Incertidumbre y Volatilidad es sinónimo de Riesgo pero también lo es de Oportunidad

Quizás uno de los factores que más afectan a los mercados financieros es la incertidumbre. Y este fenómeno ha sido el que podría definir la evolución de este ejercicio, tanto en los mercados de renta variable como de renta fija. La incertidumbre tanto desde el terreno político como el económico ha ido marcando claramente la agenda y el comportamiento de los inversores, que se han decantado por huir claramente del riesgo.

Desde el punto de vista geopolítico, la guerra comercial abierta entre Estados Unidos y China ha sido sin duda el factor más determinante. Pero a ello hay que añadir el desafío político entre Italia y la Unión Europa; los riesgos económicos de Turquía y Argentina que contagiaron al resto de emergentes; las negociaciones del Brexit, que no se vislumbra un acuerdo definitivo inminente; el crecimiento del populismo, destacando el acuerdo de gobierno en Italia de la extrema derecha y extrema izquierda, o la victoria del extremista de derechas Bolsonaro en Brasil.

Desde el punto de vista económico destacaríamos: La subida de tipos de interés de la Reserva Federal y un calendario previsto de subidas adicionales en 2019 han provocado fuerte repunte de la Tir de los bonos. Además, como la Tir de los bonos de corto plazo ha subido con más fuerza, la curva de tipos se ha aplanado, lo que ha provocado el temor de los inversores a que se aproxime la próxima recesión económica en Estados Unidos. Los datos macro de Europa también muestran una desaceleración económica, pero vuelve a ser el crecimiento de China el que más preocupación traslada a los inversores.

A cierre de noviembre las bolsas europeas corrigen en torno al 10% (9,6% el Ibex; 9,4% el Eurostoxx 50 y 12,85% el Dax Alemán), las emergentes un 14,3% y vuelven a ser las norteamericanas las que mejor se comportan con un +3,24% del S&P500. En renta fija destacar que el principal índice de renta fija global, el JPMorgan Global Aggregate Bond cierra noviembre con una corrección del -3,16%. Si a estos datos restamos el coste de cobertura del dólar (viene dado por la diferencia de los tipos de interés) está en máximos históricos (entre el 2,5% y 3%), la conclusión es que un inversor europeo que no haya querido asumir riesgo de divisa ha tenido prácticamente imposible escapar de las pérdidas este ejercicio.

Pero si la incertidumbre es un factor clave en los mercados financieros, otro aspecto que los describe es que su comportamiento suele adelantar al movimiento de la economía real. Estas correcciones comentadas tanto de la renta variable como de la renta fija a nivel global ya están descontando la desaceleración económica actual y probablemente la venidera. El ciclo económico sigue siendo expansivo pero pierde impulso y, sobre todo, es más asimétrico. Si el año pasado finalizó con todos los países de la OCDE creciendo de forma sincronizada, la situación ahora es distinta. Estados Unidos mantiene un crecimiento robusto gracias al pleno empleo y los estímulos fiscales (PIB +3,5% en el 3T) con una inflación en el objetivo de la FED (+2% en tasa subyacente). La Eurozona pierde impulso de forma evidente (+1,7% ann; +0,2% Trim), destacando la contracción de la economía alemana (-0,2% 3T; +1,1% ann) muy afectada por las exportadoras en el contexto actual del proteccionismo que impulsa Estados Unidos. En emergentes la preocupación está en China (+6,5% vs +6,8% del 2017), que vuelve a relanzar los fantasmas de la recesión global. Somos conscientes que China seguirá desacelerándose los próximos años. Y lo hará puesto que no es sostenible que una economía crezca indefinidamente a tasas superiores a las actuales. Su economía empieza a dejar de ser emergente, pero un crecimiento del 6,5% o incluso del 5% actual genera al PIB mundial un mayor crecimiento nominal que el 10% de hace 20 años, por lo que no es el crecimiento de China el que descarrile la economía global.

