Fuente: Artí­culo publicado en inBestia

Autor: Ángel Martín Oro, editor Jefe de inBestia

 

El hedge fund Verdad Advisors se planteó la pregunta de si pertenecer a una unión política como la Unión Europea, y a una divisa común como el euro, han sido factores relevantes a la hora de explicar las rentabilidades diferenciales de los mercados europeos.

Y en ambos casos encontró que no, como muestran las dos siguientes tablas, en las que se reflejan los resultados del análisis estadístico respectivo.

El efecto de la pertenencia a la Unión Europea (Junio 1994 – Diciembre 2017)

El efecto de la pertenencia al Euro (Junio 1994 – Diciembre 2017)

 

Si bien se observan diferencias en las rentabilidades, éstas no son estadísticamente significativas. Este es un concepto estadístico que implica que a pesar de las apariencias, estadísticamente no se puede decir que pertenecer a la UE o tener el euro tenga un efecto ni positivo ni negativo en las rentabilidades frente a no pertenecer a la UE y tener una divisa propia diferente al resto de vecinos.

Pero donde sí encontraron un factor explicativo de los diferenciales de rentabilidades en Europa en las últimas casi tres décadas, fue en las valoraciones. Dentro del universo de pequeñas compañías europeas, identificaron en su análisis una prima robusta en favor de las compañías baratas (Value). Concretamente, el índice Small Value obtuvo una rentabilidad anualizada de 10,4% frente al 4,4% del Small Growth Index, una diferencia notable pero además, estadísticamente significativa (como muestra el t-estadístico).

Prima Small Value en Europa (Julio 1990 – Junio 2018)

Desde Verdad concluyen que “la evidencia sugiere que los inversores deberían perder menos tiempo pensando sobre uniones políticas y uniones monetarias y más tiempo centrados en encontrar acciones baratas. El ‘valor’ predice los rendimientos de una forma que la geopolítica no hace”.

Esta idea es interesante en el contexto actual por dos razones principales. Por un lado, el underperformance del Value ha sido muy sustancial en los últimos años, llevando a hablar de la muerte del Value, y cosas así. Si particularizamos en gestores concretos (Einhorn) el underperformance ha sido aún mayor. En España también vemos cómo reputados gestores de estilo valor están perdiendo terreno frente a los índices en los últimos 1-3 años. Sin embargo las evidencias de los últimos 30 años en Europa favorecen que en algún momento el Value vuelva a hacerlo mejor.

Por otro lado, vivimos un periodo en el que la geopolítica, concretado en las tensiones comerciales entre las dos grandes potencias mundiales, parece mover los mercados en el día a día. Ello introduce mucho ruido en el corto plazo y nos puede inducir a pensar que es más importante de lo que realmente es. En esta línea argumentaba el equipo de Magallanes cuando les pregunté acerca del impacto de la geopolítica:

Desde nuestro punto de vista, creemos que la actual incertidumbre geopolítica será algo que se solucionará en el tiempo, y que dentro de unos años, cuando miremos hacia atrás, muy pocos inversores se acordarán de lo que ha pasado. Mientras tanto todo este ruido de corto plazo nos permite seguir incrementando nuestras posiciones a valoraciones muy atractivas para inversores de largo plazo.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+