Aunque los años de crisis nos han llevado a los tipos de interés de los países desarrollados a mínimos históricos, claramente los de Japón siguen destacando por liderar el ranking de tipos de interés más bajos. Esto genera que la divisa japonesa sea y, con bastante probabilidad, siga siendo la moneda elegida por los inversores para solicitar un préstamo para invertir en el mercado. En el siguiente gráfico comparamos la evolución de la rentabilidad de los bonos a 10 años de Alemania (azul), Estados Unidos (naranja) y Japón (negro). No sólo la rentabilidad de los bonos japoneses es siempre más baja, sino que es la que menos volatilidad ofrece, lo que favorece a la hora de realizar estimaciones futuras.

Financiarse en moneda extranjera para realizar una inversión es lo que se denomina Carry Trade. Evidentemente en este tipo de operaciones, el riesgo de divisa es un factor a tener muy en cuenta (que se lo digan a los españoles que firmaron hipotecas multidivisas), por lo que hay que mirar no sólo el tipo de interés del préstamo sino también la evolución de la divisa. Si hoy pido 100.000€ me darán 12.800.000 Yenes. Suponiendo que tengo que devolver estos mismos Yenes (tipo cero), tengo que tener cuidado de que el euro no se debilite. Si el tipo de cambio dentro de un año es de 120 euros por Yen, necesitaré 104.065 euros. Jugaría por tanto a nuestro favor que la divisa japonesa se deprecie. Si por ejemplo el tipo de cambio se va a 140 yenes por euro, para devolver esos 12.800.000 yenes 91.428 euros.

Así pues, si los tipos de interés en Japón son siempre más bajos y muy estables, para realizar el Carry Trade, el mejor momento es cuando estimamos que el Yen se va a depreciar o que la divisa en la que invertimos se aprecie. Por tanto, las fases de depreciación del Yen suelen coincidir con mercados alcistas y las apreciaciones provocan que los inversores se apresuren a deshacer sus inversiones para deshacer el préstamo y por tanto, coinciden con fases bajistas de los activos de riesgo. Como siempre, una imagen vale más que mil palabras, por lo que en el siguiente gráfico comparamos la evolución del tipo del cambio del Dólar frente al Yen (en negro, subidas significa apreciación del dólar o depreciación del YEN), frente a la evolución del Nikkei  (azul) y, oh sorpresa, frente a la evolución del Eurostoxx 50 (naranja). Se aprecia que la correlación es evidente y muy alta.

Parece evidente, a la vista del gráfico, que sí que el carry trade sigue funcionando y cuando el Yen se fortalece, los activos de riesgo se resienten. Ya desde hace semanas estamos comentando que la fortaleza del euro (o más bien debilidad del dólar) podría seguir penalizando a las bolsas europeas. Nos conviene que el Euro no sobrepase el 1.20 y que  se estabilizara en torno a 1.15 frente al dólar. Pero recordando la operativa del Carri Trade, está claro que lo que debería preocuparnos es que no siga debilitándose el dólar frente al Yen. Resulta que ayer el par Dólar Yen cotizaba en mínimos del año y se giró al alza justo en zona de claro soporte y quizás sea este movimiento el que explique el buen cierre ayer de las bolsas de Estados Unidos, y la apertura en positivo de las europeas.

Evolución del Dólar frente al Yen Japonés. Vemos cómo la fase bajista del dólar desde verano del 2015 coincidió con las fases bajistas de las mayoría de índices bursátiles. Los mínimos del Brexit y el fuerte repunte del dólar tras las elecciones de EE.UU. frente al YEN provocó que todos los activos de riesgo viviesen un espectacular cierre de año. Ahora si el tipo de cambio no pierde el soporte de los mínimos desde abril, se podría dirigir de nuevo a la zona de 115 dólares por Yen, lo que daría a los inversores que se decidan a realizar el Carry Trade con Yenes, un potencial de beneficios del 5%, más menos el comportamiento del activo en el que inviertan el dinero recibido.

Hemos comentado el buen cierre de las bolsas de EE.UU. cuando realmente cerraron planos (+0.13% el S&P500 y +0.12% el Dow Jones). Pero ha veces que no es tan importante el porcentaje que suba sino las sensaciones. En la apertura de ayer, todo apuntaba a que podríamos vivir una sesión muy negativa de las bolsas de Estados Unidos y que terminarían por perder claramente los mínimos de la semana pasada y acelerar caídas las próximas sesiones. Y es que de nuevo Corea del Norte tomó protagonismo, amenazando de nuevo con un Ataque a Estados Unidos. Las bolsas europeas llegaron a corregir un 1% con las noticias y la apertura plana y en soportes de los americanos parece que trasladó cierta tranquilidad a Europa.

En el siguiente gráfico del futuro del S&P500 podemos ver que no sólo el cierre de Estados Unidos fue plano, sino que está intentando rebotar en la zona que une mínimos del año.

Y el futuro del Russell 2000, que la semana pasada comentábamos que era uno de los índices más perjudicados en Estados Unidos por las dudas sobre la política de Trump, también ha rebotado en la zona de soporte de mínimos anuales. Si confirmase este rebote y volviese a la directriz alcista (roja) de medio plazo, sería una señal muy alcista para este índice en particular y las bolsas en general.

Por tanto, aunque hay que ser precavidos, hay argumentos para que los inversores mantengan o incremente su apetito por el riesgo. Hay que vigilar el soporte de los índices de Estados Unidos y sobre todo la evolución del dólar. Si este rebota a corto plazo, favorecerá indirectamente a la mayoría de activos de riesgo.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+