Cerramos hoy el primer semestre del año con cierta sensación de agotamiento de la inercia alcista en las bolsas y nuevas inquietudes con respecto al comienzo de la normalización de la política monetaria en Europa. Los episodios recientes de volatilidad en las bolsas, y particularmente en el sector tecnológico en EEUU, hace resurgir la pregunta… ¿Se acabó ya la fiesta?

Técnicamente, algunas bolsas han perdido soportes de corto plazo, pero las estructuras de medio y largo plazo parecen seguir intactas, aunque es evidente que las caídas pueden continuar durante las próximas sesiones.

Deberíamos pensar que las fiestas continúan cuando hay música y gente con ganas de divertirse. En mi opinión la música del mercado la está poniendo la economía, con crecimientos al alza que posibilitan la senda de mejora de los beneficios empresariales y esto aparentemente va a seguir. Los DJ invitados en este momento son los bancos centrales, y parece que se irán tomando un descanso, porque la fiesta evoluciona sola razonablemente bien.

Las nuevas expectativas de que los bancos centrales (por nuevas declaraciones de varios de ellos) vaya retomando cierta normalidad en sus políticas expansivas, dígase de ir subiendo los tipos despacio o de ir reduciendo el nivel de compras de deuda, está generando un ruido que eleva la tensión en los mercados de bonos, en las divisas (especialmente con una mayor fortaleza del euro) y por contagio de las bolsas.

Un ruido de ese tipo en un cierre de semestre, que recordamos se han obtenido fantásticas rentabilidades, inesperadas para muchos a comienzos de año, invitan a relajarse, reducir algo el riesgo y esperar mejores momentos. Los gestores profesionales empiezan a ver la oportunidad de irse de vacaciones algo más tranquilos, y si has participado algo de las positivas tendencias de los últimos meses, puedes sentarte con un cliente con cierta sensación de haber hecho las cosas bien.

Yo creo que el principal miedo del mercado sería entrar en un proceso inflacionista con un menor crecimiento. Esta sería la peor de las pesadillas, porque implicaría pérdidas en la renta fija y renta variable. Esto ya lo iremos viendo. Al día de hoy los datos macro son muy positivos en torno a crecimiento, los indicadores de sentimiento de empresarios y consumidores a nivel global siguen muy fuertes, y eso plantea expectativas de consumo e inversión. Eso es una música de fondo maravillosa para seguir en la fiesta.

Existen fuerzas claramente deflacionistas que siguen influyendo, desde la demografía a la tecnología. Hoy hemos conocido el dato de IPC en la zona euro, que se sitúa en el 1.3% en junio, una décima por debajo del pasado mes, por la relajación de los precios de la energía, que recordemos, sigue en senda bajista. Algunos gobiernos piden a las empresas que suban los sueldos, pero las empresas no lo hacen al mismo ritmo que la productividad y márgenes. No hay presión tampoco por tanto en los salarios. La inflación subyacente, en todo caso, sigue manteniéndose bastante estable

¿Se acabó entonces la fiesta o no? Nunca es fácil de adivinar qué va a pasar, pero música de fondo hay, y pudiera venir nueva, desde la órbita fiscal, que tome el relevo de la política monetaria. Creemos que la inmensa liquidez que está esperando desviaciones a la baja en los precios para tomar posiciones, y bailar al son de la música no dejará de aprovechar las oportunidades cuando vayan llegando.

Rotación de sectores, por ejemplo comprando más de los sectores más favorecidos por tipos de interés poco a poco al alza y reduciendo los sectores más endeudados, reduciendo algunas clases de activos cuya rentabilidad ya no ofrezca suficiente retorno para compensar el riesgo, etc., son las estrategias más adecuadas en momentos de confusión.

No hay que irse a casa, solo hay que buscar una fiesta con una mejor música. En todo caso, en el muy corto plazo, las emociones son las que pudieran marcar el baile.

 

 


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+