En el 2018 las caídas de la renta variable fueron sustanciosas, pero podrían calificarse como normales atendiendo a comportamientos históricos de este tipo de activos. Sin embargo, en la renta fija sí que se puede decir que el 2018 tuvo un comportamiento anómalo y las caídas fueron superiores a lo que podría calificarse como un año negativo para este tipo de activos. Y es que en la renta fija se unieron tres factores que posibilitaron el excepcional mal comportamiento de este mercado.

  • La FED subió tipos de forma agresiva y mantuvo en su discurso que este año seguiría con más subidas. Esto provocó fuertes ventas de los inversores de renta fija a la espera de que esta subida se produjese para poder invertir de nuevo a tipos más altos. El resto de bancos centrales modificó también su discurso, el dólar se fortaleció y algunos países emergentes se vieron obligados a subir tipos para evitar un gran deterioro de sus monedas.
  • El debilitamiento de los datos macro generó en los inversores miedo a que la ralentización acabase en recesión. Esto declinó en un fuerte aumento de los spreads de crédito, descontando el incremento de las probabilidades de quiebra de los emisores privados.
  • Las primas de riesgo de los países periféricos también repuntaron tras las elecciones de Italia, que pasó a tener un gobierno euroescéptico. La elaboración de los presupuestos contraviniendo las exigencias de Bruselas disparó la prima de riesgo italiana y contagió al resto de periféricos.

Estos factores hicieron subir muchísimo la TIR de los bonos tanto de deuda pública como privada. Y repunte de TIR se traslada en fuertes correcciones del precio de los bonos, de ahí la fuerte corrección de la  mayoría de fondos de renta fija, por muy conservadores que fuesen. Este año, todo ha cambiado muy rápidamente. Los avances en las negociaciones entre China y Estados Unidos, genera optimismo en los inversores al alejarse los temores de una recesión global, lo que beneficia a los spreads de crédito. La FED cambió su discurso y se prevé que este año incluso no haya más subidas. El BCE ha hecho lo propio e incluso hace unos días filtró al mercado su intención de realizar subastas plenas de liquidez a los bancos europeos. Italia finalmente comprendió que “el mercado” es finalmente quién financia su déficit estructural, por lo que no puede ir contra él, y han modificado su discurso radical.

Todo esto está beneficiando claramente a los activos de renta fija. A final de año hicimos un especial análisis de la situación de renta fija en el que pusimos énfasis en que no había que dejarse llevar por el pánico  http://blog.unicorppatrimonio.es/2018/12/19/11308/. En este informe advertíamos que la frase “hay que huir de la renta fija” no tenía ningún sentido. Los spreads estaban descontando un escenario mucho más catastróficos de los reales, es decir, no estaban fundamentados. En el siguiente gráfico actualizamos la evolución de los spreads de la deuda corporativa de los principales sectores europeos.  Se aprecia que en diciembre los spreads (tanto de high yield como subordinadas y sénior de grado de inversión) alcanzaron niveles cercanos a los vividos en 2015 y 2016, cuando el mercado también descontaba que la desaceleración de China podría declinar en una recesión global. Vemos cómo se están estrechando los spreads de forma extraordinaria. Incluso esta semana se están perdiendo la zona que une los últimos mínimos significativos, lo que denota que el apetito por el riesgo se está produciendo de forma clara en los bonos corporativos.

En deuda pública también vemos que se están estrechando las primas de los países periféricos. Aunque la prima italiana se muestra en niveles similares a los de diciembre, el resto de periféricos, sí que corrige claramente, situándose la española de nuevo en torno a 100 p.b. frente a los 130 de inicio de año.

Este estrechamiento ha llevado a los fondos a cotizar a rentabilidades más bajas, por lo que a día de hoy pueden surgir las dudas sobre si queda recorrido. La clave estará, al igual que en la renta variable comentamos ayer, en ver si la desaceleración macro continúa o si es temporal y el ciclo continúa la senda alcista previa. Pero independientemente de esto, hay que analizar no tanto el spread sino cual es la rentabilidad real que ofrecen a día de hoy los bonos. En el siguiente gráfico actualizamos al TIR a la que cotizan a día de hoy los principales índices de renta fija. En la parte superior son índices agregados (deuda pública y privada) de grado de inversión y en la parte inferior son índices corporativos de grado de especulación (High Yield).

Las rentabilidades hoy son, evidentemente, más bajas que las que habían a final del 2018. Pero aún queda mucho recorrido hasta los mínimos de 2017. Y si tenemos en cuenta que el contexto vuelve a ser de tipos de interés bajos o a la baja, estas rentabilidades pueden ser igualmente atractivas para inversores que obligatoriamente deben incluir renta fija en sus carteras (compañías de seguro, planes de pensiones, fondos de inversión, fondos soberanos, reservas, etc…). Además, igual que comentamos ayer para la renta variable, la recuperación de los bonos genera optimismo en los inversores y se crea la sensación de que el peor escenario ya ha pasado. Esto significa que, aunque habrá seguramente repuntes en los spreads de crédito, estos serán vistos como oportunidad de aumentar riesgos en las carteras de renta fija. No hay que olvidar que el bono alemán a cinco años cotiza al -0.33%, lo que funciona como un factor de presión a los inversores para que busquen cupones más altos en sus carteras.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+