Fuente: Artí­culo publicado en inBestia
Autor: Ángel Martín Oro, Editor Jefe de inBestia

 

Asumamos que la próxima semana la Reserva Federal recorta los tipos de interés. Este hecho ha llevado a algunos a buscar paralelismos con el inicio de los dos ciclos de recorte de tipos anteriores: 2001 (justo a inicios de enero de ese año) y 2007 (septiembre). No hace falta que diga que en ambos casos lo que siguió fue una recesión económica (leve en el caso de 2001) y desplome de la bolsa.

MlYVwYwRcyUdwOAatSenvVXOBcoru6llP24Ia53a1kb6Ptsx2iqoFfzBK1aT87HzvxYxL2B3UrUrf0hnbfqt3uGP-5_98hNppVvUYuZBn3pdgop_7TiBYNNovk0ijgH8pLDklfPt

Fuente: David Ingles.

Pero existe una diferencia importante entre la situación actual y esos dos momentos pasados. El siguiente gráfico lo ilustra:

u86hThroRRYJnZfoo2J3JdFck8S9IA8-a0Zmss4LgNpM987zlvSHdFfaX498ELfJjQsV_pQ_9O5l8DZwq_xJ4FctWDs5jb3Z6moCOzwoivVE4vKW08o4YyQG4RHBmGdhdGynqqEV

Fuente: Thomas Lee, @fundstrat

En los dos inicios de ciclos de bajadas de tipos el Leading Economic Indicator (LEI) de The Conference Board ya había entrado en terreno negativo cuando se produjo el primer recorte. Pero en la actualidad, aunque viene cayendo desde finales de 2018, todavía se mantiene en números positivos, en coherencia con el resto de indicadores macro que señalan que la expansión económica aún prosigue.

 

Por tanto, la situación hoy no es la misma que en los dos casos anteriores, y la llave para saber cómo responderá el mercado bursátil a las medidas de la FED sigue siendo si la economía entrará o no en recesión en el próximo par de años. Si continúa la expansión, desafiando a los registros históricos de duraciones de las expansiones, lo más probable es que continúen las subidas.

_yb4EDI8M_hTFd3shOQK_rnZBsGopsFh_k-AXCwZmKdW1gv65jlO2D2sezDccRRyEo5xEuBWwyq1wdA1Gi_xbVcaSgZkgHzziu0vvT-8RToOSt4zTdB7Wt9t-gw4bfSg_woGp5Qx

Un indicador de frecuencia semanal que no anticipa problemas de ningún tipo es el de las solicitudes de paro, que continúa en niveles mínimos y no hace visos de repuntar:

jNQG1i49IXBGcVPaOZ7CFVV4kGO5YgcFuaYY8IqpGKrw7rjE4ONIb7R--GJse2u7D3Yb97SBTv-KP_cg7AJbvL28uJfNPD36wORaIL4Pedlo9HUWpetiqKLRzsmbzhtrQ-lfypQb

Por cierto, una nota de hemeroteca e historia económica que sí guarda paralelismos con la situación actual. Buscando para este artículo me he encontrado con esta nota de CNN Money del 3 de enero de 2001 (Fed makes surprise rate cut) hablando de la bajada de tipos de Greenspan. (Paréntesis: Ahora suena a imposible, pero los recortó ¡al 6%!). Lo interesante es que la crónica habla de un recorte de tipos a modo de “seguro contra una recesión” ante las señales de entonces de desaceleración. Y recoge unas declaraciones de una analista en las que dice:

“Creo que la Fed está claramente diciendo: ‘estamos dispuestos a contratar una póliza de seguros, no estamos dispuestos a arriesgarnos a una recesión'”.

Hoy la posible bajada de tipos de la semana que viene se ha planteado en los mismos términos,  como un seguro, por un “por si acaso”, “no vaya a ser que luego sea demasiado tarde”… aunque la situación económica no es como la de aquel entonces.

En ese episodio, sin embargo, la Fed no pudo parar la recesión, aunque probablemente sí la hizo leve y corta, pero a expensas de echar una patada hacia adelante gigantesca y crear las condiciones para la burbuja inmobiliaria y de crédito de los próximos años… y las semillas de la Gran Crisis Financiera.

Así que ojito a la Fed, que si baja agresivamente los tipos y logra detener la desaceleración y reacelerar el ciclo, puede que sea pan para hoy y mucha hambre para mañana.

 

 

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+