Ante todo queremos desear a los lectores un feliz año 2019. Respecto al comportamiento de los mercados, los deseos son simplemente que estos tengan un mejor comportamiento que el año que acaba de cerrar. Algo que entendemos que no es difícil puesto que según un informe de Bolsamanía con datos adelantados de Inverco, “los fondos han cerrado en 2018 su peor año de rentabilidad desde 2008 y la quiebra de Lehman Brothers. Han terminado con un rendimiento ligeramente mejor, un -4,6% frente a un -5,6%, pero sin embargo todas las categorías de activos han culminado en negativo, mientras que en 2008 no fue así, porque muchos fondos ligados a renta fija aguantaron el tipo”.

“En la última década, los fondos españoles han terminado en negativo en tres ocasiones, según Inverco. En 2008 y en 2018, pero también en 2011, cuando cerraron con una caída del -0,5%, el tercer peor año para los fondos desde que se inició la crisis.

En 2018, todas las categorías de fondos han caído en desgracia. Los activos más perjudicados han sido los de bolsa puros, ya que ha sido el año de la gran corrección. Los fondos de acciones españolas han acabado con una pérdida del -11,6% y los fondos de acciones internacionales, con un retroceso del -12,6%, de acuerdo al avance provisional de Inverco”.

Así pues, consideramos necesario empezar el nuevo año analizando hasta dónde han llevado las correcciones a los principales índices bursátiles para comprender si, al igual que ocurrió en el 2008, podemos estar en el inicio de un excelente año de bolsa (recordemos que en 2009 las bolsas subieron con muchísima fuerza a partir de marzo). Comenzamos con el estudio del índice que consideramos que ha sido el que ha liderado los movimientos a lo largo de gran parte del año. El tecnológico Nasdaq  100 ha corregido en diciembre justo hasta los 6000 puntos, que era el peor escenario que barajábamos cuando el índice perdió la línea que une mínimos de 2009 y 2016. En 6000 puntos pasa la línea que une mínimos desde mediados de 2009, 2011 y 2016, así como la zona de máximos y mínimos relevantes desde 2017.

En el mismo gráfico se aprecia que a pesar de las correcciones del 2018, el índice sigue siendo alcista a largo plazo. La media de 200 semanas pasa por la zona de 5.500 puntos, que podría ser la guía para este ejercicio. Y el índice mantiene una tendencia alcista por el claro apoyo de los beneficios empresariales. Unos beneficios que aunque los analistas prevén que crecerán este año a un ritmo menor que en 2018, siguen estimando crecimientos. Como vemos en el siguiente gráfico, la caída del precio (línea negra), aparejada a unos BPA estimados en máximos históricos (azul), han llevado al índice a cotizar en diciembre a un PER muy atractivo, sólo superado en 2008, principios de 2009 y en la fase de inicio de recuperación económica de Estados Unidos (2010-2013).

Siguiendo con Estados Unidos, el índice de pequeñas compañías, el Russell 2000, también ha corregido en diciembre justo hasta la línea que une mínimos desde mediados de 2009. Los mínimos de diciembre coinciden con la zona de máximos de 2015, el RSI semanal está muy sobrevendido y se perforó a la baja la media de 200 semanas. Si esta media se recupera en las próximas sesiones, podría ser una muy buena señal de suelo para este índice que marca históricamente la tendencia de las bolsas norteamericanas, ya que sus componentes están más ligados al ciclo de Estados Unidos.

El Dow Jones Industrial con menos peso en las tecnológicas, no ha llegado a perder la línea que une mínimos desde 2009. La línea que une mínimos desde mediados de 2009, 2011 y 2016 pasa justo por la zona de la media de 200 semanas que podría ser el nivel de soporte relevante para este índice a corto plazo.

En Estados Unidos el S&P500 es el que peor aspecto presenta, puesto que en diciembre también perdió la línea que une mínimos desde mediados de 2009, 2011 y mínimos de 2016. No obstante, en el gráfico se aprecia que el índice rebotó justo en la media de 200 semanas, una media móvil que marcó el suelo en las dos últimas correcciones severas del índice (2011 y 2016). Por lo tanto, si el índice S&P500 consigue mantener el rebote iniciado la semana pasada y no pierde (en cierre semanal) la media de 200 semanas (2.350 puntos), el comportamiento podría ser similar al vivido en 2011 y 2016.

Fuera de Estados Unidos, quizás el índice más global, el MSCI World, es el que mejor refleje la situación actual. Los mínimos de diciembre coinciden con la media de 200 semanas y con la línea que une mínimos desde mediados de 2009.

A la vista de este gráfico sólo podemos decir que la bolsa global está en clara zona de soporte técnico con el RSI muy sobrevendido en niveles que se alcanzaron en los mínimos de 2009, en los de 2011, y en los de 2015 y 2016. Situación que se asemeja más a la de un suelo de mercado que a la de un techo, sin duda.

En Europa, el índice Eurostoxx (valores de la Eurozona del Eurostoxx 600) cotiza también cerca de zona clara de soporte técnico. Entre los niveles actuales y los 300 puntos está la línea que une mínimos desde 2009 (base del canal alcista de los últimos 10 años en azul), la media de 500 semanas y la zona de mínimos y máximos relevantes desde 2010. El RSI también está en niveles que han marcado los mínimos y rebotes de los últimos 10 años.

De los mercados emergentes destacar el comportamiento del Hang Seng. La economía china es la que amenaza, al igual que ocurrió en 2015 y 2016, con descarrilar la economía global. Precisamente esta mañana las bolsas europeas han comenzado la sesión con fuertes correcciones al publicarse el dato del PMI manufacturero de China por debajo de 50 puntos (ha caído a 49,7 desde 50,2 anterior y estimado). Recordemos que por debajo de 50 puntos indica contracción, de ahí la reacción tan negativa de las bolsas chinas esta madrugada y el arrastre a las plazas europeas en la apertura. En el gráfico del Hang Seng vemos que los mínimos del año pasado coinciden con la media de 200 semanas y zona de máximos relevantes desde 2010. Más abajo en torno a 23.000 puntos se sitúa la media de 500 semanas y la línea que une mínimos desde 2009. Entre los niveles actuales y 23.000 puntos, se podría decir que se situaría la zona de soporte en la que este índice podría hacer un suelo tras las fuertes correcciones del año pasado.

Si hay un país en el mundo con capacidad de controlar su economía y revertir la situación, ese es China. Ya lo vimos en 2011 y en 2016, cuando justo desde los niveles actuales, el PMI manufacturero se giró al alza desde los niveles actuales. El PMI manufacturero indica el nivel de confianza de los empresarios chinos. Este indicador sería quizás el que más rápido rebote en el caso de que Donald Trump y el líder chino Xi Jinping alcancen un acuerdo que evite nuevos aranceles a importaciones y se vislumbre el fin de la guerra comercial entre las dos primeras potencias mundiales. De momento, a la vista de los gráficos de hoy, la tensión comercial de estos dos países ha llevado a los principales índices bursátiles a zonas relevantes de soporte, por lo que una buena noticia podría acelerar un rebote fuerte de los mercados. Si esta noticia se pospone demasiado en el tiempo, el deterioro de los índices de confianza sí que puede desencadenar en una situación más grave que una simple corrección de los mercados dentro de una tendencia alcista de largo plazo.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+