex 35 en su conjunto.

Evolución del precio de las acciones de Santander y de sus Beneficios por acción anualizados. En el siguiente gráfico vemos que el banco Santander ha tenido resultados positivos todos los años desde que cotiza en bolsa. Sin embargo, sólo podrían vender con plusvalías sus acciones, los accionistas que entrasen en el valor en los mínimos de la década de los 90. Todos los demás, venderían sus acciones con minusvalías.

Evolución del precio de las acciones de Telefónica y de sus Beneficios por acción anualizados. Telefónica sólo ha tenido resultados negativos en el año 2002. Solo venderían con plusvalías los accionistas anteriores a 1997. El resto venderían con importantísimas minusvalías, superiores al 50% en la mayoría de los casos.

La evolución anterior es la del precio de las acciones, que descuentan los dividendos cuando se pagan. Muchos inversores pueden escudarse en mantener sus acciones por el cobro de dividendos. Pero aún reinvirtiendo el cobro de dividendos en las propias acciones, el resultado no es mucho más positivo. Vemos en el siguiente gráfico que solo los accionistas anteriores a 1998 y los que entraron en los mínimos de los últimos 20 años podrían salir con plusvalías. El resto, sufriría fuertes pérdidas.

Con las acciones de Telefónica, reinvirtiendo el dividendo ocurre prácticamente lo mismo.

Sin embargo, nada tiene que ver la evolución de la compañía que más capitaliza actualmente en la bolsa española, que es Inditex. Insistimos que no estamos realizando ninguna recomendación sobre un valor específico, sino que estamos analizando la relación entre precio y beneficios. En la evolución de las acciones de Inditex, se aprecia que sólo los accionistas que entraron en los últimos años sufren pérdidas. El resto tiene importantes plusvalías.

Inditex también ha tenido resultados positivos todos los años en los que ha estado cotizando en bolsa. La diferencia es que esta compañía presenta BPA crecientes, y las acciones de Santander y Telefónica presentan una evolución mucho más errática, cíclica y en claro descenso los últimos años.

Por tanto, cuando invertimos en bolsa debemos tener presente que podemos ser accionista de una compañía que gana dinero, que es solvente, que negocia en países desarrollados, con buena imagen de marca, etc… y perder dinero constantemente. Cuando invertimos en bolsa, lo que debemos preguntarnos es si los beneficios por acción que va a ir generando esta compañía serán crecientes o decrecientes. Tan sencillo y tan difícil a la vez.

Esto explica que año tras año, las bolsas de Estados Unidos se comporten mejor que las europeas. También explica que las acciones Growth también se comporten mejor que las acciones value a largo plazo, y también explica que algunos sectores o valores con un PER alto, sigan subiendo cuando otros sectores o valores con PER bajo no paren de corregir. Si los Beneficios por acción de una compañía van a seguir bajando, por las razones que sea, a medio plazo, el precio de la acción será caro, por mucho que haya corregido, o por muy bajo que sea el PER.

Así, por ejemplo, puede resultar muy llamativo que el Nasdaq 100 cotice en positivo en el actual ejercicio. Con la que está cayendo, ¿Cómo puede haber acciones que suban este año? Es la pregunta irremediable que nos haríamos si no tenemos claro qué es lo que mueve a las bolsas. Pero si analizamos qué beneficios por acción se estiman para este año y para el 2022 para este índice sí que sería factible que el Nasdaq 100 cotice en positivo.

En el siguiente gráfico podemos ver la evolución del Nasdaq 100 (línea negra), frente a la evolución histórica de los BPA estimados a 12 meses (línea roja) y la evolución histórica de los BPA que se estiman a dos años vista. La revisión a la baja de los BPA estimados este año ha sufrido un importante recorte, pero a dos años, el recorte ha sido menor y se sitúa aún por encima del que se esperaba el año pasado. Así pues, los inversores que están entrando en este índice esperan que estas compañías, más ligadas al sector tecnológico, sean capaces de mantener su tendencia alcista en beneficios independientemente de la caída de actividad económica de estos meses.

Contrasta claramente la evolución de este índice y sus BPA estimados con los del IBEX 35. Para este año y a dos años vista, los BPA estimados se sitúan en mínimos de los últimos años, lo que explica el comportamiento del índice.

En definitiva, lo que explica el comportamiento del precio de las acciones no es el beneficio que presenten en el momento actual. Lo que hay que tener en cuenta es la tendencia de esos beneficios y, sobre todo, la tendencia esperada. Los datos expuestos son estimaciones de beneficios que hace en consenso de analistas encuestados por Bloomberg, por lo que la realidad puede diferir bastante, pero nos sirven para demostrar la tesis de este informe.

Así pues, huya de aquellos análisis en los que se suele apostar a que un determinado activo tiene que subir, o mejorar contra otro activo por la denominada reversión a la media. Nos referimos a la multitud de artículos u opiniones de analistas que apuesta a que la renta variable europea tendrá que hacerlo mejor que la norteamericana porque lleva muchos años haciéndolo peor. O los que defienden que el Value lleva muchos años haciéndolo peor que el Growth, y ya toca que recupere parte del terreno perdido. El Value lo hace mejor que el Growth cuando ocurre determinadas circunstancias que hace que las previsiones de BPA roten de bajistas a alcistas. En ese caso, acciones con PER muy bajos, ofrecen BPA crecientes, y atraen a los inversores (un PER muy bajo con BPA decrecientes implica acciones caras). La última vez que ocurrió fue a final de 2016. Es bastante probable que vuelva a ocurrir a corto plazo, pero cuando ocurre, no es por reversión a la media. Siempre ocurre por movimientos en los BPA estimados a medio plazo.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar. Ni el presente documento ni la información en él contenida forman parte de una campaña publicitaria de suscripción o adquisición de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva ni constituye actividad publicitaria o promocional.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no es una recomendación, ni presta asesoramiento financiero personalizado.

Tampoco puede considerarse como sustitutivo de los Datos Fundamentales del Inversor (DFI) o de cualquier otra información legal preceptiva que deberá ser consultada con carácter previo a cualquier decisión de inversión. En caso de discrepancia, la información legal prevalece. Toda esa información legal estará a su disposición en la sede de Unicorp Patrimonio, S.V. y a través de la página web: www.unicorppatrimonio.es.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión. El inversor debe tener en cuenta que el mercado financiero es fluctuante y que, como tal está sujeto a variaciones. El precio de las inversiones (las cuales podrían cotizar en mercados ilíquidos) podría variar y el inversor podría no recuperar la cantidad inicialmente invertida.

Los destinatarios tomarán la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. es una empresa de servicios de inversión que se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+