En los mercados siempre hay “bajistas” que apuestan por la debacle de las bolsas. Pero lo que es verdad es que las bolsas son alcistas a largo plazo. Desde el 2012 hay muchísimos informes de grandes analistas apostando por caídas de las bolsas de Estados Unidos similares a las de 2007.

Y como las bolsas son alcistas a largo plazo, cuando los bajistas aciertan, suelen estar descapitalizados por lo que las ganancias de su apuesta no les salvan de su debacle. En el siguiente gráfico se ve la evolución de un ETF que apuesta a caídas del S&P500 (short S&P500). Las matemáticas juegan en contra de los bajistas. Un valor o un índice puede subir más de un 100%, pero no puede caer más de un 100%. Así este ETF prácticamente se ha descapitalizado totalmente desde 2009. El que invirtió en él en cualquier periodo anterior a 2016, ha perdido muchísimo dinero. Por mucho que suba ahora este ETF, no recuperaría su dinero.

En el gráfico he señalado dos hitos importantes. El S&P500 tendría que caer un 65% para que un bajista recupere su inversión que realizó en el catastrófico inicio de 2016 o verano del 2015 (cuando también parecía que el mundo iba a entrar en una recesión mundial). El otro hito es que si el S&P500 llegase a cero (hecho imposible), sólo recuperaría las pérdidas generadas desde mediados del 2013. Sin embargo, y de ahí que digamos que las matemáticas favorecen a los alcistas, si el S&P500 cae a mínimos de 2015 y 2016 sería una corrección del 35%, y si corrigiese a mediados de 2013, la caída sería del 43%.

No obstante, a pesar de que las matemáticas no apoyan a los bajistas, la corrección podría continuar. Pero no de un 30% o 40%. Incluso en los años alcistas de bolsa, como está siendo este, suele haber correcciones superiores al 7,5% o incluso al 10% intra-anuales. Este en el que estamos inmersos podría ser un nuevo caso. En el siguiente gráfico vemos la evolución del S&P500 desde 2009. A pesar de ser todos los años muy alcistas en bolsa, salvo en el año 2017, todos los años ha habido correcciones del S&P500 superiores al 9% (en 2013 hubo una ligeramente inferior). En total ha habido más de 13 correcciones superiores al 9%, y estamos seguros que en todas ellas hubo noticias negativas que alentaron a los bajistas a tomar posiciones. Los inversores más indecisos redujeron posiciones pensando que esa corrección sería la que marcaría un techo de mercado y los diarios especializados pondrían más énfasis en los datos negativos que en los positivos.

Pero el caso es que la renta variable ha seguido subiendo e inició el mes en máximos históricos. El inversor que hubiese tomado posiciones en cualquiera de estas correcciones apostando a la baja en un activo como el ETF comentado al inicio de esta clave, estaría perdiendo muchísimo dinero.

Evidentemente, si nos fijamos en el riesgo político que se está empezando a valorar en los mercados (Trump-China y elecciones europeas por ejemplo), podría claramente justificarse que las bolsas continúen corrigiendo. Pero los resultados empresariales están siendo magníficos y los datos macro empiezan a mejorar en Europa (indicadores adelantados muestran que habrá desaceleración pero menor de lo que se esperaba a inicio de año). Con el apoyo macro y micro y, desde hace unos meses, con el apoyo renovado de los bancos centrales, las correcciones deberían ser aprovechadas por los inversores para incrementar riesgos. Además, a diferencia del año pasado, esta corrección ha “pillado” a los inversores muy fuera del mercado. Bien porque vendieron el año pasado presa del pánico o bien porque han ido vendiendo este año por no creerse las subidas, los minoristas no tienen mucho riesgo en las carteras. Esto es fundamental para que no haya fortísimas ventas que aceleren el movimiento bajista.

Estas conclusiones matemáticas del error de posicionarse a la baja en los mercados de renta variable, quizás se entienda mejor en el Eurostoxx 50, incluso siendo un índice que sólo se ha revalorizado un 8,4% desde máximos del 2011. En el siguiente gráfico comparo la evolución del Eurostoxx 50 (parte superior) frente a un ETF Short sobre el Eurostoxx 50. El ETF cumple a la perfección su cometido y replica el movimiento contrario del principal índice de renta variable europea, es decir, si el Eurostoxx sube un 1% en una sesión, el ETF cae ese 1%, y si el Eurostoxx cae un 1%, el ETF sube en esa proporción. En el gráfico vemos que efectivamente el Eurostoxx ha subido sólo un 8,34% desde máximos del 2011. Pues bien, el inversor que comprase este ETF en esos máximos, no pierde un 8,34% (como podría esperarse) sino que pierde el 54% de su posición. Por tanto, ni siquiera como cobertura tiene sentido usar posiciones cortas.

En el ejemplo señalado en rojo, vemos que en la corrección del 2016, en los mínimos de ese año, el Eurostoxx acumulaba pérdidas del 12,54% desde máximos del 2011. El ETF no ganó ese 12,5%, sino que perdió nada menos que un 27,55%. Por tanto, tomar posiciones bajistas tiene sentido sólo a muy corto plazo y hay que deshacerlas en cuanto que los mercados se estabilizan o comienzan a recuperar. Los inversores que tienen experiencia en ello, lo saben.

Nosotros seguimos vigilando el comportamiento del MSCI WORLD como índice de referencia para tratar de analizar movimientos de la bolsa. En base a ello tomamos decisiones de mayor o menor exposición a renta variable o posiciones en sectores o temáticas más agresivas o defensivas. No tratamos de adivinar todos los movimientos del mercado porque somos conscientes de nuestras limitaciones y lo que tratamos es de minimizar lo máximo posible las pérdidas cuando erramos nuestro posicionamiento. En nuestro análisis de inicio de año advertíamos que si el MSCI World recuperaba el nivel de 2.000 puntos, el movimiento probable sería de un lateral entre 2000 y 2.200 puntos. Actualizamos el gráfico y vemos que efectivamente la corrección se ha iniciado al borde de los 2.200 puntos. Puede corregir de nuevo a 2.000 puntos? No tiene por qué suceder pero tampoco es descartable. Pero a sabiendas de todo lo comentado estos días, es muy arriesgado tomar posiciones bajistas apostando por ello. Si mañana hay una noticia que haga descontar que la presión de subida de aranceles provoca un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, las bolsas subirán con fuerza y el 2.200 podría superarse con claridad.

De aquí a cierre de año, el nivel de 2.000 puntos coincide con la base del canal alcista de largo plazo. Estamos hablando que ayer justo el índice cerró en mitad del rango lateral comentado por lo que estamos a un 4% de distancia del escenario negativo y neutral para el cierre de ejercicio. Pero a un 20% del escenario más optimista (volver a la parte superior del canal alcista). Que cada inversor decida si las probabilidades juegan más a favor de los alcistas o de los bajistas.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+