John Maynard Keynes dijo en una ocasión: “El mercado puede permanecer irracional más tiempo del que usted puede permanecer solvente”. Esta afirmación se aplica tanto en las caídas como en las subidas verticales y nos viene a decir que nunca se puede operar contra la tendencia.

Hay innumerables ocasiones en las que la caída del precio de un activo nos anima a entrar en él, puesto que la lógica inversora, nos hace pensar que no es posible que el precio pueda corregir más, lo que provoca que muchos inversores entren en valores bajistas y éstos sigan sufriendo fuertes pérdidas a pesar de haber entrado en el activo después de caídas del 50% o 60%.

Y es que las matemáticas son crueles en este aspecto. Tal y como podemos ver en la siguiente tabla y gráficos muy simplificados, un valor puede caer un 50% de forma indefinida y no llega al cero absoluto. En las gráficas de la derecha podemos ver que, al igual que ocurre con la subida exponencial de los contagios del Covid-19, en las correcciones y subidas verticales de los activos, es mucho mejor usar la escala logarítmica (inferior derecha).

Lo que es más importante, es que es indiferente el precio al que cotice. Tanto si cotiza a 10 euros como si el activo cotiza a 1 céntimo de euro, se puede perder el 50% de la inversión. Hay innumerables ejemplos de acciones que al llegar al céntimo o próximo a este nivel han realizado un contrasplit y han vuelto a corregir.

Toda esta introducción matemática la realizamos para analizar lo que ha ocurrido con el precio del petróleo. Ayer el precio del petróleo desafió toda la lógica que hasta ahora conocemos en cualquier activo. El futuro del West Texas que vence en mayo, comenzó la sesión en niveles de 20 dólares. El precio corrigió en picado hasta niveles de 10 dólares, siendo el precio de 8 dólares el barril el nivel de mínimos históricos (precios de mínimos de los años 80). Aplicar la lógica nos haría pensar que comprar ayer el petróleo a 10 dólares el barril era una apuesta segura. Es un activo tangible y es factible que el precio vuelva a pasar al menos por los 20 dólares que es el nivel de inicio de la sesión es lo que pensarían muchísimos inversores y analistas.

Sin embargo, a cualquier precio al que se entrase ayer por la tarde en el futuro del West Texas provocó que los inversores no solo perdiesen ese 50%, sino que lo perdieron todo. El precio bajó a 5 euros (otro 50%) bajó a 2,5 (otro 50%) a 1…etc. y hasta cero euros el barril. Ahí si que toda lógica desapareció y el mercado se rompió. No solo puedo perder todo lo invertido, sino que puedo perder mucho más de lo que he invertido, porque nada impidió que el precio del futuro del West Texas pasara a cotizar en negativo a las 20h del día 20 del 4 del 2020. Parecía una hora bruja, y sin duda lo fue para los inversores que creían haber encontrado la inversión de su vida al comprar un activo tangible y real en mínimos históricos. El precio siguió corrigiendo hasta nada menos que -40 dólares el barril. Es decir, que comprabas un barril de petróleo y te pagaban 40 dólares. Cuesta trabajo entenderlo pero así sucedió.

Evolución del Futuro del West Texas de mayo del 2020 en las últimas 24 horas.

Y sin embargo las bolsas no se desplomaron. El motivo es que, tal y como hemos titulado nuestro informe de hoy, la formación de precios al final de todo, es cuestión de oferta y demanda. De nada sirve analizar fundamentales, expectativas, o razonamientos y estudios más o menos sesudos. Si no hay compradores y solo hay vendedores en un activo, por muy líquido y eficiente que sea un mercado o activo, el precio se desploma.

Ocurrió también en la tercera semana de abril con los bonos e incluso con el oro, que se desplomaron porque la ingente necesidad de liquidez de las empresas, generó fuertes ventas en estos activos y ocurrió ayer con el petróleo. Resulta que los futuros de petróleo son contratos que se liquidan con entrega efectiva del barril de crudo. El caso es que las reservas de petróleo están en máximos históricos, la demanda ha caído con fuerza por el coronavirus, y el acuerdo de reducción de oferta no se va a producir (salvo cambio de última hora) hasta el mes que viene. Esto provoca que no haya donde almacenar el petróleo. Y lo que es más razonable, es que aunque lo puedas almacenar, no lo podrás vender hasta que no se reduzcan las reservas actuales, un acontecimiento que es probable que tarde meses en suceder ya que recordemos que se sigue produciendo petróleo. Así los inversores, estaban dispuestos a pagar por tal de no quedarse con un petrolero cargado de barriles de crudo en el puerto marítimo más cercano a su casa.

En definitiva, lo que queremos trasladar con esta clave del día es que no nos podemos confiar al invertir en una acción, un bono, o cualquier activo que haya corregido muchísimo, basándonos simplemente en que ese precio tiene que revertir al alza porque “está barato” o “está mas bajo que nunca”. Detrás de la corrección de cualquier activo siempre suele haber una explicación y, sobre todo, no se puede luchar contra la tendencia y contra una formación de precios ineficiente. Sobre todo cuando los operadores se colocan en un solo lado de la horquilla (tanto al alza como a la baja).

El mejor consejo, como siempre, es diversificar y tener una perspectiva de largo plazo. A largo plazo, la formación de precios sí que atiende a fundamentales y evolución de la situación macro y micro económica (el futuro del WEST Texas de diciembre por ejemplo, cotiza a 30 dólares el barril). Pero a corto plazo, el contado, o los futuros, con un vencimiento a un solo mes, como es el caso del precio del petróleo, son una trampa que puede ser mortal, si se desconoce el funcionamiento.


 

Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar. Ni el presente documento ni la información en él contenida forman parte de una campaña publicitaria de suscripción o adquisición de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva ni constituye actividad publicitaria o promocional.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no es una recomendación, ni presta asesoramiento financiero personalizado.

Tampoco puede considerarse como sustitutivo de los Datos Fundamentales del Inversor (DFI) o de cualquier otra información legal preceptiva que deberá ser consultada con carácter previo a cualquier decisión de inversión. En caso de discrepancia, la información legal prevalece. Toda esa información legal estará a su disposición en la sede de Unicorp Patrimonio, S.V. y a través de la página web: www.unicorppatrimonio.es.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión. El inversor debe tener en cuenta que el mercado financiero es fluctuante y que, como tal está sujeto a variaciones. El precio de las inversiones (las cuales podrían cotizar en mercados ilíquidos) podría variar y el inversor podría no recuperar la cantidad inicialmente invertida.

Los destinatarios tomarán la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. es una empresa de servicios de inversión que se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+