Cuando los mercados están en tendencia bajista, siempre se le da más pábulo a las noticias negativas que a las positivas. En los alcistas ocurre lo mismo, es decir todo lo positivo se refleja rápidamente en el precio y lo negativo se va dejando de lado. Ahora tras el fatídico mes de octubre con fortísimas caídas de la mayoría de índices de renta variable, todas las noticias parecen tener un efecto negativo sobre los mercados. E incluso las positivas pasan de lado en las cotizaciones.

El más claro ejemplo de la última noticia positiva que pasa desapercibida por el mercado ha sido los datos de ventas del día del soltero en China. Alibaba batió el 11 del 11 el récord de ventas en un solo día al alcanzar la cifra de 30.802 millones de dólares, nada menos que un 26,9% más que en el 2017. Alibaba vende en un solo día más que Amazon en el black Friday y cibermonday juntos. Lo más importante es que de todo lo comprado, el 40% pertenece a marcas internacionales. Estamos seguro que este dato se publica en un entorno positivo de los mercados y hubiese sido excusa para una jornada muy alcista de las bolsas. Sin embargo, los índices norteamericanos corrigieron más de un 2%.

Los resultados empresariales han sido otra buena noticia las últimas semanas y tampoco se ha reflejado en el precio. La cifra de ventas y beneficios han sorprendido incluso las previsiones optimistas de los analistas. En este caso la noticia positiva se toma por el mercado por el lado negativo. Estos datos tan altos de beneficios hacen temer a los inversores por un techo en los mismos y provoca el miedo a que desde aquí lo único que se puede hacer es empeorar. Pero los beneficios no van a decrecer. Al igual que pasa con los datos macro, que es habitual confundir recesión con desaceleración, en los beneficios el mercado descuenta un menor crecimiento de los mismos, nada de pérdidas ni decrecimiento.

Otro ejemplo de noticia positiva que se toma de forma negativa es la caída de los precios del petróleo. El West Texas han corregido en picado más de un 20% desde principios de octubre. Curiosamente lo hace desde la zona de techo que venimos comentando desde antes del verano. En nuestras claves diarias venimos defendiendo que el precio del petróleo debería estabilizarse a largo plazo entre 50$ y 60$ el barril, y el motivo no es otro que la mejora tecnológica que está provocando que a partir de 50 dólares aumente muchísimo la producción de petróleo en Estados Unidos a través de los métodos conocidos como Fracking.

Evolución del West Texas. Estas últimas semanas volvemos a leer que la caída del petróleo se produce por una fuerte desaceleración de la economía y, cómo no, algunos ya vuelven a apostar por la próxima recesión económica. Os suena de algo? A nosotros nos suena bastante a lo acontecido a principios del 2016.

Y no nos podemos dejar engañar. La caída del precio del petróleo no se debe de nuevo a una menor demanda. La OPEP hace muy poco aprobó el aumento de producción debido a una demanda creciente de petróleo. La caída se debe a una mayor oferta. En primer lugar porque las sanciones a Irán por parte de EE.UU. no van a ser tan severas. En segundo lugar por los rumores de nuevo de que Arabia Saudí está negociando con Rusia aumentar la producción para ganar cuota de mercado frente a Estados Unidos. Pero sin duda es el aumento de la producción de petróleo de Estados Unidos lo que está presionando a la baja los precios. En el siguiente gráfico es donde mejor se aprecia este fenómeno. En naranja la producción de barriles diarios de Estados Unidos, en verde los precios del crudo y en azul el número de plataformas petrolíferas operativas en Estados Unidos.

Claramente es la subida de producción lo que afecta a la caída. Si la caída es por mayor oferta siempre es una oportunidad y beneficia a los mercados puesto que rebaja los costes de las empresas, sobre todo en Europa que es demandante neto de energía.

Para final de año pensamos que son muchas las noticias positivas que se pueden publicar y que deberían apoyar que en octubre los mercados hayan marcado mínimos del año.

  • Esta misma semana podría despejarse bastante las dudas sobre un acuerdo del Brexit.
  • Italia ha presentado de nuevo un presupuesto desajustado a los requerimientos de Bruselas, pero el mercado seguirá presionando para que el gobierno acabe ajustándose. No en vano, el mercado es “ese ente” que financia el déficit. Entendemos que de aquí a final de año se aprobarán presupuestos en Italia con un déficit menor y más próximo a Bruselas, por lo que la prima de riesgo podría mejorar contagiando a la mayoría de activos de riesgo.
  • China y la crisis comercial con Estados Unidos. Es muy probable que en la cumbre del G20 de final de este mes, podría haber una foto entre los dirigentes de Estados Unidos y China tras la que descenderían claramente la probabilidad de que Trump aumente los aranceles actuales.
  • Desaceleración. Está claro que los principales datos macro apuntan a desaceleración. De aquí a final de año habrá que estar muy atentos a la publicación de los datos macro adelantados puesto que estos dirán si la desaceleración de los últimos meses es temporal o coyuntural. De momento las sorpresas macro están siendo positivas en Estados Unidos y Emergentes mientras que negativas en Europa, tal y como se aprecia en el siguiente gráfico.

De estas últimas referencias que podrían generar noticias positivas, hay que tener en cuenta que el escenario negativo ya está descontado por el mercado en todo y gran parte. Así pues, si sale según estimado, no afectarán al precio de las cotizaciones, pero si hay sorpresa positiva, los mercados sí que reaccionarán al alza.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+