Se cumplen tres años de movimiento contra corriente de las bolsas europeas

Venimos comentando en nuestras claves diarias que uno de los principales motivos de las caídas de febrero se debía a una corrección del exceso de optimismo que reinaba en las bolsas tras la aprobación de la reforma fiscal de Estados Unidos. Efectivamente las bolsas americanas, que acabaron el 2017 en máximos históricos, iniciaron enero con subidas en torno al 5%-6% rompiendo máximos históricos e incluso el techo del canal alcista iniciado en 2016. En el gráfico del Dow Jones es donde mejor se aprecia el movimiento.

Comentábamos que tras la corrección, el rebote no sería fácil y lo más probable era que se produjese un movimiento lateral para consolidar niveles alcanzados. Este lateral continúa siendo el movimiento más probable y el rango parece que lo sigue marcando la media de 200 sesiones como soporte y la media de 50 sesiones como resistencia. El volumen de las operaciones de manos fuertes y débiles apunta a que este movimiento sigue siendo el más probable. Ayer, las fuertes caídas de los índices norteamericanos las volvieron a provocar las operaciones de menos de 10.000 títulos. En el gráfico vemos cómo el saldo acumulado volvió a caer con mucha fuerza en la sesión de ayer….

… mientras que en las operaciones de más de 10.000 títulos el saldo acumulado se fue a máximos del último año. Es decir, que los operadores que entran en el mercado con grandes volúmenes aprovecharon las caídas de ayer para aumentar su exposición a renta variable norteamericana. En el S&P500 y en el Nasdaq ocurrió lo mismo.

Bien, el movimiento de las bolsas de Estados Unidos, tanto el correctivo, como el movimiento lateral con fuerte repunte de volatilidad parece tener bastante sentido. Pero lo que parece fuera de toda lógica es el movimiento de las bolsas europeas. En Estados Unidos sí que podría haber un claro exceso de optimismo, pero por el contrario, las bolsas europeas se encontraban a final de febrero en niveles de hace tres años. Ahora tras la corrección, todos los índices europeos se encuentran bastante por debajo de los niveles que se alcanzaron en abril de 2015. Sin embargo, el PIB de todos los países de la eurozona ha repuntado con fuerza y se ha dejado atrás los riesgos de recesión. Y sobre todo, hay menos riesgos políticos tras haber pasado años de elecciones en todos los principales estados. Macron apuesta por una Europa más unida, con una visión muy similar a los socios de gobierno de Ángela Merkel.

Prueba de ello es que las primas de riesgo de los países periféricos están en mínimos de los últimos años. Sólo la prima de riesgo de Italia sufrió el año pasado un amago de romper al alza por la amenaza de algunos partidos políticos (previa a las elecciones) de abandonar el euro. Pero como se aprecia en el gráfico, la prima de riesgo italiana (morada) este año mantiene una tendencia bajista y cotiza esta semana en mínimos anuales. La prima de riesgo española (naranja) cotiza ya en niveles que no se ven desde antes de la crisis de deuda pública europea de 2010. La semana pasada la agencia S&P subió el rating a nuestra deuda hasta A- con perspectiva positiva, un hecho que sin duda refleja el buen comportamiento de la economía de nuestro país. Más destacado es el movimiento de la prima de riesgo de Portugal. Ahí si que hubo fuerte riesgo después de las elecciones generales de 2015. Pero poco a poco la estabilidad política está llevando a la prima de riesgo portuguesa incluso por debajo de la italiana.

En los periodos más álgidos de la crisis de deuda pública en Europa, la evolución de las primas de riesgo estaba fuertemente correlacionada con las bolsas. Cuando se ampliaban, las bolsas caían y cuando estrechaban, beneficiaban claramente a los índices bursátiles. Sin embargo, hoy cada vez más los inversores tienen la sensación de que las bolsas europeas tienen que corregir si las de Estados Unidos corrigen.

Sin importar que no hayan subido en los tres últimos años de fuertes subidas de las bolsas norteamericanas. Ya comentamos hace algunas semanas que ahora sí que puede ser el momento para las bolsas europeas y hoy vemos que a pesar de que los índices de Estados Unidos corrigieron más de un 2% nuestra apertura ha sido con “sólo” un 0.5% de pérdidas. Actualizamos el gráfico del comportamiento relativo de las principales zonas y vemos que efectivamente la línea dorada que representa a Europa está rebotando en zona de soporte. Y la línea blanca de Estados Unidos está perdiendo el canal alcista de los últimos años.

Más claro se aprecia el movimiento si en vez de estudiar el comportamiento relativo del S&P500 o Eurostoxx frente al MSCI World, lo hacemos entre ambos índices. Los mínimos del índice de valor relativo de este año coincide con la línea que une mínimos desde 2012. El MACD se está cruzando al alza y el RSI está saliendo de sobreventa, lo que apoyaría al movimiento a favor de las bolsas europeas frente a las norteamericanas.

El año 2015 fue el último intento claro de las bolsas europeas de batir a las norteamericanas. Ahí se produjo el mejor arranque de año de las bolsas del viejo continente de los últimas décadas, pero los riesgos de recesión por la contracción de la economía de China llevaron al traste este intento. Ahora que hay clara guerra comercial abierta entre China y Estados Unidos, entendemos que las empresas europeas deberían beneficiarse en el comercio frente a ambos países. Y por supuesto el menor riesgo político es otro factor que claramente favorece a nuestras bolsas. Tras varios trimestres de crecimiento de las ventas y beneficios de las empresas cotizadas, se nos antoja clave la presentación de resultados del primer trimestre que comenzará a partir de la semana que viene, ya que evidenciarán si la corrección de las bolsas desde máximos de 2015 es un movimiento contracorriente, y por tanto, es un movimiento que genera una extraordinaria oportunidad de compra.

En el siguiente gráfico del Eurostoxx 50 vemos cómo en ese inicio de 2015 el índice intentó superar la línea que une máximos desde el año 2000 sin éxito. Ya han pasado 3 años desde entonces y seguimos por debajo de esta resistencia, con cada vez más inversores pensando que con la debilidad de las bolsas de Estados Unidos es imposible que Europa remonte el vuelo. Entonces, quizás sea el momento de la renta variable europea.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Se cumplen tres años de movimiento contra corriente de las bolsas europeas
Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies