La ruptura alcista de las bolsas, tras los últimos acontecimientos positivos, podría tratarse de una trampa alcista. Es decir, el impulso alcista podría perseguir que los inversores que aún no se habían incorporado a la tendencia alcista de las bolsas, compren en máximos, y desde ahí se produzca una corrección más o menos severa. No estamos diciendo que se deba producir este fenómeno de trampa alcista, pero sí que deberíamos estar atentos al movimiento por si estamos en esta situación. Por este motivo, en el día de hoy, analizaremos los principales índices de renta variable para detectar qué nivel es el que no se debería perder para descartar esta trampa alcista.

DAX 30 alemán. A priori, uno de los índices más beneficiados por el acuerdo comercial entre China y Estados Unidos, al ser un índice compuesto por compañías exportadoras. Tras romper la resistencia de 13.000 puntos, el DAX está en un lateral entre 13.000 y 13.400 puntos. El soporte de este índice se sitúa, por tanto, entre 13.000 y 12.900 puntos (mínimos de este mes y media de 50 sesiones).

 

Eurostoxx 600. Este índice tiene un soporte muy claro en 400 puntos, que son los máximos de los dos últimos años. Este nivel es muy cercano. Si corrige hacia esos niveles sería muy buena opción de compra, pero si lo pierde, sería la confirmación de la trampa alcista comentada.

En Estados Unidos, el nivel a vigilar sería el 27.400 del Dow Jones Industrial. Este nivel es el de máximos de este verano, mínimos de diciembre, media de 50 sesiones y directriz alcista del último año. Mientras no lo pierda, el índice seguirá siendo alcista. Un cierre por debajo, complicaría la estructura a corto plazo.

MSCI Emerging Markets. Está a punto de romper al alza los máximos de abril. El nivel a vigila, al igual que en los anteriores, se sitúa en los mínimos de diciembre. En 1030 puntos están esos mínimos, así como la media de 50 semanas. Mientras no lo pierda, el índice seguirá presionado al alza. Así puest, el nivel de 1000-1030 es el que situamos como clave para no pensar en una trampa alcista en emergentes de cara a corto y medio plazo.

Por tanto, muy buen aspecto técnico de los principales índices bursátiles. A priori, las señales que han generado esta última semana son muy alcistas. No deberían perderse los mínimos de diciembre, pero si lo hacen, hay que estar atentos para tomar decisiones, y estas decisiones serían las de reducir riesgos en cartera, sobre todo, los riesgos que se hayan asumido recientemente, presa de la euforia que ha despertado el menor riesgo geopolítico.

 

 

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+