The trend is your friend. Esta es la máxima en el análisis técnico, que viene a decirnos que siempre debes acompañar a la tendencia y nunca ir contra ella. La tendencia en los mercados de renta variable es eminentemente alcista desde el año 2009 y, desde entonces, todos los amagos de cambio de tendencia y fases de recortes no han sido sino oportunidades de compra para aquellos inversores que han tenido claro que en renta variable, la apuesta por las subidas siempre ha ofrecido más probabilidades de ganancias que las apuestas bajistas.

En enero hemos visto de nuevo amagos de techo de mercado e inicio de recortes, bajo la excusa de los efectos de Coronavirus. Pero nuevamente, en el primer soporte que han encontrado los índices, los inversores han vuelto a apostar por subidas de la renta variable, llevando a los índices a máximos históricos. La complacencia de los inversores no parece tener límites. En el siguiente gráfico del MSCI World, que es el principal índice de renta variable global, podemos tratar de hacer un resumen de la situación actual de las bolsas:

  • En primer lugar, a la vista del gráfico, la primera conclusión es que la tendencia alcista no ofrece ninguna duda. Desde 2009 los máximos y mínimos son totalmente crecientes.
  • En segundo lugar, el movimiento se encuadra en un claro canal. El precio actualmente se sitúa por encima de la media del citado canal, por lo que lo recomendable es ir reduciendo exposición a renta variable y seguir haciéndolo conforme se acerque al techo.
  • El índice presenta un fuerte nivel de soporte a corto plazo, que se sitúa en la zona de 2.200-2250 puntos. En esta zona coinciden la media de 50 semanas, y la zona de máximos de 2018-2019 que superó con claridad a final del año pasado. Era nivel de resistencia que ahora se convierte en nivel de soporte.
  • El nivel de 2.200-2.250 también es zona de soporte a medio plazo. Es por ahí por donde se sitúa la base del canal alcista a largo plazo a un año vista (señalado en círculo rojo en el gráfico).
  • Desde inicio del canal alcista ha habido tres fuertes tramos alcistas con repuntes superiores al 50% y en los tres casos, la amplitud ha sido próxima a dos años. Desde mediados de 2009 a mediados de 2011; Mediados de 2012 a mediados de 2014 y desde inicios de 2016 a inicios de 2018.
  • También ha habido tres fuertes tramos bajistas en torno al 20%, con periodos inferiores a un año. En 2011; desde mediados de 2015 a inicios de 2016 y en 2018.

El sesgo emocional de los inversores, que suele temer más a las pérdidas que alegrarse de las ganancias, evita que le demos menos probabilidad a que el alza actual se parezca a las tres fases alcistas previas, y de más probabilidad al escenario de una corrección del 20%. Si la historia se repite, y es precisamente en eso en lo que se basa el análisis técnico, debería ser más probable el escenario optimista que el pesimista.

Efectivamente puede haber una corrección del 20% pero, ¿y si la corrección se produce después de una subida superior al 50% desde los mínimos del 2018? Pues en ese caso los inversores seguirán esperando la corrección, o en peor de los casos apostarán a esa corrección vendiendo acciones o poniéndose cortos de los índices que más hayan subido. En definitiva, de nuevo se empecinarán en ir contra la tendencia. A la vista del gráfico, el escenario más probable es que la bolsa siga subiendo y lo podría hacer de nuevo hasta el techo del canal, como ya lo hizo en 2011, 2014 y 2018.

¿Seguirá subiendo en línea recta como lo hizo en 2017?, ¿o lo hará con fases correctivas como lo hizo en 2010 o 2013? Ahí ya es más complicado realizar apuestas. Los riesgos geopolíticos y las dudas sobre el crecimiento de la economía global pueden ser algo más fuertes hoy, por lo que podría ser más probable la segunda opción. Defendemos que este año asistiremos a correcciones puntuales que debemos contemplarlas como oportunidades de compra. Pero es muy complicado que se pierda este nivel de 2.200- 2.250 puntos. Por tanto, hay que mantener riesgos en cartera. Dado que estamos acercándonos al techo del canal, los inversores que hayan participado de las subidas podrían ir reduciendo, o apostar por una renta variable de baja volatilidad.

Pero nunca, nunca se debe apostar contra la tendencia, es decir nunca se debería un inversor apostar a que la bolsa corrige, las matemáticas y la estadística van en su contra. En el siguiente gráfico adjunto la evolución de un ETF inverso (sube cuando el S&P500 cae y viceversa), desde el año 2009. Ha habido ocasiones en las que el ETF ha dado alguna alegría a sus partícipes, pero se demuestra que a una inversión se le puede perder un 50% en multitud de ocasiones y nunca se llega a cero. Y apostando a la baja, si la bolsa sube un 50% puedes perder ese 50%, pero es imposible que se recuperen las pérdidas, puesto que el ETF tendría que subir un 100%, y un índice bursátil como el S&P500 es imposible que pierda un 100%.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar. Ni el presente documento ni la información en él contenida forman parte de una campaña publicitaria de suscripción o adquisición de acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva ni constituye actividad publicitaria o promocional.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no es una recomendación, ni presta asesoramiento financiero personalizado.

Tampoco puede considerarse como sustitutivo de los Datos Fundamentales del Inversor (DFI) o de cualquier otra información legal preceptiva que deberá ser consultada con carácter previo a cualquier decisión de inversión. En caso de discrepancia, la información legal prevalece. Toda esa información legal estará a su disposición en la sede de Unicorp Patrimonio, S.V. y a través de la página web: www.unicorppatrimonio.es.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión. El inversor debe tener en cuenta que el mercado financiero es fluctuante y que, como tal está sujeto a variaciones. El precio de las inversiones (las cuales podrían cotizar en mercados ilíquidos) podría variar y el inversor podría no recuperar la cantidad inicialmente invertida.

Los destinatarios tomarán la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. es una empresa de servicios de inversión que se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+