Se acerca el 31 de octubre y cada vez hay más probabilidades de que asistamos a una salida abrupta del Reino Unido de la Unión Europea. Ayer Boris Johnson logró la suspensión temporal del Parlamento en una clara maniobra para que la Cámara de los Comunes tenga tiempo de impedir las intenciones del primer ministro de optar por el “Brexit duro”. Ya hay respuestas de la oposición política británica y alguna de ellas pasa por una moción de confianza (moción de censura) al primer ministro. Según parece, aún hay un margen para que esto pueda producirse (el Parlamento suspenderá su actividad entre el 9 y 12 de septiembre hasta el 14 de octubre). Justo después, el 17 de octubre se producirá la última reunión de líderes de la Unión Europea antes del Brexit . Tras pasar más de tres años desde el referéndum, Boris Johnson se siente en la obligación de llevar a cabo lo que votaron los británicos, por mucho que el referéndum no tuviese una participación relevante, o no hubiese gran diferencia entre votantes a favor o en contra.

La noticia afectó a la libra, sobre todo frente a las divisas refugio. Hasta el punto que hoy se encuentra en niveles críticos de mínimos de los últimos meses o años respecto a los principales pares de divisas. Frente al euro, la libra ha tocado este mes de agosto la zona de mínimos de 2017 (niveles cercanos a los marcados tras el referéndum) y niveles mínimos de mediados de 2009. Los mínimos históricos marcados en la crisis financiera (final 2008 e inicio 2009) se encuentran en la zona de 1,05 euros por cada libra.

Esto frente al euro, que como vimos ayer en nuestro Blog, se mantiene débil respecto a las divisas refugio. Así, frente a estas, la libra está por debajo de los niveles vividos en la crisis financiera. Frente al dólar, vemos en el gráfico que la libra este mes se ha parado justo en los mínimos marcados tras el referéndum de 2016. Cotiza por tanto en zona de soporte técnico, y si perdiese en los dos próximos meses el nivel actual, no hay un soporte técnico hasta los mínimos marcados hace más de 30 años (un 12% hasta esos niveles).

Frente a la divisa refugio por excelencia en Europa, el franco suizo, la libra también se ha frenado este mes en los mínimos del referéndum. Nivel que coincide con los mínimos del 2011.

Evidentemente, la libra también se ha debilitado frente al yen japonés. En este caso, aún no ha llegado a la zona de mínimos de 2009, 2011 y 2016 pero los mínimos de este mes se han quedado muy cerca.

En definitiva, la libra vuelve a ser el termómetro perfecto que mide el grado de incertidumbre de los inversores respecto a la evolución de la economía del Reino Unido. Las caídas desde mayo descuentan claramente la mayor probabilidad de un Brexit duro que comenzaron a repuntar el día de la dimisión de Theresa May. Quizás incluso ya descuente al 100% esta posibilidad y vuelva a suceder lo habitual en los mercados financieros, que no es otra cosa que comprar con el rumor y vender con la noticia. En este sentido sería vender la libra con el rumor de un Brexit duro y comprarlas el día que esto suceda (realizar las ganancias ese mismo día). Si, en los dos meses que faltan para el 31 de octubre, hubiese una moción de censura con éxito, la libra rebotaría con fuerza.

Además, hay que recordar que han pasado más de tres años desde la votación del Brexit, y la mayoría de compañías han tenido tiempo suficiente para elaborar planes de contingencia que minimicen los riesgos del Brexit duro. Si sumamos que en la cumbre del G7 de este fin de semana, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió un acuerdo comercial muy favorable al Reino Unido si hubiese un Brexit duro, tenemos argumentos para pensar que la libra está en una situación débil, pero que puede estar acercándose el momento de tomar posiciones. Al menos, no parece que sea el momento de huir o apostar a mayores caídas. Sólo si se perdiesen los soportes comentados, podría tener sentido esta última opción.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+