En la sesión de hoy, los inversores estarán pendientes de la penúltima reunión del BCE presidida por Mario Draghi. La presión de la FED filtrando que está dispuesta la semana que viene a bajar los tipos en un 0,25% o 0,5%, ha provocado que gran parte del mercado descuente que hoy mismo el BCE decida bajar tipos de interés. Los situaría en negativo por primera vez en la historia, después de tres años y medio al 0%. Los futuros asignan una probabilidad del 50,7% a que los tipos bajen al -0,1%. No se descuenta que se bajen al -0,2%, pero la clave es saber qué descuentan los precios de los activos de renta fija.

Y es clave saber qué descuentan los precios de los activos de renta fija, por el mero hecho de pronosticar si le queda recorrido o no después del rally vivido en los últimos meses. Comenzando con el Bund, que es futuro del bono alemán (precio del bono) a 10 años, observamos que está en subida libre desde final del año pasado. En junio superó máximos históricos cuando realmente empezó a descontarse que el BCE podría bajar tipos este mismo año.

La tendencia alcista del precio no ofrece dudas. Esta subida del precio ha llevado a los bonos a ofrecer la TIR más baja de la historia en casi todos los plazos y tipos de bonos justo el día de la reunión del BCE. En el siguiente gráfico se observa que la rentabilidad de los bonos a 10 años (línea magenta) vuelve al -0.4% y la del 5 años (verde) ya está al -0.7%. El Swap a 10 años (principal referencia para los bonos corporativos) se acerca hoy al 0% por primera vez en la historia (cotiza al 0,04%). Prehistóricos parecen los niveles de estos bonos en el 2007-2008 entre el 4% y 5%.

Más clara es la bajada de la rentabilidad de los bonos del Tesoro español. Llamativo es que el bono a cinco años cotice hoy en el -0,25% y los bonos a 2 y 3 años coticen en torno al -0,5%. Sin duda, pagar con tanta claridad a un estado por prestarle dinero está descontando que los tipos de interés bajarán tarde o temprano. Estos bonos cotizaban en 2012 en torno al 6% de rentabilidad.

Siguiendo con la deuda pública, incluso los bonos italianos se están beneficiando claramente del ansia compradora de los inversores más conservadores. El 2 años italiano cotiza hoy al -0,1% frente al 3% de TIR al que cotizaba en mayo del año pasado cuando los partidos euroescépticos formaron gobierno.

No sabemos si los tipos de interés en la eurozona se bajarán hoy o se esperará a la reunión de septiembre. Tampoco sabemos si el BCE anunciará un nuevo programa de recompra de activos que siga beneficiando a los bonos, pero lo que sí que podemos dar por seguro es que no habrá subidas de tipos en Europa en mucho tiempo. Sobre todo si, como parece que se está filtrando las últimas jornadas, el BCE modifica el objetivo de inflación del 2% al 3% o incluso 4%. Si Mario Draghi, antes de acabar su mandato, deja a Christine Lagarde el mandato de conseguir una inflación sostenida del 3%, lo que le estaría dando en realidad es carta blanca para que siga promulgando políticas monetarias ultraexpansivas durante muchísimo tiempo. De esta forma, con un objetivo de inflación superior al 2%, se hubiese evitado el “error” del año pasado, cuando el BCE fue formando expectativas de subidas de tipos amparado en el repunte de la inflación del primer trimestre. Es decir, que a pesar de que pudiera haber repuntes temporales de expectativas de inflación, Draghi querría asegurarse que los nuevos dirigentes no cambien el discurso en tanto la recuperación macro no sea mucho más solvente que la vivida en 2017-2018, para así no ser ellos los responsables de una desaceleración como la actual.

Si en la deuda pública hemos vivido un rally alcista en los últimos meses, la deuda corporativa ha copiado el movimiento. Los diferenciales de deuda corporativa (primas de riesgo) se sitúan ya en la zona de mínimos de 2017-2018.

Los diferenciales están en zona de mínimos, pero como el SWAP ha caído a mínimos históricos, y es la base que usan estos diferenciales para marcar la rentabilidad en el mercado de los bonos cotizados, resulta que hoy las rentabilidades de los bonos corporativos en Europa ofrecen los niveles más bajos de la historia. En el siguiente gráfico representamos la rentabilidad que ofrece a día de hoy los principales tipología de bonos a cinco años. En verde el bono alemán (-0.7%) en morado el español (-0.26%), en azul una cartera de bonos corporativos de grado de inversión (0.12%), en rojo los bonos subornidados financieros (0,87%) y en naranja los bonos high yield (2%).

Está claro que la actuación del BCE está “obligando” a los inversores a asumir riesgo, y la búsqueda del cupón o rentabilidades está trasladando los flujos monetarios de los inversores desde cuenta corriente hacia deuda pública y desde esta a bonos corporativos. En el gráfico hemos incluido también la rentabilidad por dividendo del Eurostoxx 50. Conforme los activos de renta fija ofrezcan menso rentabilidad, más atractivo tendrá la renta variable. Incluso los inversores más conservadores empezarían a ver la renta variable como una fuente de rentas mirando los dividendos generados.

En definitiva, pase lo que pase hoy con la reunión del BCE, el organismo va a seguir apoyando al mercado y todo apunta a que no cambiará el discurso en tanto no haya una gran certeza de que la economía europea crece por encima de su potencial. Esto nos hace pensar que, aunque haya repuntes en la rentabilidad de los bonos, no deberían motivar un cambio de tendencia. Es decir, que todo repunte de rentabilidad (caída de precio) por los motivos que fueren (recogida de beneficios, repuntes de inflación, cambios en las expectativas), debería ser aprovechado para incrementar exposición a rentabilidades más altas.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+