Dos senadores de Estados Unidos pueden tomar muchísimo protagonismo en el devenir a corto plazo de los mercados. Y es que esta semana (previsto entre hoy y el jueves) se debe aprobar en el senado la reforma fiscal planteada por Donald Trump en Estados Unidos. Los republicanos cuentan con 52 de los 100 miembros del Senado por lo que no puede haber más de dos senadores republicanos que voten en contra de la reforma.

El problema es que tres senadores republicanos: Bob Corker, de Tennessee; Jeff Flake, de Arizona; y James Lankford, de Oklahoma, anunciaron inquietudes sobre la forma en la que la medida afectaría al déficit federal. Precisamente en el día de hoy hay prevista una reunión en la que se deberían realizar “ciertos retoques” a la reforma para que siga adelante. Corker dijo que quiere que los republicanos agreguen una garantía para evitar que los recortes de impuestos aceleren el déficit. Johnson dijo que busca una mayor exención impositiva para las pequeñas compañías familiares y algunas grandes empresas no corporativas.  “Si desarrollamos una solución antes de la comisión, probablemente lo apoyaré, pero si no lo hacemos, votaré en contra”, dijo Johnson a periodistas en su estado natal de Wisconsin, según citas reproducidas por su oficina.

Donald Trump pretende que la reforma fiscal se apruebe antes de finalizar el 2017, para así asegurarse un empuje adicional a la economía norteamericana. Gran parte de los movimientos que descuentan los mercados, tanto de renta fija como de renta variable, dependen de esta reforma fiscal. A priori, si se aprueba esta gran rebaja de impuestos a las empresas y contribuyentes, se revisará al alza tanto las expectativas de crecimiento de la economía como el crecimiento de las ventas y beneficios de las compañías cotizadas.

Y, evidentemente, si se aprueba esta reforma fiscal habrá más dinero en manos de los consumidores (ahorro de impuestos), lo que beneficiaría al repunte de la inflación. Con esta reforma en la mano sería más factible el calendario de subidas de tipos previsto por la FED (una subida en diciembre y hasta tres nuevas subidas en 2019). Desde este punto de vista, también se acelerarían las ventas de bonos para apostar por renta variable. Tampoco beneficiaría a los bonos el mayor déficit en el que incurriría el tesoro americano.

Realmente en estos últimos días hay bastantes dudas sobre la aprobación definitiva de la reforma fiscal. El dólar, a pesar de que los datos macro siguen muy fuertes, se está debilitando frente a las principales divisas. Frente al Yen japonés, vemos que la resistencia que comentamos a principios de mes, frenó claramente el ascenso del dólar que, desde entonces, está en fase correctiva. Hoy cotiza ya cerca de niveles de soporte importante, en la media de 500 sesiones y directriz que une mínimos de los últimos meses.

Si no se aprueba la reforma fiscal, es probable que el dólar pierda este soporte y veamos una huida hacia activos refugio por parte de los inversores. Por el contrario, si consigue Donald Trump sacar adelante en el Senado la reforma, el dólar rebotará y beneficiará a los activos de riesgo, por lo que podemos ver en el cierre de año una aceleración de la actual tendencia alcista en las bolsas.

Frente al Euro, también tenemos al Dólar en zona de soporte. Cotiza hoy en la zona de mínimos significativos de este año, nivel que era clara zona de resistencia en los años 2010-2014. Perder este nivel podría provocar caídas en torno al 5% del dólar hasta el nivel de soporte de largo plazo que situamos en 0.80 euros por dólar. Este nivel sería la base del canal de largo plazo y media de 500 semanas.

Así pues, a pesar de las buenas cifras de ventas que arroja la celebración del Black Friday y el Ciber Monday, vemos que las bolsas no reaccionan al alza con claridad. La excusa parece que es que los inversores están pendientes de la decisión de los senadores republicanos esta semana.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+