Hace justo una semana en nuestro informe diario comentábamos que no veíamos justificación para que continuase el castigo de la renta fija. A mediados de diciembre los futuros daban un 73% de probabilidad a que el BCE subiese tipos de interés a final de este año. A día de hoy la probabilidad ha bajado al 31,4% e incluso hay un 2,6% de probabilidad de que haya una bajada de tipos al -0.1% por parte del BCE. Está claro que la retirada de estímulos por parte de los bancos centrales no va a ser tan agresiva como se podría prever a mediados del año pasado, y esto es positivo para la renta fija.

Y es que antes de precipitarnos en decir que la renta fija sí o sí va a seguir corrigiendo, debemos pensar si habrá presión alcista de los precios, es decir, si la inflación repuntará. Debemos tener en cuenta que, a pesar de las ingentes cantidades de dinero que han inyectado los bancos centrales al sistema desde el estallido de la crisis financiera, la inflación no se ha estabilizado por encima de los objetivos de ningún banco central. Y lo que es peor, la mayor bajada de impuestos a empresas y ciudadanos de la historia que implantó a final del 2017 el gobierno de Estados Unidos, y el aumento del proteccionismo, tampoco ha conseguido que repunte la inflación. La teoría apuntaba a que la bajada de impuestos a empresas y ciudadanos iba a fomentar el consumo y la contratación de empleados, lo que presiona al alza tanto salarios como activos. Y el proteccionismo encarece las importaciones y fomenta el consumo de artículos nacionales, que suelen encarecer la cesta de la compra. Pues ni por eso, la inflación sube en Estados Unidos. El dato ha cerrado el año al 1,9%, el nivel más bajo del año, de ahí que la FED haya relajado claramente su discurso y traslade la idea de que no habrá más subidas de tipos.

En el siguiente gráfico vemos los datos de inflación de las principales economías. La de Estados Unidos por debajo del 2%, Europa en torno al 1,5% y la de Japón apunta al 0,3% (son las previsiones del dato que se publicará mañana frente al 0,8% de noviembre).

A la vista de este gráfico, podemos entender que las presiones inflacionistas que se esperaban no van a llegar. Y es que tal y como venimos comentando desde hace años, los cambios en los hábitos de consumo, la mejora tecnológica y los cambios demográficos son deflacionistas. Gracias a internet y el comercio electrónico las empresas tienen menos poder de fijación de precios, la mejora tecnológica provoca que cada vez sea más barato producir bienes y servicios y sobre todo las materias primas. El petróleo por ejemplo cada vez es más barato producirlo gracias a las técnicas de Fracking. Y los cambios demográficos  y disrupción tecnológica provocan que la inmigración abarate la mano de obra en los países desarrollados.

Debido a esto, los bonos alemanes siguen en la zona de mínimos de los últimos meses a rentabilidades negativas hasta plazos de 8 años. El plazo de 9 años ofrece una rentabilidad del 0,11% y el 10 años sólo ofrece un 0,22%. Este es el punto de partida para un inversor que quiera comprar bonos. Con estas rentabilidades y teniendo en cuenta que no hay presión a que la inflación suba, los inversores cada vez deberían ser más conscientes que los tipos de interés van a estar muy bajos o en torno a cero durante muchísimo tiempo, en Europa al menos.

Con estos datos insistimos que la rentabilidad que ofrece actualmente una cartera diversificada de bonos es muy atractiva y provocará que los inversores vayan entrando buscando rentabilidad. Actualizamos el gráfico de la rentabilidad que ofrecen actualmente los principales índices de renta fija. En la parte inferior los de grado de inversión europeos, norteamericanos y emergentes en dólares. En la parte inferior los índices High Yield de las mismas zonas geográficas.

La caída de las rentabilidades recientes de estas rentabilidades, ya se está reflejando en el precio de los bonos. El motivo es que se están estrechando los diferenciales de crédito. En el siguiente gráfico vemos que los diferenciales de high yield, subordinadadas y grado de inversión europeos, se distancian claramente de los máximos alcanzados en diciembre.

Los niveles alcanzados a final de ejercicio son los mismos de 2016. 2017 fue un año espectacular para los fondos de renta fija corporativa gracias al estrechamiento de los spreads que se observa en el gráfico. Igualmente, vemos que en 2018 los spreads ampliaron con fuerza, lo que explica el mal comportamiento de los bonos y los fondos de renta fija.

¿Para este ejercicio se espera un movimiento como el del 2018 (mantenimiento de la tendencia previa de corto plazo) o quizás sea más probable que el movimiento se aproxime al de 2017 o 2016? Pues si no hay inflación y los bancos centrales no retiran estímulos o incluso se ven obligados a recuperarlos para frenar el deterioro de la inflación, nos declinamos por un movimiento similar al de 2016 (mantenimiento de spreads) o incluso 2017 (reducción de spreads). Ante estos dos movimientos más probables, la renta fija corporativa saldría muy beneficiada. Y partiendo de unas rentabilidades altas como las actuales, incluso si no hay ampliación fuerte de spreads en corto espacio de tiempo, el mayor cupón empieza a compensar el riesgo de repunte de tipos de interés.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+