En el día de hoy se celebra la penúltima reunión del BCE presidida por Mario Draghi. Los inversores y analistas tienen claro que habrá una bajada de tipos. Hasta aquí no hay incertidumbre, pero las dudas del mercado es si los tipos bajarán una o dos décimas, es decir, si se bajan al -0,1% o al -0,2%. También bajará el tipo de interés de la facilidad de depósito al -0,5% o al -0,6% desde el -0,4% actual. El tipo de interés de la facilidad de depósito es el interés que las entidades de crédito reciben por sus depósitos (en este caso pagan por ello) a un día en el Banco Central Europeo.

En el siguiente gráfico vemos la evolución en las últimas semanas de las probabilidades de que haya bajada al -0,1% o al -0.2%. Desde mediados de julio hay muchísimos altibajos, según se publiquen datos macro más o menos buenos (o malos según se mire). A final de agosto los futuros daban la misma probabilidad a una bajada de una o dos décimas y hoy, lo más probable es que solo se produzca la bajada de una décima.

Esto a corto plazo. Pero a largo plazo, el mercado entiende que no será suficiente con una sola bajada de tipos en la reunión de hoy, y augura más bajadas los próximos meses. Para la reunión de final de 2020, los futuros incluso pronostican que los tipos en Europa podrían bajar hasta el -0,6%, aunque el escenario más probable sería que los tipos a un año vista se situasen entre el -0,3% y -0,4%.

Además de la bajada de tipos, el BCE muy probablemente vuelva a anunciar medidas no convencionales. Se especula con ampliar el plazo y la cantidad de los conocidos TLTRO (programa de préstamos a largo plazo a la banca), y sobre todo, con la posibilidad de que anuncie un nuevo programa de recompra de deuda. Incluso, aunque es muy poco probable, podría anunciar (como hizo el Banco de Japón), la compra de renta variable. Otro aspecto que podría incluir Draghi en su comunicado sería el de subir el objetivo de inflación del 2% al 3%. Este detalle sería positivo a largo plazo, porque evitaría el error del 2018 por el que los inversores empezaron a descontar normalización monetaria ante el primer síntoma de repunte de la inflación. Un objetivo de inflación del 3% se traduciría en políticas monetarias muy agresivas durante mucho más tiempo del que se pueda estar descontando actualmente.

Pero anuncie lo que anuncie, hay gran consenso por parte del mercado, de que la política monetaria expansiva está perdiendo su efectividad, sobre todo cuando se parte ya de niveles del 0%. Por tanto, nosotros creemos que gran parte del discurso de Mario Draghi irá dirigido a los dirigentes políticos de la Eurozona. Demostrado que la política monetaria expansiva no está siendo suficiente como para conseguir los objetivos de inflación del 2%, Draghi se despedirá del BCE recalcando (en todas las comparecencias lo suele comentar), que es necesaria la ayuda de políticas fiscales expansivas por parte de los gobiernos para reactivar la economía europea.

Esta misma semana el ministro de finanzas alemán, ha comentado que las sólidas bases actuales permiten a Alemania inyectar “muchos miles de millones de euros en caso de que estalle una crisis en Alemania y en Europa”. El ministro definió este estímulo público como “economía keynesiana” y como “política activa contra la crisis”. Esta inyección puede producirse más pronto que tarde, puesto que la economía germana podría entrar en recesión este mismo trimestre. Los indicadores adelantados apuntan a un decrecimiento de su economía, que se uniría al -0,1% del trimestre anterior (recesión técnica son dos trimestres de crecimiento negativo).

Lo que parece evidente es que el BCE tiene que anunciar grandes medidas, puesto que el mercado se ha formado expectativas bastante optimistas en las últimas semanas. En primer lugar, con la fuerte bajada de la tir de todos los bonos (descontando la bajada de tipos y la recompra de activos) y por otro lado, en las últimas sesiones con el fuerte repunte de los valores de renta variable europea más castigados (descontando que una vez más las medidas del BCE provocarán el rebote del mercado). Ojo que Draghi ha demostrado a lo largo de su mandato la capacidad de darle al mercado lo que necesita en cada momento, y podría despedirse con algún anuncio sorprendente, que bien ayude a la banca (este sector lleva semanas presionando al BCE solicitando medidas que contrarresten los tipos negativos) o a la renta variable en general. ¿podría comprar renta variable?

Por la parte que a nosotros nos interesa, que no es otra que la respuesta de los activos a las decisiones de la reunión, a corto plazo será impredecible. Pero a medio y largo plazo, consideramos muy positivo para el mercado y la economía en general que tanto los Bancos Centrales como los gobiernos están dispuestos a actuar para evitar o mitigar los efectos de la crisis económica que pudiera avecinarse. Por tanto, a corto plazo podría haber una respuesta negativa del mercado, aunque anuncie medidas, si estas no sorprenden positivamente, pero a largo plazo, el escenario debería seguir siendo positivo para los activos de riesgo. Cada vez le damos menos probabilidad a una recesión profunda, precisamente porque cuando es tan anunciada, se adelanta por las bolsas y, sobre todo, gobiernos y bancos centrales actúan para evitarla. Y si lo hacen al unísono, será muy probable que la eviten. Esta misma semana China a rebajado la tensión comercial con Estados Unidos, eximiendo de aranceles determinados productos norteamericanos, y podría anunciar nuevas compras de productos agrícolas. Trump ha respondido retrasando 15 días la implantación de aranceles que comenzarían el 1 de octubre. En definitiva, en las próximas semanas veremos a los dirigentes seguir anunciando medidas que eviten la recesión, y quizás las bolsas estén ya empezando a reflejar este aspecto positivo con la fuerte rotación de activos que hemos comentado esta semana. La clave será saber si serán o no suficientes. Hoy tendremos la primera prueba de ello.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+