Tras la clara victoria  de Macron en la primera vuelta de las legislativas francesas hace dos semanas, las bolsas europeas abrieron con descensos significativos. La excusa que ese día utilizaron los mercados no fue otra que las fuertes correcciones del Nasdaq en la sesión del viernes previo. En un inicio de año en el que los mercados estaban siendo claramente alcistas, con muy poca volatilidad y el Nasdaq había subido un 21% frente a un 9% del S&P500, llamó muchísimo la atención que un viernes a última hora, el índice más alcista americano corrigiese un 3,87% (aunque recuperó para cerrar perdiendo un 2,44%). Desde entonces, muchísimos inversores se están fijando en el movimiento del Nasdaq, puesto que podría ser en indicador adelantado de un techo de mercado por el que apuestan cada vez más analistas. No es nada descabellado pensar que sea un indicador de referencia puesto que a este índice pertenecen varias de las compañías de mayor capitalización del mundo como Apple, Amazon, Google y Facebook.

En el gráfico del Nasdaq vemos que tras las fuertes correcciones de comentada sesión del viernes 16 de junio, el índice rebotó justo en el soporte en el que coincidían la media de 50 sesiones y la directriz alcista de corto plazo iniciada en diciembre. Pero en la sesión de ayer, de nuevo el Nasdaq se giró a la baja cerrando en negativo tras estar subiendo a media sesión algo más de un 0.7%. Esto es, entre otras noticias, lo que está provocando que la apertura europea sea negativa.

En el gráfico del Nasdaq 100 he señalado además de la directriz alcista de corto plazo iniciada en diciembre, el canal alcista que parte de la unión de los mínimos del Brexit y de las elecciones de Estados Unidos. Viendo cómo los inversores aprovecharon las caídas del citado viernes para comprar en el primer soporte, entendemos que lo más probable es que a corto y medio plazo, este canal no se pierda. Aunque no descartamos que el Nasdaq pierda la media de 50 sesiones, los beneficios de estas compañías son muy sólidos, consistentes y crecientes y esto posibilitará que los inversores sigan viendo las hipotéticas correcciones como una oportunidad de comprar acciones con grandes expectativas de beneficios a precios más atractivos. En el citado canal hemos dibujado cuales serían los mejores y peores escenarios para este índice este verano.

Y hablando de expectativas de beneficios, creemos que será esta la verdadera clave y para ello habrá que esperar a finales de julio(Google día 27, Apple 25, Amazon 25) o principios de agosto (Facebook día 2), para saber si la tendencia alcista sigue soportada por beneficios como lo está siendo hasta ahora. En el siguiente gráfico podemos ver la tendencia del precio (en negro) frente a los beneficios estimados a 1 y 2 años (morada y roja). Claramente los beneficios por acción son crecientes, lo que provoca que el Nasdaq 100, a pesar de haber subido fuertemente y de manera constante desde 2009, no cotice a unos ratios PER caros.

Actualmente cotiza a un PER estimado a un año de 18,7x, algo atractivo cuando se trata de compañías Growth (elevado crecimiento de beneficios futuros). Así pues, tal y como hemos comentado, la publicación de los beneficios de este trimestre de estas principales compañías será clave no sólo para este índice sino para el resto de mercados de renta variable. Ya sabemos que los mercados tienden de vez en cuando a alinearse con los movimientos de un solo activo y ahora parece que son las tecnológicas de Estados Unidos. Ya vimos como el año pasado el precio del petróleo prácticamente explicaba todos los movimientos del S&p500 y de buenas a primeras esta correlación dejó de funcionar. En el gráfico he señalado el momento del año pasado en el que el S&P500 (naranja) y el Petróleo (blanco) estaban totalmente correlacionados. Dejó el petróleo de estar de moda y desde entonces están totalmente descorrelacionados.

Así pues, en las próximas semanas, habrá que estar pendiente de la evolución del Nasdaq, puesto que estas importantes compañías forman parte de otros índices y muchísimos fondos de inversión tanto sectoriales como globales, las tienen en cartera.


Artículo realizado por Unicorp Patrimonio, Sociedad de Valores.

Este informe no refleja una posición institucional, se difunde exclusivamente a efectos informativos, está sujeto a cambios sin previo aviso, y no tiene en cuenta la situación, necesidades u objetivos de inversión particulares de sus destinatarios, quienes deberán conocer los riesgos del producto con el que vayan a operar.

En ningún caso deberá considerarse este documento como una oferta de compra, suscripción, venta, o recomendación de compra o venta de instrumentos financieros, o como base de un contrato o compromiso de cualquier tipo. El inversor que tenga acceso al presente informe debe ser consciente de que los valores, instrumentos o inversiones a que el mismo se refiere pueden no ser adecuados para sus objetivos específicos de inversión e incluso ser contrarios a sus intereses, su posición financiera o su perfil de riesgo ya que éstas no han sido tomadas en cuenta para la elaboración del presente informe, por lo que debe adoptar sus propias decisiones de inversión teniendo en cuenta dichas circunstancias, y procurándose el asesoramiento específico y especializado que pueda ser necesario. Por tanto, el presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado.

Las opiniones o estimaciones vertidas en el documento se refieren a la fecha que figura en el mismo y se basan en informaciones de carácter público que han sido obtenidas de fuentes consideradas como fiables. Dichas informaciones no han sido objeto de verificación independiente por Unicorp Patrimonio, S.V., por lo que no se ofrece ninguna garantía, expresa o implícita, en cuanto a su precisión, integridad o corrección. Existen múltiples factores y variables de tipo económico, financiero, jurídico, político que por su propia naturaleza son incontrolables e impredecibles. Los precios y rentabilidades reflejados son orientativos y sujetos a variaciones de mercado, y no llevan incluida comisión alguna. El inversor debe tener en cuenta que la evolución pasada o resultados históricos de los valores, no garantizan la evolución o resultados futuros.

Todas las referencias a objetivos en este documento han de ser tratadas como objetivos, en ningún caso como garantías. Los precios objetivos que se puedan desprender del análisis efectuado por Unicorp Patrimonio, S.V. quedan sujetos a criterios de análisis fundamental y técnico, ponderando en cada caso los métodos que, en función de nuestra propia opinión, se adecúan mejor a cada compañía en particular. Los precios objetivos no implican compromisos de revalorización, ni deben ser entendidos como indicaciones ni recomendaciones de inversión.

Los destinatarios tomaran la información recibida por Unicorp Patrimonio, S.V. como una opinión más con las limitaciones que le afectan sin que pueda servir de base a decisiones de inversión y por lo tanto sin que Unicorp Patrimonio, S.V. responda por las mismas.. Los informes de Unicorp Patrimonio, S.V. se realizan con la finalidad de proporcionar a sus clientes información general a la fecha de emisión de los mismos.

Asimismo se informa de que nuestros informes son elaborados por profesionales que realizan operaciones en el mercado, razón por la cual podrían no reflejar una opinión estrictamente independiente.

El presente informe no podrá ser transmitido ni ser objeto de uso, ya sea total o parcialmente, en los EE.UU. de América ni a personas o entidades jurídicas americanas. Ha sido emitido conforme a la legislación española y, por lo tanto, su uso, alcance e interpretación deberán someterse a dicha legislación. Unicorp Patrimonio, S.V. se encuentra inscrita en el registro oficial de la CNMV con el número 216.

Este documento no podrá ser reproducido, distribuido o publicado sin el previo consentimiento por escrito de Unicorp Patrimonio, S.V.

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+