Fuente: Artículo publicado en Uniblog, realizado por Redacción

Ahí va una pregunta sencilla: ¿en qué se parece tu marca preferida de moda, el hotel de vacaciones de la playa o el supermercado de la esquina a la pequeña cafetería en la que has desayunado esta mañana? No busques una respuesta compleja: probablemente sean empresas familiares.

La empresa familiar constituye el motor de la economía española. Hablar de estos negocios es referirse a miles y miles de sociedades (la mayoría diminutas), que componen el tejido productivo de nuestro país. En concreto, son más de 1,1 millones en España, la mayoría identificables en nuestro entorno cercano.

Bastan unas pocas cifras para justificar su importancia y sustentar la afirmación de que las empresas familiares constituyen una de las principales bases de la economía española.

Que el 89% de las empresas de España son de origen y/o gestión familiar, que generan el 67% del empleo privado o que originan el 57% del PIB, son algunos de los datos extraídos del Barómetro Europeo de la Empresa Familiar, elaborado por KPMG, y del informe Radiografía de la empresa familiar, del Instituto de Empresa Familiar, que podrían servir para ofrecernos unas perspectivas del valor y la función que realizan estas empresas.

Valores de la empresa familiar

Al inicio de este artículo nos preguntábamos en qué se parece una gran marca de moda a la cafetería en la que habíamos desayunado hoy y señalábamos que, probablemente, ambas sean empresas familiares pero con perfiles muy distintos, con modelos de gestión completamente diferentes y con problemas en las antípodas en uno y otro caso. Y entre medias, miles y miles de negocios de origen familiar. Cada uno con sus circunstancias, sus fortalezas y sus debilidades.

Este tipo de empresas comparten (al menos cuando nacieron, en los casos en los que, con el tiempo, se transformaron en grandes corporaciones empresariales) los mismos valores y retos: el espíritu emprendedor, la cercanía, el liderazgo, el arraigo, el empleo, el esfuerzo por aumentar la facturación, el compromiso, la continuidad… Para los fundadores, sus negocios suelen ser algo más que su fuente de ingresos: son su vida y la vida de sus familias.

Detrás de ellas siempre hay unos nombres y apellidos de los fundadores o sus herederos, que idearon un negocio cercano, que echaron raíces en un entorno a base de sacrificio, que generaron puestos de trabajo, que buscaron la calidad, resultados económicos y éxito que les asegurase su continuidad y su hoja de ruta.

Relevo generacional

He aquí uno de los principales desafíos de las empresas familiares.

El reto de la sucesión es clave y, por ello, las empresas familiares están preocupadas en planificar el relevo generacional, atrayendo a directivos no familiares, renovando a los seniors y garantizando la competencia del sucesor. En este sentido, existen instituciones que, a través de acuerdos con entidades financieras, promueven la continuidad de este tipo de empresas apoyando el relevo generacional mediante fondos y líneas de financiación específicas para ello.

Esta preocupación por el relevo generacional va unida al esfuerzo constante por seguir siendo competitivas, mediante la profesionalización, la permanente innovación tecnológica e industrial, el incremento de dimensión, la internacionalización o el acceso a la financiación.

Temor a endeudarse

Las asociaciones que representan a las empresas familiares señalan el temor de este colectivo a solicitar crédito y argumentan que su propio patrimonio estaría en juego. No obstante, existe una amplia oferta en el mercado de microcréditos, préstamos para constitución de primeras empresas, líneas de financiación a través de convenios con organismos como el ICO, etc.

Y es que, nunca ha habido una oferta financiera tan variada y ventajosa para los pequeños emprendedores como la que existe en estos momentos.

Las empresas familiares se están asociando, asesorando y están compartiendo experiencias. Están aprendiendo modelos de gobernanza y tratan de que las nuevas generaciones puedan tomar con garantía de éxito las riendas de los negocios.

También se están abriendo a la sociedad. Están divulgando su trabajo y hacen proselitismo de su labor. Por ejemplo, en Castilla y León han creado un proyecto para dar a conocer su actividad en los colegios, mostrando sus valores y enseñando a emprender. Unos 1.000 escolares de 18 escuelas oirán hablar en los próximos meses de empresas familiares. ¿Creando nuevas vocaciones? Seguro.

En definitiva: un millón de empresas familiares en nuestro país. Un millón de afanes cotidianos. Un millón de desafíos. Un millón de historias dignas de elogio. Un millón de casos merecedores de un premio. Un millón de enseñanzas.

 


Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+