Si ayer la excusa de la subida de la rentabilidad de los bonos era que el banco de Japón anunció que comprará menos bonos del tesoro de largo plazo, hoy la noticia que pone nerviosos a los inversores es que, al parecer, China va a reducir la compra de bonos de Estados Unidos. Las peores relaciones comerciales y el menor atractivo del mercado de renta fija frente a otros activos parece ser el motivo. Ayer la rentabilidad del bono del tesoro de Estados Unidos a 10 años (tal y como vimos en las claves) tocó máximos de los últimos meses, y los plazos más cortos incluso hay que remontarse a años para encontrar rentabilidades más altas.

Pero todo lo que leemos estos días trata de insuflarnos una visión negativa sobre la inversión en bonos de gobierno de Estados Unidos. El mismo Bill Gross, que fuera el “gurú de la renta fija”, ha salido a la palestra a resaltar, vía Twitter, que el mercado bajista de los bonos se ha confirmado. Al parecer, Bill Gross, en su actual gestora de fondos (Janus Henderson) ha tomado posiciones bajistas en los bonos del tesoro de Estados Unidos.

Profundizando en los informes de Bill Gross, resulta que el “gurú” entiende que el bono del tesoro de Estados Unidos puede alcanzar a corto plazo niveles del 2.7% o 2,8%. Es decir, menos de 25 p.b. desde los niveles actuales. Esto quiere decir que en su fondo no está tomando una decisión estratégica de apostar al gran estallido de la burbuja de la renta fija. Tiene más pinta de que está tomando una posición táctica para testear al mercado y provocar que las manos débiles le sigan y así es más fácil que se cumpla su profecía. Además, estas ventas de bonos por parte de los pequeños inversores, facilitarán que el señor Gross deshaga posiciones con ganancias (tiene que recomprar los bonos vendidos). Y lo que es bastante probable, podría darse un escenario idílico en el podría realizar compras de bonos a tires muy atractivas mientras la masa se apresura a vender.

El mensaje de ayer de que los chinos no van a comprar deuda del tesoro de Estados Unidos o van a reducir su exposición, sería creíble si las posiciones que tienen en cartera fuesen especulativas. Pero lo más normal es que las posiciones del banco central de China en deuda americana sean tomadas a vencimiento, con el fin de diversificar sus multimillonarias reservas. Con el bono del tesoro de Estados Unidos a 10 años al 2.55% y los bonos a 2 años en torno al 2%, la lógica nos hace pensar que es más interesante comprar que vender bonos. Sobre todo si lo comparamos con las rentabilidades que le ofrecen a los chinos el euro, por nombrar la segunda moneda más atractiva para ellos. A dos años el bono alemán les ofrece una rentabilidad del -0.63% y a 10 años un 0.52%.

Es más, se da la paradoja de que hoy el bono del tesoro de Estados Unidos a dos años ofrece una rentabilidad superior a la de los bonos griegos. Sí, aquellos bonos que nadie quiere porque Grecia no va a tener capacidad de pagar nunca. Quizás un inversor europeo no esté dispuesto a obtener más de un 2% adicional de rentabilidad por comprar bonos de Estados Unidos por no asumir riesgo divisa. Pero desde el punto de vista del estado Chino, que tiene que mantener las dos divisas en balance, entiendo que este 2% adicional de rentabilidad no es un aspecto negativo para invertir en bonos del tesoro de Estados Unidos.

Por tanto, a veces hay que ir contra corriente, y cuando todos los informes hablan de que los bonos del tesoro de Estados Unidos pueden vivir su peor momento, quizás sea momento de apostar por ellos. En los siguientes gráficos vamos a analizar el movimiento de la TIR de los bonos del tesoro en los principales plazos, para comprender que el que nos diga hoy que habría que vender bonos, parece que va tarde.

Evolución de la TIR de los bonos del tesoro USA a 2 años. En el verano del 2016, justo cuando estalló el Brexit, los bonos a dos años marcaron mínimos del 0.49%. Desde ahí, la rentabilidad del bono se ha marcado un rally de 150 p.b. y ahora que nos aproximamos a la directriz bajista, resulta que los analistas recomiendan vender bonos advirtiendo que la rentabilidad del bono puede vivir un ciclo alcista. No sabemos si la rentabilidad del bono superará la tendencia bajista de largo plazo (que pasa por niveles del 2.25%), pero todo apunta a que el rebote de la rentabilidad ya se ha producido y entrar ahora es hacerlo tarde. Le puede quedar el último tramo pero a tenor de la tendencia de largo plazo, parece que estamos más en una oportunidad de compra que de venta (recordemos que subida de TIR es caída del precio y viceversa).

Evolución de la TIR de los bonos del tesoro USA a 5 años. Similar comportamiento que el plazo de 2 años. La parte superior del canal bajista de largo plazo se sitúa en el 2.50%. En el gráfico vemos que la TIR cotiza por encima de la media de 500 sesiones en una distancia similar a las producidas en el 95, 2000 y 2007, fechas en las que la TIR se giró a la baja. El bono a cinco años también se ha marcado un rally de 150 p.b. desde junio del 2016.

Evolución de la TIR de los bonos del tesoro USA a 10 años. 120 p.b. de repunte desde junio del 2016. La resistencia se encuentra en niveles del 3%.

En los bonos a 30 años, la resistencia se sitúa entre el 3.2% y 3.5%. Aquí el rally ha sido menor (88 p.b. desde junio del 2016) y apenas ofrece rentabilidad adicional al 10 años, por lo que sí que es bastante más arriesgado (duración va en perjuicio de los tenedores) tomar posiciones.

En definitiva, las noticias e informes que leemos ahora sobre la renta fija de Estados Unidos se asemejan a los que recomiendan vender renta variable después de fuertes caídas. Las portadas de pánico bursátil suelen ser un claro indicio de que hay que comprar bolsa, y si la rentabilidad de los bonos del tesoro de Estados Unidos sigue subiendo los próximos días, entendemos que estamos ante una clara oportunidad de compra. No creemos, por tanto, que los chinos dejen de comprar deuda americana. El problema parece estar más en los bonos alemanes, que se encuentran en situación similar a la de Estados Unidos de hace unos años. Pero ya comentamos ayer que la forma de estar cubierto de una subida de la TIR de los bonos en Europa es apostar por el sectorial bancario de renta variable.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+