SOBRE EL CONCEPTO DE RIESGO.

Hace varias semanas leíamos la noticia de que el Banco Central Europeo bajaba nuevamente el precio del dinero. Llevamos ya muchos meses con tipos de interés en torno al 0%  lo que, a efectos prácticos, de un ahorrador quiere decir que por el mero hecho de depositar nuestros ahorros en una cuenta, poco o ningún rendimiento vamos a obtener. Seguro que esto usted ya lo sabe, y seguro que también sabrá o le habrán dicho que hoy en día para obtener rentabilidad hay que asumir más riesgos. Y subrayo el “más” porque riesgos realmente siempre estamos asumiendo.

Toda actividad conlleva un riesgo, ya que la actividad exenta de ello representa inmovilidad total. Pero aun así, si todos nos quedamos en casa sin hacer nada y se detuviera toda actividad productiva y de servicios, aún existiría el riesgo, ¡que nos los digan a los malagueños que sentimos el terremoto de madrugada en casa!.

Desde el punto de vista de un ahorrador podríamos definir el riesgo como  la probabilidad de pérdida de valor, total o parcial, de nuestras inversiones.

Si usted o yo decidiéramos meter nuestros ahorros debajo del colchón, no le quepa duda que también habría riesgos, no financieros, y menores tal vez pero sí de otro tipo: robo, incendios, humedad del colchón y deterioro de los billetes…etc. Obviamente en este blog vamos a referirnos a los riesgos financieros, aquellos que afectan a sus inversiones, aquellos que siempre existirán pero que las empresas de servicios de inversión tratamos de cuantificar y minimizar.

PERFILACIÓN DEL RIESGO DEL INVERSOR.

Una adecuada gestión o asesoramiento debe ser siempre en coherencia con la evaluación del riesgo que usted manifieste; para ello necesitamos conocer sus necesidades de liquidez, su  formación y experiencia con productos financieros, su tolerancia a asumir pérdidas a corto plazo y otras variables que nos servirán para que nuestra gestión y asesoramiento se ajuste a su perfil. Toda esta información la recogeremos en lo que llamamos test de idoneidad, y mediante un avanzado algoritmo obtenemos una preselección de productos o carteras de gestión adecuadas para usted.

Visto desde otra perspectiva, por un lado definimos los atributos relacionados con su perfil como inversor y por otro clasificamos los productos con esos mismos atributos y de ahí obtenemos el conjunto intersección (¿se acuerdan cuando nos lo explicaban en el colegio?)  que nos dará un primer grupo de productos o cestas adecuadas para usted. Es una importante herramienta, pero sólo una de las que usará su asesor de patrimonios.

En siguientes entradas explicaremos cómo se materializa la inversión y los tipos de riesgos que tenemos en cuenta en la gestión y selección de productos financieros.

Autor: Luis Alberto Segalerva Peral, Director de la Unidad de Organización y Método,  y Responsable de la Función de Gestión de Riesgos.

 

 

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+