Esta semana en nuestras claves del martes veíamos que los principales índices bursátiles se encontraban en claras zonas de soporte, niveles en los que podría generarse un rebote. El detonante para estos rebotes podría ser la publicación de resultados empresariales del tercer trimestre. Pero ayer los inversores se apresuraron a vender de forma masiva sin esperar tan siquiera a que las compañías comiencen a rendir cuentas. Buscar explicación a una caída del 3,3% del S&P500, del 4% del Nasdaq, Nikkei o Hang Seng en la misma sesión es complicado. No puede ser que estas caídas se fundamenten en un nuevo mensaje de Donald Trump presionando a la FED para que no sea tan agresiva subiendo tipos de interés. Debe haber algo más.

Quizás una explicación esté precisamente en la antesala a los resultados empresariales. En nuestra visión estratégica de este mes hemos comentado que hay más capacidad de sorpresas positivas en Europa que en Estados Unidos. Las estimaciones de beneficios de las tecnológicas norteamericanas y de la mayoría de sectores son muy optimistas. Tanto en la publicación de abril como las de julio, hubo bastantes reacciones negativas de las denominadas FANGS (Facebook, Amazon, Apple, Netflix, Google) a pesar de que todas mejoraron ventas y beneficios. El caso es que se quedaron por debajo de las optimistas previsiones y el mercado lo castigó. Después recuperaron puesto que la caída ajustó el precio rápidamente a las nuevas previsiones de beneficios.

Quizás en el siguiente gráfico de la evolución del Índice FANG+ se comprenda mejor lo comentado. Los BPA estimados estaban creciendo de forma casi exponencial, lo que justificaba que los valores podrían seguir teniendo recorrido a pesar de estar cotizando a PER estimado en torno a 30x (en naranja en la escala derecha). Desde la publicación de resultados empresariales de julio, la tendencia de BPA (Azul) ya no sube de forma vertical sino que ha entrado en fase lateral, aunque sigue estando en zona de máximos. Si los BPA estimados futuros se estancan, un PER estimado de 30x es muy caro. El precio se está ajustando rápidamente y con las caídas de hoy del índice, el PER estimado ha caído a mínimos anuales.

Así pues, puede darse el caso de que el ajuste se esté realizando antes de que se publiquen los resultados. Los inversores no quieren llevarse las sorpresas pasadas y han decidido salirse antes. De esta forma, si los resultados defraudan, quizás el precio ya lo descuente. En nuestra visión estratégica advertíamos que este recorte lo podrían ocasionar los beneficios si defraudaban pero no contábamos con la posibilidad de que se adelantaran a la publicación de los mismos.

Cómo vemos en el siguiente gráfico del Nasdaq Composite, ayer se perdió la directriz alcista que comentamos el martes. En el gráfico usamos el futuro en vez del contado para ver el nocturno. Cotiza esta mañana ligeramente por debajo de la media de 200 sesiones. Más abajo tenemos la directriz que une mínimos del 2016, que podría ser el siguiente soporte para el valor. No obstante, mucho ojo a un índice tan volátil puesto que podrían acelerarse las correcciones hasta niveles cercanos a 6000 puntos, por donde pasa la media de 500 sesiones y es la zona de mínimos anuales.

Siguiente con los futuros, el del S&P500 perdió ayer la directriz alcista pero cotiza hoy justo en la media de 200 sesiones. El dibujo es similar al que se produjo en febrero y en marzo de este año. En las anteriores ocasiones rebotó apoyado por la macro y micro norteamericana. Ahora podría hacer lo mismo siempre y cuando siga el apoyo de los resultados empresariales. Mañana publican Citigroup, JPMorgan y Wells Fargo, lo que podría ser un muy buen adelanto.

En Europa, tenemos al DAX en mínimos anuales y muy cerca de la media de 200 semanas. El índice cotiza en la línea que une mínimos desde 2009. Entendemos que es pronto para avanzar que esta línea se ha perdido y estemos entrando en una fase bajista de los precios. Por tanto, de momento podemos concluir que estamos ante un recorte dentro de la tendencia alcista principal.

El Eurostoxx 50 con dividendos está justo en los niveles de máximos de 2007 y mínimos anuales. La media de 200 semanas pasa ligeramente por debajo. Por tanto, no podemos concluir a la ligera que se haya perdido los soportes relevantes de largo plazo.

Y la corrección de esta semana de los emergentes ha llevado al índice principal a la zona de medias móviles de 200 y 500 semanas. Tras las fuertes correcciones recientes, no parece que el nivel actual sea el más indicado como para deshacer todas las posiciones.

Lo que sí que se podría plantear es si se está produciendo una rotación de activos. Entre zonas geográficas parece que no, puesto que tenemos el relativo de emergentes y de Europa en zona de mínimos anuales sin muestras de rebotar.

No hay rotación por zonas geográficas, pero sí que parece que está habiendo rotación sectorial. En el siguiente gráfico comparamos la evolución del Índice Low volatility del S&P500 (morado) frente al High Beta (naranja). Es decir, las compañías arriesgadas frente a las defensivas. Desde junio, se aprecia claramente cómo las defensivas incluso subieron en las dos de las tres últimas correcciones. Y en esta última corrección están salvando los muebles. El High Beta corrige más de un 7% mientras que las defensivas suben un 3.25% en el periodo estudiado. Da la sensación de que estamos en una fase en la que los inversores quieren seguir teniendo bolsa, pero en valores más defensivos.

Por tanto, parece que estamos en una fase correctiva y se está produciendo una rotación hacia sectores defensivos. Pero de momento es pronto para concluir que estamos en algo peor.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+