El FMI, OCDE y la mayoría de organismos tanto públicos como privados han revisado a la baja el crecimiento económico para 2019 y 2020. Pero es muy importante destacar que lo hacen en sólo unas décimas y no contemplan una recesión global a corto plazo. Las economías crecerán menos pero crecerán, y lo harán en tasas en torno al 3,5%, que aunque es un 0,2% inferior al 2017, son los crecimientos promedios del periodo 2012-2016. Es decir, que la economía seguirá ofreciendo la posibilidad de que crezcan tanto los beneficios como las ventas de las compañías cotizadas, que es el verdadero motor de las bolsas. Si bien contemplamos que los beneficios de las compañías puedan crecer menos en 2019, estos seguirán creciendo. Estimamos un crecimiento de beneficios de las compañías europeas del 10% mientras que se espera un dato menor para las norteamericanas (+8,5%). El motivo no es otro que finaliza el efecto temporal de las rebajas de impuestos.

En definitiva, lo que contemplamos para el 2019 es que las compañías seguirán ofreciendo buenas cifras de ventas y beneficios y las economías (tanto desarrolladas como emergentes) crecerán de forma sostenida. El Brexit o incluso el “No Brexit” dejará de afectar al mercado en el primer trimestre del año. Italia ajustará sus presupuestos porque “el mercado” al que critica su gobierno es quién financia su déficit. La tregua firmada por Donald Trump para no ampliar los aranceles a China, debería posibilitar un acuerdo favorable a ambos contendientes (arancel sólo del 10% a una parte de las importaciones a cambio de una mayor apertura de la economía china a empresas extranjeras). Ni Donald Trump ni el líder chino Xi Jinping, van a arriesgarse a ser los artífices de la próxima recesión económica, por lo que están condenados a llegar a un acuerdo comercial. Además, como hemos comentado en anteriores ocasiones, el crecimiento del comercio mundial no se puede frenar, es innato a un cambio en la cultura de consumo y de ocio actual de la sociedad impulsado por las nuevas tecnologías. En este contexto, el abaratamiento este año de las bolsas (caída del precio con mantenimiento de los beneficios) ofrece un atractivo nivel de entrada, tal cual comentamos en la visión estratégica de noviembre.

En la renta fija, podemos llegar a una conclusión similar. El año ha sido muy negativo, al descontar los mercados fuertes subidas de tipos por parte de la FED y un fuerte aumento de las probabilidades de impago de los emisores privados. Cuando el mercado ya estaba descontando las cuatro próximas subidas de tipos de la FED, el movimiento más probable es que ya no siga subiendo la tir de los bonos. Este mes de noviembre, la tir de los bonos de gobierno USA ha comenzado a corregir tras las declaraciones del presidente de la FED avisando que el calendario de subidas de tipos no está prefijado y los niveles actuales están justo por debajo de los niveles de equilibrio. Es decir, que a lo sumo quedarían dos o tres subidas más de tipos y no las cuatro que adelantaba el mercado. Esto es muy buena noticia para el mercado de bonos puesto que hay menos presión alcista a la TIR (bajista a los precios). Y por el lado corporativo, si finalmente estamos sólo ante una desaceleración económica y no en el preludio de una recesión, las probabilidades de impago de las compañías (relacionada con cifras de crecimiento de beneficios) descenderán por lo que también lo hará la rentabilidad que ofrecen los bonos, lo cual también beneficiará a una industria de renta fija muy castigada este año.

Precisamente, debemos ser consciente que el castigo de este año posibilita que los bonos dentro de los fondos de inversión de renta fija ofrecen hoy una rentabilidad a los partícipes muy superior a la del cierre del 2017, por lo que comenzarán a atraer a nuevos inversores, o los actuales dejarán de reducir riesgos. Esto posibilitará que una cartera diversificada de activos de renta fija y renta variable, ofrezca actualmente un potencial de rentabilidad bastante atractivo. Históricamente las correcciones del mercado siempre han generado buenas oportunidades de inversión y pensamos que la actual no difiere de otras vividas anteriormente. No es momento de huir de los mercados, sino más bien al contrario. Hacerlo de forma cauta maximizando la diversificación entre distinta tipología de activos y distintas zonas geográficas siempre ha sido una máxima de nuestras inversiones. Quizás hoy esta máxima tenga más sentido que nunca.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+