El lunes negro en Estados Unidos no lo provocaron las manos fuertes

Una de las excusas que estos días están utilizando los analistas para explicar las fuertes correcciones de los índices norteamericanos, que se han llevado consigo muchísimos puntos en el resto de índices bursátiles, es la aplicación de algoritmos matemáticos que lanzaron ventas masivas que a su vez iban retroalimentando nuevas ventas. Tal y como venimos comentando desde el lunes en nuestras claves, no hay un argumento fundamental para explicar un cambio de la tendencia alcista actual de las bolsas a una bajista, ya que la macro sigue siendo claramente positiva y los resultados empresariales crecen a tasas incluso superiores a las de trimestres anteriores, sin que aún reflejen la reforma fiscal en Estados Unidos.

Pero los fundamentales nunca han explicado los movimientos de corto plazo. Estos movimientos se deben a sentimientos de la masa. Es por ello por lo que momentos de euforia como el que se inició semanas antes de la aprobación de la reforma fiscal provocaba subidas verticales de los índices, e igualmente puede generase un pánico general que justifique caídas abultadas en la bolsa europea por el simple hecho de que el salario de los norteamericanos repuntase un 2.9% (nivel más alto de la década). Los economistas son expertos en justificar al detalle todo lo que ha ocurrido en el pasado.

Lo que queremos plasmar en nuestras entras en el blog, es que la tendencia sí que la marca la situación macro actual y prevista, así como la evolución de los resultados empresariales. Estos son positivos, y por mucho que haya aumentado la volatilidad y los titulares negativos en los medios de comunicación, los fundamentales no cambian y siguen siendo optimistas. Incluso más optimistas ya que el mercado descuenta que por fin aparecerá la inflación que tanto tiempo llevan los Bancos Centrales queriendo fomentar sin éxito. Si la tendencia es alcista y apoyada por la macro, las correcciones como las actuales deben ser tomadas como oportunidad para incrementar riesgos.

Eso sí, tras un varapalo como el reciente, es complicado que se produzca un giro alcista vertical. Estos giros al alza bruscos se suelen producir después de una caída similar a la de estos días cuando suceden después de una tendencia bajista. Ahí se comprende que el mercado ha echado a todos los inversores minoristas y tiene vía libre para subir con fuerza. El escenario más probable es que los índices se muevan en un terreno lateral en torno al precio de la sesión de ayer, y que la volatilidad se vaya reduciendo para formar un rebote.

Ayer veíamos que el DOW Jones corrigió en solo dos sesiones el exceso de optimismo generado por la aprobación de la reforma fiscal, hoy vemos que el futuro del S&P500 (uso el futuro para apreciar los mínimos nocturnos) se giró al alza justo en la media de 200 sesiones, nivel muy próximo a la línea que une mínimos desde 2016.

En el título de las claves hemos expuesto que no han sido las manos fuertes las que han generado la caída de los índices norteamericanos. Efectivamente, basándonos en el estudio de los saldos acumulados de operaciones de más de 10.000 títulos (bloques que equiparamos a manos fuertes) y  operaciones de menos de 10.000 títulos (no bloques que equiparamos a operaciones de  manos débiles). En el caso del S&P500, la caída del saldo de las operaciones de menos de 10.000 títulos es muy llamativo. Muestra de que sí que posiblemente ha sido cosa de micro operaciones generadas por procesos automáticos. Las operaciones de menos de 10.000 títulos cayeron a plomo ofreciendo un saldo vendedor en el acumulado de los tres últimos meses.

Evolución del saldo comprador (rojo) de las operaciones de menos de 10.000 títulos en el S&P500 (línea blanca).

Al compararlo con el saldo comprador de las operaciones de más de 10.000 títulos que equiparamos a manos fuertes. En los dos días de caídas (viernes y lunes) no sólo no corrigió con fuerza el saldo comprador, sino que aumentó. Es decir, este tipo de operadores aprovechó la corrección para aumentar el saldo. Sin embargo ayer, en el rebote del S&P500 el saldo corrigió, todo lo contrario que ocurre con las manos débiles.

Este último movimiento de ayer de las manos fuertes reduciendo saldo comprador, apoyaría la tesis de que es improbable un fuerte rebote y que los mercados entren en fase lateral las próximas jornadas o semanas, para sentar las bases de un nuevo tramo alcista dentro de la tendencia general positiva de los últimos años.

Algo similar ocurre con el DOW Jones Industrial. Aquí el saldo comprador de las operaciones de más de 10.000 títulos aumentó en los dos días de caídas bruscas y ayer se redujo.

Mientras que las manos débiles claramente están con el peor saldo acumulado de los tres últimos meses.

Este análisis de operaciones de más y menos de 10.000 títulos nos vale para tratar de predecir si estamos en un techo de  mercado. Normalmente en los techos ocurre justo lo contrario, es decir, que las manos fuertes empiezan a distribuir papel (baja el saldo) mientras que la manos débiles lo van acumulando, dejándose llevar por la euforia. No obstante, las microoperaciones como las que han podido provocar el reciente flash Crash, están desvirtuando este estudio, aunque nos vale la muestra actual para demostrar que sí que la caída del mercado se produjo por un gran número de vendedores pero de bajo volumen. Que el origen de esas micro ventas es una máquina o pequeños inversores dejándose llevar por el pánico, es más difícil de demostrar. Lo que sí que hay que tener en cuenta es que si han sido las manos débiles o micro ventas las que han provocado la corrección, es más probable que estemos ante una simple corrección del mercado que ante un cambio de tendencia.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

El lunes negro en Estados Unidos no lo provocaron las manos fuertes
Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies