La respuesta a priori sería negativa. Tras un inicio de año favorable a todos los activos de riesgo, estamos viendo que en este mes de mayo, los inversores se apresuran a hacer caja, buscar activos refugio, tomar posiciones bajistas o simplemente quedarse en liquidez. La excusa claramente se encuentra en la posibilidad de que Estados Unidos y China rompan negociaciones y no haya un acuerdo comercial que impida el auge del proteccionismo pretendido por Donald Trump.

Así las cosas, estas últimas semanas los mercados están alternando días de fuertes correcciones con fuertes repuntes en base a si aumentan o disminuyen las probabilidades de acuerdo o ruptura del mismo. Hubo corrección cuando Trump anunció que subiría los aranceles a China del 10% al 25%. Rebotó el día antes e incluso el mismo día de imposición de esos aranceles debido a un tweet de Trump diciendo que había recibido una “hermosa carta” de Xi Jinping, por lo que el mercado entendió que las negociaciones no se habían roto y el acuerdo aún era posible. Más tarde, amenazas de represalia de China, y una subasta de bonos de Estados Unidos con la menor demanda de títulos de los últimos 10 años (China no solicitó bonos) provocó nuevas bajadas. Entre medias, numerosas filtraciones de ambos contendientes dejando claro que la negociación sigue abierta ha provocado rebotes en la cotización de las bolsas. Por último, la contienda ha pasado esta semana al lado micro, con la prohibición del gobierno de Estados Unidos de establecer negociaciones comerciales a las empresas norteamericanas con Huawei. Google fue el primer en romper relaciones, y el mismo lunes se unieron Intel, Qualcomm y Broadcom, lo que provocó de nuevo una huida de los inversores hacia activos refugio. Ayer, en cuanto que China amenazó a Estados Unidos con no enviar materiales imprescindibles (tierras raras) para fabricar productos electrónicos, Estados Unidos reculó de nuevo y decidió levantar temporalmente el veto a Huawei durante tres meses.

En el anterior párrafo he tratado de resumir todo lo acontecido en las tres últimas semanas. En mitad de este desaguisado hemos conocido que Alemania no está en recesión técnica, algo que no era descartable hace unos meses (el PIB ha subido un 0,4% en el 1T). La eurozona ha crecido ligeramente más de lo esperado, y el PIB de Japón ha dado una gran sorpresa positiva al crecer en el trimestre un 0,5% cuando se preveía una corrección del 0,1%, y nos encajamos en los días previos a las elecciones europeas sin que se hable de ello. Es decir, la macro y micro y la política europea ha pasado totalmente a segundo o tercer plano y todo depende de China y Estados Unidos y la guerra comercial de nuevo.

¿Se puede gestionar una cartera de fondos de inversión de renta variable en base a las negociaciones de Trump con China? Se nos ocurre varias formas de hacerlo:

    • Estar pendientes de todas las noticias que van surgiendo para tratar de ir acompañando al mercado reduciendo riesgos si entendemos que no habrá acuerdo y ampliándolos cuando aumentan las probabilidades de ello. De esta forma corremos el grave riesgo de ir detrás del mercado y comprar tras las subidas y vender tras las bajadas, puesto que las noticias positivas y negativas se están intercalando de forma muy rápida.
    • Tomar una decisión en base a una apuesta sobre el final del conflicto y soportar la volatilidad las próximas semanas.
      • Apostar que romperán negociaciones y la guerra comercial seguirá creciendo y trasladándose al resto de zonas geográficas. Pasar a liquidez o reducir fuertemente la exposición a los activos de riesgo. Si hay solución rápida y sorpresiva, nos perderemos el primer tramo de subida, que históricamente es la mayor parte de la subida final.
      • Apostar a lo contrario. Que estamos en una situación similar a la del 2018, que todo son estrategias de negociación y ni Trump ni Xi Jinping se atreverán a romper negociaciones, ya que serían los artífices de una grave desaceleración macro o incluso de la temida recesión económica. En este caso, mantener riesgos en cartera puesto que tras la volatilidad actual, los mercados romperán al alza los máximos de abril.
    • Rotar la cartera de renta variable hacia sectores y valores defensivos, por lo que pudiera pasar. De esta forma, si el mercado sigue corrigiendo, los valores caerían menos o incluso subirían. Y si el mercado se gira al alza de forma rápida, nos quedaríamos atrás, pero acompañaríamos en la subida.

Esta última forma de gestionar la renta variable es por la que hemos optado en nuestras carteras de fondos y en nuestros fondos de fondos. No ahora, sino que es la que optamos a final de marzo, cuando los mercados recuperaron todo o gran parte de las pérdidas del 2018. De esta forma, estamos capeando el temporal de aumento de volatilidad con un comportamiento bastante estable de los fondos. En el siguiente gráfico podemos ver la evolución del S&P500 Low Volatility (morado) frente al S&P500 (verde) y el S&P500 High Beta (Naranja). Una vez más se demuestra que en situaciones de incertidumbre los inversores apuestan por las acciones de baja volatilidad. Desde máximos de abril, este tipo de acciones no sólo no ha caído sino que han subido un 2%. En este mismo periodo el S&P500 ha caído un 2,4% y las acciones de más volatilidad han caído un 6,2%. Es decir, las defensivas tienen más de un 8% de margen respecto a las agresivas, por lo que aunque el mercado recupere con rapidez, es complicado que estas últimas adelanten a las primeras sin que tengamos tiempo de reaccionar.

En el año actual, las agresivas efectivamente habían subido mucho más que las defensivas, pero a día de hoy, la foto muestra una rentabilidad similar de ambos tipos de activos.

Pero donde mejor se aprecia la diferencia entre estos tres tipos de activos es en el acumulado desde final de septiembre del año pasado, donde se han alternado fuertes subidas y bajadas, y todas se han debido básicamente a la apuesta del mercado por una solución al conflicto comercial entre China y Estados Unidos. En este periodo, las defensivas han subido un 10,5% frente a una corrección del 2,05% del S&P500 y una corrección del 7,1% de las acciones de alta volatilidad.

Se puede, por tanto tratar de ir jugando con las acciones de alta volatilidad que son las que más “alegría” te darán cuando aciertas o estar en liquidez con asumiendo el riesgo de “estar fuera en las subidas”; algo que ha ocurrido a muchos inversores en el primer trimestre. Pero como dice el refranero, más corre el galgo que el mastín; pero si el camino es largo, más corre el mastín que el galgo. En esta situación del mercado, preferimos ser mastín. Ya habrá oportunidades más claras para convertirse en galgo, y afortunadamente para los inversores españoles, la fiscalidad de los fondos favorece la transición ágil entre uno y otro tipo de activos de renta variable.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+