La semana pasada manteníamos una estrecha vigilancia del comportamiento del Yen frente al Dólar. Y es que venimos observando en las correcciones del mercado de febrero (tanto de renta fija como de renta variable), el dinero no había huido hacia los activos sin riesgo sino que directamente se había refugiado en la liquidez. Ahora la clave es ver si la liquidez, una vez que la volatilidad está reduciéndose, se va a activos de riesgo o a activos refugio. Veíamos en las claves de la semana pasada que el dinero se había ido hacia la renta variable de Estados Unidos y de emergentes y en menor medida hacia Europa. Y al cierre de la semana era la renta fija la que atraía a los capitales. Europa ofrece menos atractivo debido a la fortaleza del euro, que resta rentabilidad a las inversiones de capital extranjero.

El dólar débil está claro que favorece a Estados Unidos, e indirectamente a emergentes. Al contrario que Europa, los inversores en emergentes prefieren monedas fuertes, ya que es un indicativo de fortaleza de sus economías. Pero la duda que nos planteábamos era que el Yen estaba muy fuerte. Históricamente el Yen suele funcionar como refugio en periodos de crisis, por lo que la fortaleza de los últimos días que hizo que el dólar perdiera soportes importantes, nos hacía temer que el rebote de los activos de riesgo peligrase. Sin embargo, esta semana el dólar rebota frente al Yen y al resto de divisas. Hoy justo cotiza en el nivel de soporte que perdió la semana pasada. Superar estos días el nivel perdido sería una magnífica señal para los activos de riesgo en general.

Frente al euro, también rebota el dólar. Ya hemos visto en múltiples ocasiones la correlación que hay entre la debilidad del Yen y la subida de las bolsas europeas. Y en los últimos meses ha quedado patente que a nuestra renta variable le está lastrando claramente el rebote del euro. Pues como se aprecia en el gráfico del euro frente al dólar, este último está en clara zona de soporte. Estas últimas semanas se ha frenado justo en la directriz alcista desde inicios de la crisis y la media de 500 semanas

No parece que sea mal nivel en el que se produzca el rebote del dólar. Los fundamentales de la economía de Estados Unidos, que está viviendo una aceleración de su economía frente a la desaceleración que se estimaba hace meses (gracias a la reforma fiscal y también a la propia debilidad del dólar) deberían apoyar este rebote. El Dollar Index, presenta situación similar a la del Dólar/Euro (este par es el que más peso tiene en el índice). En el gráfico vemos que en los niveles actuales coincide la directriz alcista y los máximos del periodo 2008-2010.

La otra moneda refugio es el Franco Suizo. La última semana de enero sí que los inversores se refugiaron en el Franco (caída del dólar en el gráfico), pero desde entonces el dólar también se ha frenado en la zona de mínimos relevantes de los últimos años y base del canal lateral alcista de medio plazo. Si volviese a cundir el pánico en los mercados de riesgo, el dólar perdería la zona de 0.9 frente al Franco suizo.

Por último, si realmente lo que está generando un temor en los mercados es una escalada violenta de la inflación, el oro debería ser el activo refugio por excelencia. Los  máximos del año del oro se marcaron el día 25 de enero, cuando las bolsas seguían muy fuertes. En las caídas de la bolsa el oro no ha subido y se mantiene claramente por debajo de la fuerte resistencia de los máximos de los últimos años. La zona de 1.375-1.400 son los máximos desde el año 2013. Al igual que comentamos con el Franco Suizo, la superación de esta resistencia del oro, sí que marcaría verdadero miedo al repunte de la inflación.

En definitiva, a pesar de los recortes de estas sesiones en la renta variable, parece que el dinero que se había refugiado en la liquidez, de momento no se está yendo con claridad a los activos refugio. Mientras el Yen, el Franco Suizo o el oro no rompan resistencias importantes, y la volatilidad se mantenga en niveles actuales, mantenemos como escenario central que el dinero seguirá esperando para entrar o trasladándose a los activos de riesgo.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+