Tras una semana de continuas dudas y temores por parte de los inversores, Estados Unidos ha mantenido su medida de presión que anunció el domingo el Presidente Donald Trump. Los aranceles del 10% a importaciones chinas valorados en 200.000 millones de dólares, subirán al 25% a partir de hoy. Técnicamente, el arancel del 25% no se aplica a la mercancía que salió de los puertos chinos antes del 10 de mayo. Eso da un margen de una dos semanas para que las partes lleguen a un compromiso. Ayer el mismo Donald Trump, que ya nos tiene acostumbrados a dar una de cal y otra de arena, rebajó la tensión al decir que ha recibido una carta del Presidente chino Xi Jinping que la describió como “una hermosa carta, la acabo de recibir y probablemente hablaré con él por teléfono”.

A pesar, por tanto, de la subida de los aranceles, las negociaciones no se han roto, y esto está posibilitando que los inversores mantengan las esperanzas en un acuerdo definitivo. Donald Trump ya ha demostrado sus artes negociadoras, y esta estrategia puede ser otra más a la hora de defender sus intereses. Al parecer, a estas alturas de negociación, China no había realizado los cambios normativos a los que se había comprometido en las negociaciones iniciales, lo que hacía imposible que los acuerdos (de firmarse) se pudieran llevar a cabo. La amenaza, y la subida de aranceles podría estar justificada. Y, además de justificada, debemos valorar en justa medida la repercusión sobre el comercio mundial. Un aumento del 15% de los aranceles a las importaciones de 200.000 millones de dólares es una cifra de 30.000 millones de dólares. Hay unos 325.000 millones de dólares en importaciones chinas que, de momento, no están sujetos a arancel alguno.

De momento, en la apertura de las bolsas europeas y el cierre asiático, la respuesta del mercado a la subida de los aranceles, está siendo de subidas. Las bolsas europeas suben en torno al 1%, el Hang Seng ha cerrado con subida del 0,9% y la bolsa de Shanghai sube nada menos que un 3%. No sólo la bolsa reacciona de forma positiva, sino que el Dólar se debilita ligeramente respecto a las principales divisas, y los spreads de deuda corporativa están mejorando con claridad.

A la vista de la respuesta, parece que pesa más la esperanza de que estas medidas sean simplemente unas medidas transitorias de presión, más que algo definitivo que provoque la ruptura de negociaciones. Quizás uno de los índices que mejor nos sirva de indicador sea el Dax alemán. Sus componentes son meramente exportadores, por lo que son los más penalizados en una situación de ralentización del comercio mundial. En el siguiente gráfico señalo la zona de soporte de este índice. La situamos entre 11.700 y 11.850 puntos, que es por donde pasan las medias de 50 y 200 sesiones, la base del canal alcista y un hueco alcista que dejó el pasado mes de abril.

Muchísimos inversores que se habían perdido el rally alcista de inicio de año, están o estaban esperando correcciones para incrementar riesgos en cartera. Sin embargo, una vez más, cuando las correcciones se producen, a los inversores les asalta la duda sobre si es buen momento para entrar. Evidentemente para que se produzcan correcciones, debe haber malas noticias que las justifiquen. Y estas malas noticias nos suelen atemorizar a la hora de generar la orden de compra.

Pero el inversor disciplinado, debe abstenerse del ruido y mantener su plan de inversión. Si este plan era aprovechar los recortes que siempre se producen en las bolsas para entrar o simplemente incrementar riesgos, debe mantener ese plan. Si esta decisión se basaba en el hecho de que las compañías han seguido mejorando sus cifras de beneficios, los datos macro están mejorando y que se alejan definitivamente los riesgos de recesión, la situación no ha cambiado esta semana. El recorte, por tanto, debería ser bienvenido e incluso sano, y toda esa liquidez que se generó en las correcciones del año pasado (por el pánico vendedor) como en las subidas de este año (ventas apostando que el mercado no podría subir tanto), debería ir volviendo al mercado en estas caídas.

En el gráfico del Eurostoxx (valores zona euro del Eurostoxx 600) vemos que hoy el mercado rebota en una zona relevante de soporte. Entre los niveles de ayer y 360 puntos está la zona de mínimos del primer semestre del año pasado y la media de 200 sesiones, así como la zona de máximos y mínimos relevantes desde octubre del año pasado.

El S&P500 ayer cerró por encima de la media de 50 sesiones. En el gráfico señalo la zona de soporte de corto plazo que situamos en niveles relevantes de cotización de febrero y marzo de este año y la media de 200 sesiones.

En renta fija, lo más destacado ha sido la ampliación de los spreads de crédito que se ha producido en la semana. Estos partían de zona de mínimos de los últimos meses, por lo que hay muchos inversores esperando un repunte de los mismos para poder entrar en renta fija a una rentabilidad algo más interesante, que es precisamente lo que se ha producido esta semana. Hoy estrechan ligeramente.

En definitiva, esta semana se ha producido la corrección que muchos inversores estaban esperando. Quizás esta corrección pueda tener más profundidad, pero una vez más observamos que los rebotes no suelen avisar y pueden producirse cuando menos nos lo esperamos. Así que aquellos inversores que tenían planificado aprovechar las caídas del mercado para entrar, quizás puedan desaprovechar una vez más la oportunidad si esperan para entrar, a que Estados Unidos y China firmen un acuerdo.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+