Fuente: Resumen del artículo publicado en Uniblog

El 10 de diciembre de 2009 era la primera vez que cinco mujeres eran galardonadas en una misma edición de los Premios Nobel, y la primera vez que una mujer, Elinor Ostrom (tenía 76 años), recogía este galardón en la disciplina de Economía.

¿Es acaso la economía ‘cosa de hombres’? La respuesta es no. Y en UniBlog queremos destacar el papel que en el pensamiento económico han tenido muchas mujeres a lo largo de la Historia.

Son pocas las mujeres que se estudian en los libros de Historia y pocas a las que se les ha reconocido su papel y contribución. Por ello, queremos hacer un homenaje a todas aquellas mujeres que han sido relevantes en la historia de la Economía. La mayoría de ellas son, o han sido, grandes luchadoras por el sufragio femenino y la igualdad de sexos, y han tenido un papel destacado en la economía social y su capacidad de reivindicación. Tal es el caso de Elinor Ostrom.

Creció en el seno de una familia humilde

Elinor Ostrom nació en California en el seno de una familia humilde. Era el año 1933 y la depresión económica se extendía desde Estados Unidos al resto del mundo. En el patio de su casa, Elinor plantaba, junto a su madre, frutas y verduras… quizás esto le hizo tener constancia desde pequeña del valor de los recursos naturales y la sostenibilidad. Era buena nadadora y, a base de competiciones, consiguió ganar dinero para ir a una escuela pública y acceder así a una buena educación. Allí participó en un equipo de debate que favoreció su habilidad para la argumentación y la crítica.

Se graduó en Teoría Política en la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA) en 1954. Años más tarde, se doctoró en la misma Universidad. Durante esos estudios de postgrado fue cuando conoció al que sería su marido, Vincent Ostrom, con quien desarrolló la mayor parte de sus trabajos de investigación y con quien creó la Bloomington School, cuyo interés reside en estudiar mecanismos espontáneos que permitan el uso eficiente de bienes públicos. Paralelamente ejerció de profesora en la Universidad de Indiana, a la que estuvo vinculada desde 1965 hasta su muerte en el año 2012.

El buen gobierno de los bienes comunes

Una de las muchas razones por las que merece ser recordada es por la manera en que cambió la forma de pensar sobre los bienes públicos.

Su trabajo es generalmente conocido por su cuestionamiento al paradigma de ‘La tragedia de los bienes comunes’ (1968), un ensayo de Garret Hardin que determinaba la regulación jerárquica como la única posibilidad de evitar la destrucción de los recursos compartidos limitados (bienes comunes). Su publicación abrió un debate mundial sobre el comportamiento humano en diferentes áreas como la economía, la política, la sociología, la psicología… En dicho ‘debate’, las investigaciones de Ostrom fueron de especial importancia. De hecho, le valieron el Nobel de Economía “por su análisis de la gobernanza económica, especialmente los comunes”.

Durante largo tiempo se sostuvo entre los economistas, casi por unanimidad, que los recursos naturales que se usaban colectivamente serían sobreexplotados y destruidos a largo plazo. Elinor Ostrom refutó esta idea y demostró evidencias de experiencias de buen gobierno de los bienes comunes. Expuso cómo las asociaciones de usuarios pueden gestionar con éxito la propiedad común.

El valor de la cooperación como principio básico

Sus hallazgos relacionados con valores como la equidad, el autogobierno, la confianza, la reciprocidad y la cooperación muestran que muchos de estos valores están presentes en las interacciones sociales. Demostró que cuando los usuarios utilizan los recursos naturales en forma conjunta, a su debido tiempo, se establecen reglas sobre cómo se deben cuidar y utilizar éstos de manera tal que sea económica y ecológicamente sostenible.

En la actualidad, con problemas como el cambio climático, la desaparición de recursos y la gobernanza económica global, su legado académico resulta de especial relevancia.

En su libro más influyente, ‘El Gobierno de los bienes comunes’ (1990), Ostrom invita a pensar críticamente en la intervención del Estado y confirma la relevancia de la estrategia esencial del principio básico de cooperación para cualquier grupo cuyos miembros deban trabajar juntos para alcanzar un bien común. Aun así, en muchas de las conferencias que impartía alrededor del mundo y en las que exponía su tesis, Ostrom resaltaba a modo de introducción “no hay panaceas para resolver los problemas de la acción colectiva”.

Elinor Ostrom murió de cáncer en junio de 2012. Ha sido la primera y, de momento, la única mujer en ganar el Premio Nobel de Economía.

 

 


Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+