Divergencia entre el sentimiento de los inversores y el comportamiento de los mercados

No es nada nuevo, es más, es lo habitual en el comportamiento del mercado. La renta variable se suele mover de forma contraria al sentimiento de la masa, es decir, sube cuando los inversores son muy pesimistas y corrige cuando son muy optimistas. En la anterior frase hemos situado el “muy” de forma intencionada, puesto que la teoría de la opinión contraria suele funcionar sólo en casos extremos. La frase de Buffet “Me muestro avaricioso cuando el resto tiene miedo y tengo miedo cuando el resto son avaricioso”  es un magnífico resumen de la teoría de opinión contraria.

Este mismo año hemos asistido a un magnífico ejemplo de la teoría de opinión contraria. En la lectura de enero el ratio de la American Association of Individual Investors mostraba que el 60% de los encuestados esperaban que la bolsa de Estados Unidos subiese los próximos seis meses. Esa tasa optimista no se veía desde final del año 2010. Sólo a final del 2014 anduvo cerca con un 57%. El comportamiento del S&P a las pocas sesiones evidentemente fue una severa corrección. En el siguiente gráfico vemos cómo la lectura adelantó a la perfección el máximo del S&P500. En azul el porcentaje de inversores alcistas y en naranja el S&P500.

Ahora sin embargo, la mayoría de informes de analistas macro apuntan a que estamos ya en el final de ciclo y ya los mercados no tienen mucho margen de subida. En cierta manera compartimos esta opinión, pero entendemos que se puede estar al final de ciclo en determinadas zonas geográficas y son determinados sectores o tipo de compañías los candidatos a dejar atrapados a los inversores si se va detrás de los precios comprando. También es verdad que es muy complicado que se pase de un crecimiento global estimado para este año cercano al 4% (3,9% según el consenso) a una recesión global. Cuando los inversores y analistas entran en modo pánico nunca hay medias tintas. A muy pocos se les ocurre pensar que quizás la economía norteamericana o la global no entren en recesión y “sólo” crezcan un 2.5%-3% (por poner una cifra) los próximos años.

Desde marzo, las encuestas a inversores ofrecen un dato en torno al 30% de alcistas, lo que claramente muestra el cambio radical en el sentimiento de los inversores. Ahora se ponderan mucho más las noticias negativas y casi nada se habla de la magnífica temporada de resultados de las compañías norteamericanas (ventas ha crecido un 8.28% y beneficios un 23.78%). La fuerte subida del precio del petróleo (que no es sostenible puesto que la oferta tiene claro margen de aumentar), la imposición de aranceles por EE.UU. (como herramienta para negociar) y ahora la ruptura del acuerdo de desarme nuclear con Irán lastran el optimismo de los inversores, que reducen su exposición a bolsa.

Sin embargo, una vez más el mercado parece ir en contra del sentimiento. El S&P500 ayer rompió la directriz bajista que une máximos desde enero. Además cerró por encima de los máximos de abril. Desde el punto de vista técnico fue ayer cuando se confirmó el “triple suelo” en los mínimos de febrero. Ahora, hay que vigilar que no pierda de nuevo el nivel de 2.675-2.300 puntos, puesto que sería una trampa bajista.

Y el Hang Seng ha realizado el mismo movimiento esta madrugada. En ambos, la media de 50 sesiones (línea verde) parece convertirse en el soporte de corto plazo que diferencia el inicio del rebote de una hipotética trampa bajista (rebote para unir a los inversores al mercado antes de caer).

Y el MSCIWorld rompió la media de 50 al alza y está a punto de superar máximos de abril.

El MSCI Emerging Markets ha inciado el rebote en mínimos de febrero y ha recuperado la media de 200 sesiones. Debería confirmar este rebote superando la directriz bajista y media de 50 sesiones para confirmar suelo.

Y, salvo Argentina, las monedas emergentes recuperan posiciones. Amplio el gráfico de esta semana en el que comparamos la evolución del Dólar frente a monedas emergentes y comportamiento del S&P500. Esta semana el dólar corrige frente a la mayoría de monedas.

En Europa a largo plazo, no está mal la cosa. El DAX rebotó en el soporte clave y supera esta semana la media de 50 semanas.

El Eurostoxx 50 con dividendos a punto de romper máximos y también ha superado la media de 50 semanas.

El Ibex 35 con dividendos ha rebotado justo en un soporte clave. Los mínimos de este año coinciden con la media de 200 semanas y máximos del 2007

El CAC 40 con dividendos está también rompiendo máximos históricos.

Y la pinta del MSCI Europe Small Caps no tiene desperdicio. Mantiene la tendencia alcista de largo plazo, apenas ha corregido este año y la media de 50 semanas ha servido como soporte. Esta semana está superando máximos históricos.

Así pues, hay clarísima divergencia entre el comportamiento de los mercados (rebotando en soportes clave o superando resistencias de corto plazo) y el sentimiento de la masa. La economía se puede desacelerar los próximos meses, o incluso en uno o dos años podrían entrar Estados Unidos en Recesión. Es pronto para saberlo, pero lo que sí indican los mercados es que el apetito por el riesgo continúa y las tendencias alcistas se mantienen. Los índices y los resultados empresariales, que son los que alimentan la tendencia del mercado, de momento no dan síntoma de agotamiento. Habrá que andar con prudencia, eso sí, en los mercados, pero todo apunta a que hay que seguir manteniendo riesgos de renta variable en cartera. Sobre todo cuando la liquidez (en euros) sigue sin estar remunerada y la inversión en renta fija u en otras divisas ofrece casi tanto riesgo (y menor contraprestación) como la inversión en renta variable.

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Divergencia entre el sentimiento de los inversores y el comportamiento de los mercados
Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies