Una de las derivadas de que la FED no vaya a subir más los tipos de interés o, que incluso se baraje la posibilidad de que a un año vista lo puedan bajar, es que esto podría acelerar la recesión. O más bien la mayor probabilidad de una recesión próxima podría hacer que la FED haya cambiado el discurso y se puedan replantear que llega de nuevo el momento de “dopar” al mercado. Ayer el BCE fue claro en su discurso al anunciar nuevas subastas de liquidez TLTRO después del verano. No sólo anunció una fuerte rebaja de expectativas de crecimiento para este ejercicio desde el 1,7% al 1,1%, sino que anunció “medidas de expansión monetaria”  consistente en una nueva ronda de macro préstamos a la banca en condiciones ventajosas (TLTRO III) y añadió que la barra libre de liquidez semanal se mantendrá, como mínimo, hasta marzo de 2021.

En definitiva, no se esperan subidas de tipos en Europa para bastante tiempo. Los bancos centrales están virando sus mensajes para evitar que la desaceleración actual acabe en recesión, lo cual es positivo puesto que evitaría el error del BCE que subió tipos de interés el verano del 2008 ante un repunte de las materias primas (del 4% al 4,25%) obligándolo a bajarlos en sólo 8 meses hasta el 1%. En 2011, justo antes de la crisis de deuda de los periféricos, el BCE volvió a errar subiendo dos veces los tipos de interés hasta el 1,5%, obligándolo de nuevo a bajar de forma acelerada hasta el 0%, tal y como se aprecia en el siguiente gráfico (en blanco los tipos oficiales del BCE y en amarillo el Eurostoxx.

Creemos que el cambio de discurso de los Bancos Centrales y, por supuesto, el posible acuerdo comercial a corto plazo entre Estados Unidos y China van a evitar que la desaceleración actual se convierta en recesión en los países desarrollados. En los emergentes no se baraja escenario de recesión, aunque sí que la desaceleración podría ser severa si sigue deprimiéndose la economía de los países desarrollados. En este sentido, tal y como comentamos esta semana en nuestras claves del miércoles, podemos estar entrando en los mercados en un escenario lateral de “esperar y ver” antes de acometer decisiones de calado en la gestión de carteras. El mercado ha dado la oportunidad, con el rebote, de reestructurar las carteras y así lo hemos hecho. Hemos reducido riesgo de renta variable y la renta variable de las carteras la hemos rotado hacia sectores y temáticas defensivas. Históricamente se ha demostrado que este tipo de temáticas suele funcionar bien en entornos de final de ciclo económico o incluso en entornos de recesión económica.

Así pues, mientras se conocen los datos macro del primer y segundo trimestre de este año, vigilaremos los principales indicadores que nos dan señales de mayor o menor probabilidad de recesión en Estados Unidos. El principal indicador que veníamos comentando el año pasado de forma periódica es la pendiente de la curva de tipos de Estados Unidos. Este indicador generó el año pasado muchísimos titulares catastrofistas y nosotros defendimos que una pendiente plana no tiene por qué significar que inequívocamente la economía entre en recesión unos meses más tarde. Tal y como se aprecia en el gráfico en el periodo 85-92 la pendiente de la curva no se mantuvo muy empinada (línea roja de la parte inferior del gráfico) y, de forma más clara, la pendiente estuvo en niveles igual o inferiores al actual en todo el periodo del 95 al 2001. Durante seis años la pendiente estuvo negativa o próxima a cero y la economía y el S&P500 (en negro en la parte superior) se mantuvieron fuertes.

No obstante, resaltamos en nuestros estudios de la pendiente de la curva, que el problema no venía de una pendiente negativa o próxima a cero. Las recesiones habían venido precedidas de un aumento de la pendiente desde tasas muy bajas, y cuando la rentabilidad de los bonos alcanzaba el techo de la subida de los tipos de interés. El año pasado, cuando las previsiones apuntaban a que la FED seguiría subiendo tipos hasta el 3%, defendíamos que hasta que no se produjese esta confluencia en el 3%, no se produciría la fatídica señal. Pero en las últimas semanas, cómo se han reducido las previsiones de subida de tipos (línea morada superior), los tipos a 2 y 10 años (azul y verde) están confluyendo rápidamente al nivel de los tipos oficiales. Así pues, en base a esto, tenemos que vigilar que desde estos niveles no se amplíe con claridad la pendiente (que los inversores vendan el 10 años para refugiarse en el 2 años) y, sobre todo, que la FED no de indicios de bajar los tipos de interés debido a peores perspectivas de crecimiento.

El segundo indicador relevante es la tasa de paro. Tasas de paro en mínimos históricos nos hacen pensar que la situación es idílica y no se debe temer que la recesión se aproxima. Sin embargo, en todas las recesiones de Estados Unidos ha funcionado muy bien como indicador adelantado el aumento de la tasa de paro.  Hoy a las 14:30h se publica la tasa de paro de Estados Unidos y se prevé que corrija del 4% al 3,9%. Esto es fundamental puesto que a la vista del gráfico, si el Paro en Estados Unidos continuase el repunte de los últimos datos, podría hacer saltar las alarmas.

Evolución de la tasa de paro de Estados Unidos.

Siguiendo con el paro, aunque la serie que disponemos no es tan amplia, el indicador más fiable es el de las vacantes de empleo. Es decir, los puestos de trabajo que tienen sin cubrir las empresas. Las dos últimas recesiones vinieron precedidas por bajada en las vacantes de empleo en Estados Unidos. A día de hoy, las vacantes de empleo  están en máximos históricos (línea naranja) y por primera vez en la historia hay más vacantes que desempleados.

Con este indicador en máximos es complicado pensar en una recesión próxima. Es más, con más vacantes de empleo que desempleados, el riesgo es que los salarios suban. Y si los salarios suben, debería observarse un aumento de las expectativas de inflación. Este escenario no es compatible con discurso de la FED de bajada de tipos. Por todo ello, entendemos que es muy importante a corto plazo, que Estados Unidos y China cierren definitivamente un acuerdo comercial. Si esto es así, mejorarán los indicadores de confianza de los empresarios, y evitará que las vacantes de empleo se giren a la baja, lo que implicaría menores probabilidades de que la desaceleración culmine en recesión.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+