Las bolsas siguen totalmente correlacionadas con el petróleo

24 de febrero de 2016

Autor. Miguel Ángel Paz Viruet. Director de gestión.

Ayer parecía que de nuevo los mercados podrían atacar resistencias claves y confirmar el suelo de la mayoría de índices bursátiles, pero en cuanto el petróleo se dio la vuelta, todo cambió radicalmente. La excusa del cambio a la baja del precio del petróleo es que Irán dijo que no contempla reducir la producción. Esto ya es algo que ya sabíamos desde hace tiempo y no tiene sentido que ayer provocase las caídas tan fuertes de ayer. El lunes el petróleo comenzó con fuertes subidas tras publicarse que EE.UU. reducía la producción por cuarta semana consecutiva.

Por tanto la mayor producción de Irán se verá compensada por la reducción de producción de EE.UU. y resto de productores a los que estos precios ocasionan pérdidas. Tarde o temprano se equilibrará la oferta y demanda del petróleo y el precio tenderá a estabilizarse. Mientras tanto, seguiremos con las bolsas totalmente correlacionadas con los vaivenes del precio del petróleo tal y cómo se puede visionar en el gráfico que venimos actualizando desde inicio de año, comparando el S&P500 con el WEST Texas.

1

Si analizamos el gráfico a más corto plazo (velas de 60 minutos), se adivina que desde el doble suelo en los mínimos de enero y febrero, está intentando dibujar una tendencia alcista. Esta semana ha superado la línea que une los máximos desde noviembre. Para confirmar que la tendencia bajista de corto plazo se queda atrás, es necesario que se superen los últimos máximos significativos (máximos de enero y mínimos de diciembre) situado en la zona de 34 euros. Otro factor a favor del petróleo es que las medias tanto de corto como de más largo plazo tienen tendencia positiva.

2

Lo mismo ocurre con el futuro del S&P500. También comienza a tener las medias móviles con pendiente positiva y presenta una clara resistencia en niveles cercanos a 1.950 puntos.

3

Por abajo tenemos soporte en 1.890 puntos y por arriba resistencia en 1.950 puntos. En función de por dónde rompamos en las próximas sesiones, tendremos las pistas del siguiente movimiento a corto plazo de las bolsas. Si pierde 1.880 nos vamos de nuevo a testear los mínimos de enero y febrero (1.800 puntos) y si supera 1.950 puntos, tendremos confirmado el suelo en los mercados de renta variable. Pero el movimiento, mucho nos tememos, seguirá marcándolo el precio del petróleo.

Las bolsas siguen totalmente correlacionadas con el petróleo
Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on TumblrEmail this to someoneShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies