El pasado viernes comentamos que, a diferencia de las caídas de 2018, la corrección iniciada este mes se ha producido con muchos inversores fuera del mercado, en liquidez, o esperando recortes para incrementar riesgos. Bien sea porque vendieron el año pasado presa del pánico, o bien porque este año salieron del rally alcista demasiado pronto, el caso es que no había euforia en los inversores. En nuestra visión estratégica hablábamos de complacencia. Complacencia en los inversores no es preocupante, pero sí que hay un problema si la complacencia es por parte de los mandatarios, tanto de gobiernos como de los bancos centrales.

El buen inicio de año en los mercados, apoyado por unos datos macro que alejan los temores de una desaceleración profunda, y unos resultados empresariales que han superado unas pobres expectativas vemos que rápidamente se ha dejado notar en las declaraciones de Trump, Xi Jinping y Powell. En abril Powell, amparado en  el buen dato de PIB del primer trimestre y la caída de la tasa de paro a mínimos históricos (3,6%) dejó caer de nuevo la posibilidad de subida de tipos. Y este mes de mayo estamos viendo como se recrudece la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Sin duda la complacencia está afectando al modus operandi de estos dos mandatarios. Trump se siente fuerte apoyado por la magnífica evolución de su economía y Xi Jinping no se deja amedrentar, puestos que las medidas que han ido tomando este año para fortalecer su economía y evitar un aterrizaje brusco de la misma, están teniendo efecto.

Si los mercados continúan la corrección de las últimas jornadas, el posicionamiento de los líderes volverá a cambiar. Lo vimos el año pasado. Ninguno quiere ser responsable de la próxima recesión económica. Trump se enfrente al año que viene a la renovación de su mandato, Xi Jinping quiere que China llegue a ser la primera potencia económica mundial y Powell acaba de llegar a la FED y no quiere dar pasos en falso y ser acusado de ser el responsable de la próxima crisis económica.

Así, la corrección podría tener continuidad, pero gran parte del mercado está buscando en qué soporte técnico incrementar riesgos en cartera. El S&P500 ayer corrigió más de un 2%, pero consiguió salvar la primera zona de soporte a la que se enfrenta el principal índice bursátil norteamericano. El nivel de 2.800 puntos, como se aprecia en el gráfico, representa el nivel de máximos y mínimos relevantes de los dos últimos años. Es un buen nivel en el que poder iniciar una figura de vuelta del mercado. Más abajo, el nivel de 2.650 puntos representaría, a priori, el peor escenario a corto plazo. Mientras se mantenga el escenario macro y micro actual y el apoyo de los bancos centrales, unido a lo comentado de inversores en liquidez (o menos riesgos de los asumibles), el rebote debería producirse entre estos niveles y los mínimos de octubre del año pasado (2.650 puntos).

Algo similar ocurre en el Nasdaq, que vuelve a demostrar que es el índice más volátil (ayer corrigió un 3,4%). Ayer se frenó justo en la zona de 7.600 puntos, que es la zona de máximos y mínimos relevantes de los dos últimos años.

En Europa, el Eurostoxx 50 también cotiza  cerca de niveles de soporte técnico. Entre 3.250 y 3.300 puntos está la zona de máximos y mínimos relevantes de los dos últimos años. Su pérdida generó la debacle de octubre-diciembre del año pasado. Por las razones comentadas, entendemos que no se dan las circunstancias para que se repita el movimiento, por lo que el índice podría ir dibujando un suelo en niveles actuales.

Por tanto, aquellos inversores en liquidez, que estaban esperando un recorte del mercado para tomar posiciones, quizás deberían ir planteándose aprovechar la situación para entrar en los mercados. Si se quiere entrar con pies de plomo, marcarse un nivel de pérdidas si los índices pierden (con algo de margen) los mínimos marcados esta semana) puede ser prudente o incluso aconsejable. El problema de los stops de pérdidas es que en mercados que se vuelven volátiles, la probabilidad de que nos salte y nos deje fuera del tramo alcista es bastante alta.

 

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+