En el siguiente cuadro le presentamos la visión de nuestro Departamento de Inversiones tomando de referencia el mes anterior y distinguiendo las diferentes tipologías de activos.

Copia-de-Clave-semanal

Sin cambios esta semana. Las medidas extraordinarias del BCE de ir comprando un importe adicional de bonos de gobiernos y ampliando a los bonos emitidos por empresas con grado de inversión ya han tenido un claro impacto en la reducción de las primas de riesgo, contagiando a la deuda high yield. La deuda a corto plazo de gobiernos no ofrece, aparentemente, mayor recorrido al cotizar  a niveles cercanos a la tasa de depósito del BCE, salvo en periféricos. Mantenemos la apuesta en fondos de bonos corporativos globales y estrategias de retorno absoluto y liquidez para la parte más conservadora de las carteras. Posiciones tácticas en bonos emergentes tanto en divisa local como dólar empiezan a ser interesantes. Con respecto a deuda subordinada y bonos convertibles contingentes de entidades financieras pudieran ser una opción para sustituir a acciones del sector financiero, al ofrecer un mejor retorno/riesgo.

El mercado permanece en un terreno lateral, con cierta tendencia bajista en la bolsa en EEUU y lateral alcista en Europa y emergentes, por lo que modificamos nuestra visión de EEUU a neutral. Seguimos creyendo que los datos macro y el apoyo de los bancos centrales son argumentos suficientes como para ver los posibles recortes como una oportunidad de compra, en un entorno de crecimiento moderado y tipos de interés en torno a cero o negativos y con los principales focos de tensión de comienzos de año minorados. La demanda doméstica en los países desarrollados parecen ofrecer también un apoyo de estabilidad a la economía.  Por tanto, si en este mes de abril los datos macro y micro confirman un buen primer trimestre, tal como esperamos, la renta variable pudiera seguir ofreciendo unas rentabilidades positivas, pero bajo una óptima más flexible y diversificada. Ideas a implementar buscarían alto dividendo y construcción de carteras de mayor calidad y menor volatilidad.

El dólar siguió manteniéndose débil frente al euro. No obstante, consideramos que las medidas del BCE y el menor ritmo de subidas de la FED deberían  terminarán presionando al Euro a la baja. Materias primas en estos niveles deberían estabilizarse los precios, al menos mientras que la economía mundial no de muestras de mayor fortaleza.

 

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+