Tal y como comentábamos ayer, esta semana puede ser clave para cerrar un extraordinario año en los mercados en las bolsas. Parte de las subidas del año se deben a la buena situación macro pero gran parte también es un adelanto de que la economía, sobre todo la norteamericana, seguirá radiante a pesar de que el actual ciclo económico positivo comenzó en el 2009 y está siendo de los más largos de la últimas décadas. Y gran parte de la euforia de los mercados depende de que llegue a buen puerto la reforma fiscal.

Ayer el presidente Donald Trump logró convencer a los senadores republicanos contrarios a la reforma y La Comisión de Presupuestos del Senado votó 12-11 a favor de la medida. Tras muchas dudas, los dos republicanos del panel que habían expresado la posibilidad de votar en contra de la propuesta — Bob Corker, de Tennessee, y Ron Johnson, de Wisconsin — otorgaron su respaldo. Aún se necesita el voto en el senado a esta reforma, por lo que se mantiene la incertidumbre. En principio la votación está pensada para mañana jueves.

Si finalmente esta reforma sale adelante, la ruptura que vimos ayer al alza de las bolsas de Estados Unidos tendría continuidad a corto plazo y beneficiaría directamente a todos los activos de riesgo.

Quizás la reacción de las Small Caps de Estados Unidos y el sector bancario fueron los activos que reaccionaron de forma más clara. El Russell 2000, indicador de las primeras, ofrecía dudas en las últimas sesiones al enfrentarse a máximos de septiembre. Tras la noticia, rompió la resistencia de forma clara, cerrando la sesión en máximos del día.

El sector bancario del S&P500 subió algo más de un 3%. El motivo no sólo está detrás de la reforma fiscal, sino por declaraciones de la FED (su próximo presidente Powell) apostando por una menor regulación. Además, en el contexto de rebaja de impuesto de sociedades, la mayoría de analistas apuestan que a corto plazo tendremos incremento salarial y mayor consumo, por lo que será una presión al alza de los precios. Esto haría más factible las tres subidas de tipos proyectadas por la FED para 2018 y que el mercado aún no termina de creer (los futuros de la FED sólo otorgan un 18% de probabilidad). En el siguiente grafico podemos ver la reacción alcista del sector bancario del S&P500.

Aunque el dólar reaccionó, no lo hizo de forma tan contundente como las bolsas. Sin embargo, las bolsas de la zona  euro también se están dejando llevar por el optimismo y vemos que el Eurostoxx 50 (con dividendos) está superando máximos de las últimas semanas y está justo al borde de la resistencia de máximos de mayo y septiembre.

Posiblemente nos mantengamos en niveles actuales a la espera de la aprobación definitiva de la reforma, pero si esta se produce, es bastante probable que la resistencia comentada se supere al alza y las bolsas europeas aún desplieguen un tramo al alza antes de cerrar el ejercicio 2018. Si miramos el gráfico, observamos que la zona en la que se está produciendo el rebote esta semana es la base del canal alcista iniciado el año pasado, por lo que podría tener bastante recorrido el rebote que parece estar generándose. En cuanto al Ibex, al igual que el resto de plazas europeas se contagia del optimismo y esta semana está rebotando en la base del canal alcista iniciado el año pasado (velas semanales), así como la media de 200 semanas.

Un cierre semanal por encima de los niveles actuales podría ser la confirmación necesaria para dejar atrás la tendencia bajista iniciada en mayo (desde el punto de vista técnico). Así pues, tal y como comentábamos ayer, podemos estar ante una semana clave para el devenir de los mercados de renta variable a corto plazo. La predisposición es claramente alcista y sólo falta que el senado termine de poner la guinda al pastel. Ya sabemos que había muchísimos inversores apostando a que las bolsas tendrían que hundirse, por lo que si continúa la ruptura alcista, estos mismos podrían acelerar el movimiento puesto que les pillaría totalmente en contra del mercado.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+