¿Momento de acciones “Value” o Growth”?

Estas semanas estamos asistiendo de nuevo a un movimiento lateral en las bolsas europeas. Podríamos encuadrarlo en lateral bajista en Europa y alcista en Estados Unidos. Esta semana hemos visto que quizás el mejor comportamiento reciente de Estados Unidos se debe al comportamiento de la divisa y a los resultados empresariales, que en EE.UU. están superando previsiones con más margen que en Europa.

Sea lo que fuere, el caso es que los principales índices europeos (Eurostoxx y Eurostoxx 600) no terminan de romper soportes y ni superar las resistencias de corto plazo que comentábamos ayer. Sin embargo, en esta semana de presentación de resultados estamos asistiendo a reacciones muy diversas de las compañías en bolsa. A modo de ejemplo, el Eurostoxx 50 corrige un 0.18% en los cinco últimos días, pero nos encontramos valores con excelentes comportamientos en este mismo periodo (rentabilidades superiores al 4%, 5%) junto a otros que sufren caídas superiores al 5%. Por sectores tenemos Autos, Farmacia y Químico corrigiendo más de un 2% mientras que por el lado alcista sólo destacan las subidas en torno al 2% del sector bancario y recursos básicos.

Por sectores no se aprecia si realmente son los sectores más cíclicos o los defensivos. Sí que parece que son las compañías que más habían corregido en los últimos meses las que se están animando mientras que se aprecian recortes o recogida de beneficios en las que más habían subido. Precisamente hay que destacar de nuevo el extraño movimiento de ayer del índice Nasdaq. Tras superar en la apertura máximos históricos hubo una fuerte recogida de beneficios que provocó caídas desde máximos hasta mínimos del día del 2.5%. Aunque al cierre recuperó posiciones y sólo perdió un 0.57%, de nuevo vuelven las dudas en general en los mercados de riesgo.

¿Recogidas de beneficios? apuestas por valores castigados? Rotación de activos? Son preguntas que nos estamos haciendo nosotros y la mayoría de inversores. Algunos además se están preguntando si estamos en un techo de mercado o no. La última pregunta parece la más clara de responder. Viendo cómo están saliendo los resultados empresariales, los datos macro y la actitud de los bancos centrales dispuestos a no poner en peligro la recuperación, parece que debemos seguir apostando a que los mercados siguen teniendo recorrido alcista.

Pero las preguntas sobre si habrá recogida de beneficios o rotación de activos tiene una respuesta más complicada. Estamos asistiendo a un fenómeno complicado en el que los índices de renta variable presentan volatilidad en mínimos históricos frente a altas volatilidades en valores individuales. Acertar con un determinado sector o sesgo de compañías es clave ahora más que nunca para obtener buenas rentabilidades. Por mucho que estamos leyendo que la gestión pasiva esté ganando adeptos, hacer una buena gestión activa distinguirá los buenos gestores de aquellos que se limitan a seguir a los índices de referencia para así decir a final de año que el mercado corrigió si sus datos han sido malos.

Ya en estas claves diarias hemos analizado en varias ocasiones la importancia de apostar por compañías de alta beta o baja volatilidad según el momento de mercado y la diferencia de rentabilidad entre ambos estilos. Otra forma de distinguirse de los índices es apostar por acciones “value” o “growth”.

Este año el sesgo “value” (compañías que cotizan con un importante descuento en el mercado respecto a sus fundamentales y ratios bajos de PER entre otros) por el que la mayoría de inversores apostaban a principios de año, se ha comportado peor que el sesgo “Growth” (compañías que cotizan sin claros descuentos pero estos altos ratios de Per entre otros se justifican en el crecimiento futuro de los beneficios).

En el siguiente gráfico podemos ver cómo el índice S&P500 Growth avanza este año un 10% más que el S&P500 Value y casi 5% sobre el S&P500.

Sectores como el de materias primas, energía y bancos son los que tienen más acciones dentro del sesgo “Value” ya que tras varios años de crisis, estaban cotizando muy baratas en términos históricos. A raíz del Brexit y sobre todo, a partir de las elecciones de Estados Unidos los inversores apostaron claramente por el Value. Había precios de derribo y había que aprovecharlos, lo que generó que las acciones Value tuviesen un cierre de año espectacular.

¿Es el momento ahora de volver al Value? Pues sin duda, aunque a corto plazo hay momentos en los que las empresas value (aquellas compañías más castigadas en bolsa, que cotizan a ratios muy baratos) lo hace mejor que el Growth, si vemos el comportamiento a largo plazo, parece que a largo plazo no merece la pena hacer esta apuesta.

Si ampliamos el gráfico anterior a los últimos 10 años, observamos que incluso en la crisis de 2007, el índice S&P500 Growth corrigió menos que el S&P500 Value. En el acumulado de los últimos 10 años las compañías Growth generan una extraordinaria rentabilidad adicional al S&P50 y sobre todo al S&P Value.

Y es que a veces es mejor comprar una compañía con un PER 20x, que demuestra que sus beneficios son crecientes, antes que comprar una compañía que cotiza a un Per de 7x, con BPA decrecientes o estables esperanzados en que en algún momento cambie la inercia.

Al final, en una cartera diversificada de acciones, hay que intentar tener un núcleo más estable en el que predominen el primer tipo de compañías y dejar una parte de la cartera para realizar apuestas más tácticas en el que sí que podemos ir incluyendo compañías de sesgo más especulativos o intentar buscar “gangas” que coticen a precios de derribo, apostando a un cambio de tendencia de los BPA futuros de las mismas.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

¿Momento de acciones “Value” o Growth”?
Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies