Si el martes fue el BCE el que dejó claro que puede bajar tipos este mismo año, ayer fue el turno de la Reserva Federal. Si bien no bajó tipos, del mensaje se desprende que será en la próxima reunión de julio cuando lo hará. Los futuros de la FED dan ahora mismo un 100% de probabilidad de bajadas de tipos en julio frente al 84,4% de hace una semana. Pero lo radical es que se espera que la bajada pudiera ser de hasta medio punto (un 32% de probabilidad) frente a lo habitual de un cuarto de punto (sigue siendo lo más probable con un 68% de probabilidad).

Así pues, los inversores siguen buscando todo tipo de activos que generen rentas, cupones o dividendos, conscientes de que el miedo al estallido de la burbuja de renta fija del año pasado no tenía fundamento. Seguiremos viviendo en un mundo de tipos de interés muy bajos o negativos mucho más tiempo del que se esperaba. Tal y como vimos la semana pasada, las pendientes de las curvas de tipos vuelven a errar porque pronosticaron erróneamente subidas de tipos en Europa y Estados Unidos.

Estas compras están llevando a la rentabilidad de los bonos a mínimos históricos. En el siguiente gráfico observamos que la rentabilidad de los bonos españoles en todos los plazos (desde 2 a 30 años) cotiza por debajo de los niveles alcanzados en 2015 y 2016.

En Alemania ocurre lo mismo (salvo en el plazo de 2 años). Vemos que de nuevo los bonos cotizan claramente por debajo de la inflación subyacente de la eurozona. Nunca antes en la historia había estado el bono alemán a 30 años por debajo del 0,3%.

Siguiendo con Alemania, hay que aumentar la duración de la inversión hasta 20 años para encontrar una referencia con TIR positiva. Concretamente el bono que vence el 4 de julio de 2039 cotiza a un 0,06% de rentabilidad positiva. Para obtener esta rentabilidad positiva, nos gustaría que se prestara atención al comportamiento del precio de este bono. Invertir a 20 años implica riesgos altísimos de pérdida del patrimonio invertido, si suben los tipos de interés o si necesitamos recuperar nuestra inversión antes del vencimiento. En el gráfico del precio vemos que, a pesar de que el precio ha subido desde 100 (emisión) hasta 183 puntos en 10 años, ha habido hasta cuatro correcciones en torno al 20% del precio.

Claramente la presión de los Bancos Centrales está generando incluso ansiedad a los inversores por incrementar riesgos en sus carteras de renta fija. Aumentar duración vemos que es muy arriesgado en precio si se necesita la inversión antes del vencimiento. Es por esto por lo que los inversores también están aumentando su apetito por el riesgo de crédito. High yield, emisiones subordinadas, convertibles, emergentes, etc, están comportándose también muy bien en estos días. Los spreads de crédito corrigen con fuerza compensando claramente el repunte del mes de mayo (ampliación por temor a recesión), tal y como se aprecia en el siguiente gráfico de los spreads del sector europeo de grado de inversión, financiero senior, financiero subordinado y high yield (todo a cinco años).

Y es que, en un mundo en el que la gran mayoría de bonos de corto plazo y de deuda pública ofrecen tir negativa, para obtener tir positiva, lo más sensato parece aumentar riesgo de crédito en vez de riesgo de duración. Se puede obtener a día de hoy rentabilidades atractivas en high yield. En el siguiente gráfico actualizamos la rentabilidad que ofrecen actualmente los principales índices de renta fija high yield en Europa (4%), Estados Unidos (6%) y Emergentes (7,4%).

La renta variable también se contagia. Es la misma lógica. Si se está dispuesto a invertir a 20 años en el bono alemán y asumir volatilidades que representan veintes por cientos de caídas, para ganar un 0,06% a vencimiento, parece más sensato apostar incluso por la renta variable.

Lo que sí que no parece lógico es que el mercado esta semana esté descontando bajadas de tipos de interés en todos los países desarrollados y, al mismo tiempo, un acuerdo entre China y Estados Unidos la semana que viene en la cumbre del G-20. Las dos cosas no pueden ser. Si hay acuerdo, desaparecerán (o se diluirán bastante) los riesgos de desaceleración económica, por lo que no habría tanta prisa por bajar tipos de interés. Las bolsas sí que seguirían subiendo, pero los bonos no tendrían tanto atractivo. Por el contrario, si no hay acuerdo, los bonos tendría razón, pero las bolsas se deberían ver afectadas (y los spreads de crédito) puesto que aumenta la probabilidad de una desaceleración más grave de la descontada.

En definitiva, una vez más no nos podemos dejar llevar por el mercado, y mantener carteras diversificadas. Eso sí, lo que parece cada vez más evidente es que no hay riesgos de inflación, y no hay presión para subir tipos, pase lo que pase en el G-20.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+